Tras los fichajes de Jokūbas Gintvainis y Jordi Trías, el primer hombre destinado para ocupar las alas en el ICL Manresa es un rookie USA: Noah Allen.

Se trata de un alero nacido en 1995, de 201cm y 98 kg. La apuesta es fuerte, ya que Allen ha estado jugando la Summer League de la NBA con los vigentes campeones, los Golden State Warriors (con promedios de 5.2pt, 1.2as y 3.6re en algo más de 14 minutos), algo que pocos o ningún jugador de LEB Oro puede decir.

Su trayectoria universitaria se inició en la prestigiosa UCLA, donde no cuajó y su papel fue de rotación, a pesar de sus condiciones. En total, 71 partidos, con 1.2pt y 1.2re de media. Finalizados ya sus estudios en solo tres años, buscó jugar su último año como Graduate Student en un equipo en el que pudiera tener más minutos. El lugar escogido, los Hawaii Rainbow Warriors, donde ha dado rienda suelta a su potencial.

Sus números no engañan: 30mi, 15.7pt, 5.7re, 2as, 1.2ro. Además, fue escogido en el mejor equipo de su conferencia, la Big West. Se trata de un alero de buena planta, físico, muy elegante en sus acciones, completo, que ayuda en el rebote, capaz de tirar desde todas las distancias (media-larga distancia), que entiende el juego y que sabe moverse sin balón. Además, aprovecha su superioridad física para penetrar hacia al aro. Sin embargo, necesita seguir mejorando en la toma de decisiones (2.6 pérdidas); en cierto modo, también transmite algo de apatía en su juego. Será claramente un jugador que marcará diferencias por su combinación de físico y capacidad de anotación, pero faltará ver si coge el liderazgo del perímetro manresano o será un complemento vital para sus compañeros.

En definitiva, el trasvase, al fin, de equipos ACB-LEB Oro consigue que lleguen a la liga rookies que antes veíamos con frecuencia y ahora, desgraciadamente, solo a cuentagotas. Disfrutemos con Noah Allen.

Anuncios