Como cada año por estas fechas, y con la noticia de que ayer quedaba concluida la LEB Oeo 19/20 con el derecho a ascenso a la ACB de CBCV y GBC, vuelve un artículo que se está convirtiendo con los años en un clásico. Nos encomendamos a Carlos Mirás, especialista en nuestras ligas, para que nos dé su opinión sobre unos jugadores a los que vemos capacitados para dar ya el salto al siguiente escalón. Bastantes jugadores incluidos en las anteriores entregas (17/18) y (18/19) lo han logrado; esta, a pesar de que a principios de temporada analizábamos como había jóvenes jugadores nacionales preparados para la categoría, creemos, en acuerdo común con Carlos, que aún falta algún ingrediente, por lo que pasamos de la habitual lista de ocho a una de seis.


El análisis de Carlos Mirás

Me resulta difícil hacerme una idea del escenario del baloncesto profesional después (o aún durante) la pandemia.

Quizá la pérdida de músculo económico afecte también a los clubs ACB. Quizá los jugadores extranjeros sean reacios a abandonar sus países de origen. Quién sabe. Ojalá de todo este “marrón” que nos ha tocado vivir saquemos algo positivo, en nuestra vida cotidiana, por supuesto, y también en el ámbito deportivo. Que los equipos de la Liga Endesa apostasen (aún por obligación) por jugadores jóvenes nacionales sería, pienso yo, una grata noticia.

Vamos a ver seis jugadores nacionales que podrían tener su oportunidad en la ACB en el corto-medio plazo después de realizar una brillante temporada en LEB Oro. De algunos de ellos ya he hablado en mi blog

Erik Quintela
1991 / 186 cm
B the travel brand Mallorca Palma
23 pa, 18 mi, 8.2 pt (43% T3), 2.5 re, 2.7 as, 1.2 ro, 9.9 val

Si la temporada pasada fue la de la consolidación de Erik Quintela en la LEB Oro, este curso ha sido el de su consagración. La dupla que ha formado las dos últimas campañas con Álex Hernández es una de las más sólidas y complementarias de la competición. No voy de farol si afirmo que el lucense es ya uno de los bases importantes de la liga.

Quintela ha acostumbrado a salir del banquillo pero no por ello su rol ha sido secundario. Director de juego de ritmo vivo y buena actividad de piernas y manos para elevar el tono defensivo de su equipo (su rating defensivo ha sido de 98.8 puntos, segundo entre los bases de la categoría), el gallego ha dado este año un paso adelante en una faceta en la que no ha dejado de crecer en las últimas temporadas: el lanzamiento exterior. Esa amenaza incluida en su repertorio de juego podría abrirle las puertas de algún equipo de la ACB, donde no es suficiente con ser un base seguro con el balón e intenso atrás, sino que debes de ser capaz de generar peligro y anotar los tiros liberados. Ha acreditado un sobresaliente 62.5% en porcentaje de tiro verdadero (TS%), superando el 43% de acierto en lanzamientos triples.

De este modo, el mayor de los Quintela encara los mejores años de su vida deportiva con la actitud, capacidad de trabajo y compromiso que ha demostrado durante toda su carrera y con la madurez que le dan sus 28 años y más de 100 partidos en LEB Oro.


Mike Torres
1994 / 188 cm
Carramimbre CBC Valladolid
24 pa, 19 mi, 9.1 pt (38% T3), 1.7 re, 2.7 as, 1.0 ro, 4.0 fr, 10.4 val

Mike Torres nunca lo ha tenido fácil. Con el trabajo por montera ha ido derribando muros, venciendo perjuicios, hasta rendir cualquier resistencia.

Su juego alegre y vertical contagia energía y buenas vibraciones. A su capacidad de romper defensas por velocidad y desborde ha añadido una consistencia en la dirección y una mejora en la lectura de juego impensable hace un par de temporadas, cuando desembarcó en la LEB Oro de la mano del Leyma Coruña. Por aquel entonces no sabíamos si catalogarle como un base alocado con capacidad para defender a toda pista o un escolta pequeño con un irregular lanzamiento exterior y preferencia por el juego en transición. Torres no ha dejado de crecer desde entonces, sobre todo en conocimiento y en confianza. La progresión del base barcelonés y su capacidad física le convierten en un base de perfil ACB, quizá no para tener un impacto inmediato pero sí para apostar por él y esperar su momento.

Con una proyección de 19.7 puntos por 40 minutos, podemos decir que Torres es un base de corte anotador, incisivo en las penetraciones y capaz de generarse sus propios tiros. Domina el lanzamiento desde la media distancia y ha mejorado sus porcentajes desde detrás de la línea de 6.75 (37.7%). Además, cuida la posesión del balón (su ratio de asistencias pérdidas es de 2.7) y ha progresado notablemente su visión de juego, capaz de leer las defensas en situaciones de 2×2 y encontrar al compañero liberado.

En suma, en Mike Torres es materia prima maleable merced a su disposición a aprender y esfuerzo cotidiano. Y tiene la ACB entre ceja y ceja.


Álex Reyes
1993 / 202 cm
Liberbank Oviedo Baloncesto
22 pa, 31 mi, 12.6 pt (58% T2), 7.4 re, 1.8 as, 14.8 val

Por segunda temporada consecutiva, Álex Reyes merece está nominación. Después de explotar el pasado curso en Valladolid, durante la recta final de temporada y sobre todo en playoffs, el alero ha mantenido e incluso mejorado su rendimiento, disipando cualquier duda sobre su idoneidad para dar el salto a la máxima categoría.

El río suena, así que debe de llevar agua. Los rumores tempraneros le sitúan en la órbita del Bilbao Basket de Álex Mumbrú para la próxima temporada. Y Mumbrú, siendo uno de los mejores aleros españoles de la última década, algo debe saber de esto. Reyes destaca por su figura estilizada y la elegancia en sus evoluciones sobre el parqué. Su lanzamiento en suspensión es digno de estudio en clínics de técnica individual.

El vallisoletano ha demostrado este curso una enorme valía en otras facetas, como el rebote, promediando la nada despreciable cifra de 9.4 capturas por 40 minutos, registro más propio de un jugador interior que de un alero de aspecto liviano como el suyo. Su gran envergadura y versatilidad, me hacen pensar que Mumbrú (en la hipótesis de que el rumor se convierta en certeza) podría utilizarle ocasionalmente de falso ‘cuatro’ buscando un juego de transiciones rápidas y para abrir el campo sin perder capacidad de rebote. No perdamos de vista que Reyes ha certificado nada menos que 6 dobles-dobles en 22 partidos de liga.

Si Reyes recala en la Liga Endesa será para tener minutos de calidad y para quedarse, no como mera comparsa. Los pasos que le pueden llevar a la élite han sido los correctos, ha pasado por todas las categorías FEB y ha quemado etapas sin prisas innecesarias, ayudado por un entorno que conoce a la perfección el baloncesto profesional. La base es sólida; el momento (por edad, desarrollo de su juego y rendimiento previo), el idóneo.


Josep Puerto
1999 / 199 cm
TAU Castelló
24 pa, 21 mi, 7.1 pt (48% T3), 3.1 re, 7.4 val

Después de un frustrante curso en tierras asturianas, Josep Puerto ha demostrado el jugador que puede llegar a ser en el TAU Castelló. Toni Ten confió en él y el joven alero valenciano respondió con un rendimiento notable desde el primer momento.

A sus 21 años, Puerto está dotado de unas condiciones atléticas de categoría superior que le han permitido ayudar al rebote, defender en varias posiciones, cabalgar a la contra y jugar al poste en LEB Oro, haciendo gala de una polivalencia que le ayuda a paliar los lógicos errores que acompañan a la juventud. Además, Puerto ha mostrado una seguridad inesperada en el lanzamiento exterior, siendo el tercer jugador de la liga en porcentaje de triples, con 2.5 intentos por partido y un 48.3% de acierto.

Con hasta seis compañeros asumiendo más tiros a canasta que él, Puerto se ha sentido cómodo alejado de la responsabilidad de sentirse primera espada (evidentemente en ACB su rol sería, en principio, secundario), pero ya ha dado muestras de que su cénit es alto y que va por el buen camino para alcanzarlo. El hecho de que haya salido de una cantera ACB (Valencia Basket) y que haya sido un habitual de la selección española en categorías inferiores, unido a su buena campaña en Castelló, me hacen pensar que pronto será ACB.


Álex Galán
1999 / 207 cm
HLA Alicante
24 pa, 23 mi, 8.3 pt (57% T2), 4.0 re, 1.6 as, 10.0 val

Álex Galán ha sido, sin duda, una de las revelaciones de la temporada. El joven jugador formado en la cantera del Joventut no ha notado el salto de categoría y ha mejorado incluso sus registros del curso anterior en LEB Plata. Las evoluciones del interior pacense sobre el parqué pueden no resultar llamativas o espectaculares pero su juego apenas tiene resquicios. Disciplinado y aguerrido, Galán es una esponja capaz de absorber todas las enseñanzas de sus entrenadores y aprender del propio juego.

Tiene un buen tamaño para la posición de ‘cuatro’ y no se amilana ante ningún rival por muy grande, duro o experto que éste sea, aunque ha de seguir trabajando en el gimnasio para ganar potencia y explosividad, amén de su lanzamiento exterior, para tener relevancia en una liga como la ACB. Con su inteligencia, capacidad de trabajo y de aprendizaje estoy seguro de que no tardará mucho en aparecer la ocasión de dar el salto a la Liga Endesa.


Jorge Bilbao
1995 / 205 cm
Cáceres Patrimonio de la Humanidad
24 pa, 19 mi, 8.1 pt (58% T2), 5.3 re, 10.8 val

Jorge Bilbao es carácter, es entrega, es intensidad, es pasión. La energía que desprende en cada una de sus acciones se contagia. Sus compañeros se infectan y los aficionados, por descontado, también. Su capacidad de lucha por un rebote o por un balón suelto, su celebración de una acción defensiva (u ofensiva) meritoria, pueden cambiar el signo de un partido, pues empuja a sus compañeros hacia el objetivo común, ayudándoles a creer.

El poste bilbaíno, libre de problemas físicos, ha demostrado en Cáceres que es un jugador a tener en cuenta. Sus 205 centímetros quizá se queden cortos para el puesto de ‘cinco’ en la élite pero Bilbao suple su falta de tamaño con una garra extraordinaria. No necesita recibir demasiados balones para sumar; más bien al contrario, es un especialista en buscarse la vida. Su hábitat es la pintura, que defiende como una leona a sus crías. Su deseo lo convierte en un cazatesoros en forma de rebotes ofensivos (ORB% 15.1%), faceta en la que destaca y de la que se nutre en ataque, si bien también ha demostrado ser muy efectivo en continuaciones y aprovechando balones doblados.

Poco a poco Jorge Bilbao irá añadiendo recursos ofensivos a su repertorio, pulirá su juego de pies y ampliará su rango de tiro, lo que le convertirá en jugador ACB por pleno derecho. Los clubs de la Liga Endesa pueden esperar o apostar fuerte por un jugador que no ahorrará una gota de sudor ni de sangre por defender el uniforme de su equipo. Si se duermen en los laureles perderán una oportunidad única de fichar un “cupo” de los que hacen vestuario, aportan en la cancha y generan un vínculo especial con la grada.


Claramente hay varios jugadores que podrían haber entrado en la lista de arriba.

A Francis Alonso solo le pudimos ver tres partidos, pero todo pintaba que iba a ser una de las sensaciones del tramo final de la temporada. La veteranía sigue a pie de cañón con Pedro Llompart, Guille Rubio, Óliver Arteaga, Ricardo Úriz, Dani Rodríguez y Miki Feliu, entre otros. También hay jugadores que ya conocen la ACB como los Christian Díaz, Joan Pardina, Sergi Quintela, Yankuba Sima, Álex Hernández… Por supuesto, hay que mencionar a jóvenes como Pep Busquets y Dani García (analizados en nuestro repaso de los U22) y a Jacobo Díaz y Sean Smith (rookies NCAA).

Dos nombres propios siempre están en cualquier quiniela: el ala-pívot Sergio de la Fuente, alma del equipo campeón y un jugador que siempre cumple y está ahí, y el base Óscar Alvarado, que estuvo presente en las anteriores entregas y que a pesar de estar a su nivel consiguió llevar al COB a zona de playoffs.