La temporada pasada gustó mucho nuestro artículo de análisis de los rookies NCAA. Creemos que hay jugadores que, en su segundo año de profesionalismo, pueden elevar sus prestaciones de forma llamativa, pero hay otros casos que por el motivo que sea, les cuesta más. Con la temporada a punto de terminar, toca echar un vistazo y ver qué han hecho aquellos jugadores que terminaron ciclo universitario la primavera de 2017, y que ya han debutado en “Pros” en la LEB Oro.

Wintering2Alec Wintering
1995 / 183 cm
Sáenz Horeca Araberri
31 mi, 15.0 pt, 5.5 as, 17.4 val

Probablemente uno de los rookies que llegó en verano con más fama. Había sido incluido en uno de nuestros scoutings NCAA, y eso que una lesión de rodilla en su último año universitario provocó dudas sobre su estado físico. Pero llegó destacando, y acabó cerrando la temporada con un triple-doble. Base desequilibrante con su 1×1, dotes de jugón, sin necesidad de ser mortífero desde fuera para destacar, era muy complicando pararle, sacando casi 6 faltas por partido (70% TL). Llamado a ir a ligas más potentes, sin duda.


AgadaCaleb Agada
1994 / 193 cm
CB Prat
25 mi, 14.4 pt, 4.5 re, 13.9 val

Muy conocido en el baloncesto universitario canadiense, como dijimos cuando lo presentamos, el nigeriano-canadiense ha sido una de las sorpresas del curso. En el entramado que dispuso Arturo Álvarez, Agada se sintió muy cómodo; de manos rápidas y buen físico, ideal para juego abierto, y muy vertical en estático, si entraba en ebullición era muy peligroso. Debe orientarse hacia el puesto de ‘dos’, seguir trabajando su tiro exterior (23% T3) e intentar ser más regular, en varios partidos no le salió nada. Con futuro por delante, su progresión como pieza importante en un equipo top de Oro no sería una mala opción.


Edwards1Kedar Edwards
1993 / 196 cm
Sáenz Horeca Araberri
26 mi, 13.1 pt, 5.8 re, 15.6 val

Un ‘tres’ muy físico, carga muy bien el rebote y es imparable cuando penetra. Es un jugador con mucha hambre, desafiante con mirada y lenguaje gestual, un ganador. Con solo 8 triples (de 29 intentos) todo el año, estamos ante su mayor déficit, aunque para su juego tampoco le hace falta. Otro aspecto importante es su concentración y la lectura de lo que necesita en cada momento el partido. Su pasaporte cotonú lo hace apetecible, pero ahora falta por ver si Pérez Caínzos sacó todo su potencial con el rol que le asignó o tiene aún más.


PhillipTarik Phillip
1993
CB Clavijo
21 mi, 10.6 pt, 2.5 re, 10.0 val

El internacional británico, tras graduarse en West Virginia, empezó su carrera profesional en Hungría, donde era pieza clave en la rotación, y llegó al Clavijo como refuerzo importante para ayudar al equipo. Y la verdad es que los riojanos notaron este impulso. Con una rotación limitada a ocho hombres en el último tramo de la temporada, Phillip ocupaba su espacio, con su buen físico, intensidad defensiva (1.3 robos) y capacidad para irse hacia dentro. Su pasaporte comunitario y sus posibilidades de crecimiento, obligan a apuntar su nombre.


AdalaArnaud William Adala Moto
1993 / 198 cm
CB Clavijo
20 mi, 8.6 pt, 4.8 re, 9.4 val

El camerunés era un NCAA muy apetecible para Oro, y Clavijo lo trajo. Un físico muy atlético, versatilidad entre el ‘tres’ y el ‘cuatro’, contundencia, mates para el recuerdo, movilidad… Sin duda, ha rendido bien, y tal vez la falta de centímetros para el ‘cuatro’, o el manejo de balón para el ‘tres’, sea su espada de Damocles, aunque no quita que es un jugador muy interesante para Oro.


AllenNoah Allen
1995 / 201 cm
ICL Manresa
20 mi, 8.3 pt, 3.6 re, 7.5 val

El ex de Hawaii ha sido el jugador que esperábamos cuando Manresa acometió su fichaje en verano. Quizás se podía esperar algo más, pero en su primer año de rookie de adaptación ha demostrado sus buenas cualidades, como ese tiro a media distancia tan característico suyo. Primer relevo de Lundberg y Muñoz, ponía el contrapunto en un perímetro que le gusta mucho tirar de tres. Su buen físico hace que no sea extraño verlo en G-League o liga similar.


CogginsTre’ Coggins
1992 / 190 cm
CB Clavijo
26 mi, 11.4 pt, 2.8 re, 7.2 val

Cuando llegó este verano, comentábamos que si se adaptaba podía ser una de las sensaciones del curso. Al final, hemos visto a ratos todo ese potencial que se le atesoraba. De ‘uno’, a pesar de su buen manejo, le costaba algo más, pero cuando jugaba en el backcourt al lado de Erik Quintela estaba mucho más cómodo, pudiendo destacar de muchas formas. Tirador mortífero, con o sin balón y con buen dribbling, si mejora la toma de decisiones, estamos ante un jugador que pueda destacar en el futuro, y que quizás no sería una mala apuesta.


Mo EvansMo Evans
1994 / 185 cm
Sammic Hostelería
23 mi, 9.1 pt, 2.6 as, 6.2 val

Llegó al final de la primera vuelta desde Hungría, donde también jugaba de ‘dos’ (con Dunn de ‘uno’). El combo guard americano recaló en Iraurgi para dar mordiente al backcourt, y muchos puntos a través de su certero tiro y su rapidez para penetrar. Evans, de ‘dos’ a tiempo completo en el cuadro vasco, tuvo licencia para lanzar aunque no siempre fue la mejor selección (35% TC), además de sufrir en defensa ante rivales superiores físicamente (2.7 faltas cometidas en 23 mi). No hay duda de que tiene instinto ofensivo y en varias ligas de Europa podría anotar mucho, pero para ligas top en Europa debería irse al ‘uno’.


AdekoyaJubril Adekoya
1994 / 202 cm
Levitec Huesca
17 mi, 6.6 pt, 3.2 re, 6.1 val

Con pasaporte británico y dos metros pelados, el ex de Valparaiso, ha sido el primer recambio interior de Peñas. Bien en las finalizaciones, y en bloqueos e intensidad, era un jugador al que Arenas encontró acomodo en su sistema. Tal vez con sus limitaciones, y sufriendo ante rivales de mayor envergadura, Adekoya es un jugador de esos que pueden tener una segunda oportunidad, en un rol adecuado, ya sea en Oro, o en su hermana pequeña, la Plata.


ZubiAitor Zubizarreta
1995 / 190 cm
Sammic Hostelería
20 mi, 6.6 pt, 2.5 as, 5.5 val

Tras varios años por EEUU, volvía a ”casa” este internacional en categorías inferiores. Cedido por el Bilbao Basket de ACB, y metido en una dinámica de entrenamientos con dos equipos en dos localidades separadas a una hora en distancia, su año en Oro ha sido un buen banco de pruebas, y la mayor parte de tiempo en el ‘uno’, su posición ideal futura. De buen físico, trabajador y con buenas capacidades, ha adquirido madurez en la dirección, y conseguía buenas opciones a sus compañeros a través de su visión de juego. Su campo de trabajo es el tiro, tras un curso con altos y bajos, e ir aumentando sus prestaciones en la línea de tiros libres (67%). Falta por ver dónde jugará el próximo año, pero lo mejor, sin duda, sería un “único” equipo que confiase en sus buenas aptitudes.


MarlonMarlon Johnson
1994 / 208 cm
CB Prat
15 mi, 4.3 pt, 3.4 re, 4.9 val

Aunque los números no sean nada llamativos, si hubiera un premio a “mejor progresión” entre los rookies, sería un serie candidato. En un juego interior con Cățe, Andriuškevičius o Pep Ortega, ha sabido hacerse un hueco, con su físico alargado, sus largos brazos y su buena capacidad para el rebote. Capaz de lanzar de fuera, o atacar el aro, la falta de kilos y la adaptación a los sistemas europeos le han privado de más minutos. Un jugador que a lo mejor podía ser como Norris el pasado, dando un paso atrás para coger un mayor impulso, porque cualidades tiene.


OlivierPol Olivier
1994 / 188 cm
Cáceres Patrimonio de la Humanidad
17 mi, 5.3 pt, 1.3 as, 2.8 val

Temporada de picos y valles la del base tarraconense. Con un inicio donde se iba adaptando al estilo de juego europeo (acostumbrado al americano), una lesión le dejó en el dique seco cuando empezaba a mostrar detalles. A la vuelta, poco a poco fue rindiendo, y supo aprovechar sus minutos ante la plaga de lesiones que tuvo el equipo cacereño. Base sobrio, buen director y con capacidad para el pase, debe vigilar las pérdidas, ser más “egoísta” a veces, y adaptarse de forma plena al nivel defensivo de la liga. Para los anales, quedará ser el mejor jugador de la competición en porcentaje de T3 (con más de un triple por partido) con su 51.8 %. Se ha ganado volver a tener otra oportunidad LEB.


DurhamErik Durham
1994
Levitec Huesca
11 mi, 3.8 pt, 1.4 val

Llegó casi al cierre del mercado para aportar lanzamiento exterior a un perímetro oscense falto de ello. Sin duda, demostró su capacidad para lanzar rápido, pero le costó encontrar su sitio en su primera experiencia como profesional, tras ser cortado en la NBL sin debutar, y con pocos minutos y partidos (12) desde su llegada. Ocupando plaza de extracomunitario, puede ser el típico USA al que le viene genial un curso en Plata para asentarse y demostrar sus cualidades.


Otros rookies no acabaron la temporada por distintos motivos. Tal vez, el caso más llamativo fue Kenny Kaminski, ‘cuatro’ abierto con buen tiro de tres que abría el campo a su equipo, Iraurgi, y que tras una lesión en el pie decidió volver a EEUU, cuando era un jugador importante en los sistemas de Lolo Encinas (9.0 pt, 40% T3).

Dos jugadores se marcharon a LEB Plata: por un lado, Zach Grossenbacher, que no pudo aprovechar sus oportunidades de juego en Palma a pesar de sus minutos (15 mi, 4.5 pt) y terminó fichando por HLA Alicante, donde ha calcado sus medias pero parece tener mayor rol; por el otro, Jeff Coby, una apuesta en la rotación interior de Prat al que el alto nivel de exigencia del equipo catalán (13 mi, 3.6 pt) obligó a buscar un sitio donde poder destacar con sus condiciones físicas y progresar tácticamente, acabando en Xuven Cambados (11.0 pt, 9.0 re).

Luego, otras dos apuestas iniciales fueron cortadas en Levitec Huesca. Matt O’Leary nunca se encontró, y el resultado fue desastroso (10 pa, 6 mi) para un jugador del que se esperaban cosas buenas. Tampoco le fue mejor a Matt Donlan, con fama de buen tirador y buen físico, su falta de adaptación a los sistemas de ataque y su nivel defensivo fueron una losa para el australiano con pasaporte comunitario (5 pa, 4 mi), que terminó regresando a su país.

Anuncios