Llega un nuevo refuerzo a CB Prat, tras la desvinculación con la Penya, la política de fichajes han cambiado y a nombres consolidados en la liga como Blanch o Josep Pérez, se buscan jugadores con ganas de hacerse un nombre como Campbell o Agada. Asegurada en la pintura la continuidad de Martí que ejercerá esa función tan requerida de cuatro abierto, llegó también la joven promesa rumana Cate, que se quiere convertir en un coloso debajo de los aros y que tiene las credenciales para ello.

marlon
Johnson (Foto: NM Highlands)

Para acompañarles llega un rookie D2, Marlon Johnson, un jugador que ya mencionamos como nombre a fijarse en nuestro scout sobre jugadores Ncaa D2 potenciales para ligas Feb. Nacido en 1994, con 208cm de altura y 98 kg de peso. Su estirón en su época de high school hizo que le quedara un manejo de balón atípico para un hombre alto y que llamara la atención (video de ballislife). Finalmente inició su carrera universitaria en un JUCO (Tallahassee CC) donde cuajó buenos números que le hizo ser reclutado por los New Mexico Highlands de la Ncaa-D2. En este equipo ha tenido una importante presencia, sobretodo en el ámbito defensivo con diferentes menciones. En su último año ha promediado 34mi, 14.7pt, 10.3re, 2.6as, 1.6ta.

Sus momentos estelares:

Está claro que la D2 no es un territorio de hombres altos, algo que le facilitaba las cosas a Marlon Johnson, pero el jugador tiene sin duda unas cualidades especiales. Con buena envergadura, fibroso, elástico, posee unos buenos muelles y sabe manejar el balón. Su falta de peso le lastra en la zona, y le orientará en el profesionalismo hacia la posición de cuatro. Estupendo finalizador de jugadas o de segundas opciones (va con todo al rebote ofensivo), es muy móvil en el pick and roll, e incluso en determinadas situaciones puede abrirse en el pick and pop para lanzar si tiene espacio y tiempo con buenos porcentajes de tiro. Capaz de postear dentro de la zona ante rivales inferiores, sabe sacar ventaja de sus brazos largos y altura ante rivales más pequeños para lanzar por encima de ellos.

Partido versus Colorado Christian (11 blanco) con 21pt y 13re:

Además no es un jugador egoísta, y puede sacar el balón de la zona, o doblarlo al compañero libre si sufre 1×2. Jugador móvil, es ideal para transición, y no es raro verle subir el balón tras capturar el rebote defensivo. En defensa, es un protector del aro, llega bien a los desplazamientos, y su timing de salto con sus largos brazos hace que sea un gran intimidador a la vez que captura rebotes.

El punto negativo viene por su peso, en la Leb Oro probablemente sufra ante jugadores físicos, o esos cuatros con movimientos mecanizados difíciles de detener. Claramente en el cinco sufrirá aún más. En ataque debe vigilar sus pérdidas de balón (casi tres por partido), y mejorar sus fundamentos de ataque de cara al aro, asi como ir prodigándose  en lanzar más regularmente desde la media-larga distancia, algo básico en el baloncesto moderno.

En definitiva, un jugador que es un “melón sin abrir” en cuanto a la adaptación a la Leb Oro. Al lado de Arturo Álvarez parece un buen sitio para crecer, un jugador que en su físico tiene un cierto aire al exLeb Brandon Garrett pero que puede hacer más cosas que cuando este jugador llegó a España. De su evolución física, adaptación al ritmo de juego y competividad frente a otros hombres altos, y progresión en fundamentos ofensivos, dependerá el rendimiento de Marlon Johnson, que parece que el perfil defensivo lo asegura sin duda.

 

Anuncios