Estamos de estreno. Hoy inauguramos en Zona de Básquet una sección en la que repasaremos cuántos ex jugadores tiene cada uno de los equipos de LEB Oro en la propia liga. En cada entrega de Los exs os acercaremos un equipo distinto, menguando el número de exs a medida que avanza la sección. Por tanto, en esta primera entrega es protagonista el Leche Rio Breogán, histórico del baloncesto nacional y clásico de la LEB Oro, que tendrá enfrente esta campaña a 28 jugadores que vistieron la celeste.

Leche Rio Breogán

Ex jugadores en LEB Oro
28

Partidos en total
1083

Más temporadas en el club
Ale Bortolussi & Adrián Chapela (3)

Más partidos
Ale Bortolussi (85)

Menos partidos
Álex Reyes (2)

Además de ser el equipo con mayor número de ex jugadores en la liga, es el que mayor volumen de representación tiene, pues está “presente” en 13 equipos de la liga, siendo Levitec Huesca, TAU Castelló, ZTE Real Canoe NC y HLA Alicante las únicas escuadras sin “ADN celeste”.

B the travel brand Mallorca Palma (4)

Matt Stainbrook (71 pa). Uno de los jugadores más carismáticos que han pasado últimamente por el cuadro lucense. Muy querido por la afición, el pívot estadounidense jugó dos cursos en Lugo (2016-18) y es uno de los héroes del último ascenso breoganista. Desde entonces es considerado una de las estrellas de la competición, a la espera este curso de recuperar su mejor versión tras la lesión.

Johan Löfberg (67 pa). Otro héroe del ascenso del 2018, temporada en la que coincidió con su ahora (de nuevo) compañero Matt Stainbrook cuando llegó procedente del OCB (con el que debutó en Oro). El alero sueco sí pudo dar el salto a ACB y aunque no terminó de asentarse en la categoría, en Oro sigue marcando diferencias y es un jugador referente en su equipo.

Thomas Bropleh (16 pa). Llegó al final del plazo de fichajes de la temporada 16/17 para hacer su debut en España. Enseguida dejó buenas muestras de su potencial a pesar de su breve paso por la liga y, tras un paso por Francia, siempre ha estado en Oro en equipos punteros, como Betis y ahora Palma.

Erik Quintela (16 pa). Cumplió muy joven uno de los sueños que todo jugador de Lugo espera: jugar en el Breo. Corría la temporada 12/13 y era muy joven el mayor de los Quintela, que saldría a final de esa campaña para crecer en el baloncesto hasta ganarse un nombre. En verano recordaba en esta web su paso por el Breo: “Orgullo es poco. La llamada para formar parte de la plantilla del Breogán supuso alcanzar un sueño. Es cierto que me hubiese gustado jugar más, pero creo que fue uno de los años más importantes para mí a nivel baloncestístico. No solo aprendí mucho de basket, aprendí a manejar mis emociones, a aparcar la frustración para seguir mejorando, creo que si hoy soy un jugador mentalmente fuerte es en gran parte gracias a ese año”.


Liberbank Oviedo Baloncesto (4)

Óliver Arteaga (41 pa). Los años en el DNI no mienten y hay que irse muy atrás para recordar que fue la 10/11 cuando el pívot canario jugó en el Breo con Betinho Gomes, Vallmajó y compañía. Finalmente, solo jugaría una temporada tras desvincularse unilateralmente en el verano para irse a Menorca.

Sergio Llorente (35 pa). Tras dos años al alza destacando en Força Lleida y Palma, firmaba por el conjunto lucense en la 15/16, declarando en su llegada que “en la LEB todo el mundo quiere jugar en el Breogán”. Con Lisardo dejando el equipo por problemas de salud, Breo vivió un año irregular, aunque una racha final le clasificó para playoffs (caería en primera ronda), y Llorente no pudo dar rienda suelta a toda su calidad (aunque acabaría saltando a la ACB).

Devin Wright (35 pa). Hijo de todo un mito del Pazo como Jimmy Wright, empezó tarde a jugar al básquet en Lugo, pero muy joven emigró. Su oportunidad de volver a casa fue en la 15/16, pero en una temporada irregular, con muchos factores externos, Coruña eliminó al equipo en cuartos. En una entrevista a El Progreso de Lugo, Devin comentaba que de Lugo “echaba de menos a la familia, sobre todo. Tengo a toda mi familia allí. También la comida: el pulpo, el cocido… ¡y los grelos de mi abuela!”.

Álex Reyes (2 pa). Fue vinculado durante tres años con Breogán, y a pesar de su proyección solo disputó dos partidos en la 13/14. Una de las actuales estrellas de la competición recordaba, así, en una entrevista en esta web, su paso por Lugo: “Por último, la tercera temporada fue la mejor en mi etapa en Lugo: disputé algunos minutos con Breogán y en EBA era un jugador que ayudaba mucho al equipo. Fue una etapa dura en general, pero de la que aprendí muchas cosas, sobre todo lo duro que hay que trabajar para conseguir todo aquello que te propongas”.


Club Melilla Baloncesto (3)

Osvaldas Matulionis (74 pa). Nada menos que dos años estuvo el lituano en la escuadra lucense, llegando en la 14/15 tras su debut en Oro de la mano de Força Lleida. A veces querido y otras algo menos, no se escondió y fue uno de los puntales durante dos cursos. De ahí saltó a la ACB, pasó por Brasil y regresó a Oro siendo ya un jugador consolidado.

Fede Uclés (34 pa). Llegó la 15/16 como un fichaje inesperado y su lucha y sus ganas le hicieron ganarse el cariño de la grada, además de minutos en pista. Esto nos relataba en 2017 sobre su año en el Pazo: “Debo reconocer que cuando mi agente me llama y me comunica que el Breogán de Lugo está interesado en incorporarme, me genera una alegría y expectación increíbles. Si antes hablábamos de Granada o Valladolid como ciudades de baloncesto, ¡qué decir de Lugo! He tenido la suerte de disfrutar del calor de grandes aficiones y la de Lugo tiene algo. Poder vivir el ambiente del Pazo es algo que no todos los jugadores pueden disfrutar como profesionales y yo he tenido ese privilegio.

En relación a esa “conquista” de la que hablas, se basa en que el público de Lugo, que ha visto mucho baloncesto a lo largo de su historia, valora que te dejes la piel en la pista y defiendas su camiseta en cada partido, y eso yo no lo negocio. Yo lo dije en mi primera entrevista a mi llegada a Lugo, vestir la celeste es una responsabilidad muy grande y siempre tienes que estar al 100%, aunque tengas un mal día en ataque o las cosas no estén saliendo como esperabas.

Las lágrimas del quinto partido de cuartos en A Coruña son fruto de la frustración que me produjo ver que todo el trabajo de un año durísimo no tendría su recompensa. Habíamos apostado muy fuerte por el ascenso, y después de las lesiones, cambio de entrenador, etc. habíamos encadenado varias victorias previas a los playoffs y creíamos que era posible un ascenso que Lugo merecía. Esta es otra de las espinas de mi carrera deportiva. Al igual que en Plasencia, donde nos quedamos a nada de ascender, mi mayor objetivo era devolver al Breo a la ACB”.

Romaric Belemene (31 pa). Tras formarse en Unicaja y ofrecer exuberancia física en el OCB, reforzaba al equipo lucense en su retorno a ACB el pasado curso, aunque sin mucha suerte. Tras irse a Polonia, volvió a Oro a principios de año de la mano del cuadro azulino.


Club Ourense Baloncesto (3)

Kevin van Wijk (36 pa). Uno de los extranjeros con más años en Oro, Recaló en Lugo la temporada 14/15 tras un buen año de debut en el OCB. Su curso no fue brillante del todo, aunque siempre mostró su lucha, y retornó a OCB la siguiente campaña. En Lugo dio sus primeros pasos de reconversión de un ‘cinco’ interior a un ‘cuatro’ con más miras de lanzamiento.

Txemi Urtasun (30 pa). A la 2005/06 hay que irse para ver al reciente fichaje del COB jugando en el Breo. De aquella era un joven imberbe (cedido por el Unicaja) que hacía su debut en ACB tras destacar con Zaragoza en Oro. A partir de ahí una larga trayectoria con numerosos equipos.

Edu Martínez (24 pa). Cuesta recordar al riojano con la camisola del Breogán esperando en la esquina para percutir con un triple, pero fue en la 12/13 cuando daba sus primeros pasos como profesional. El ciclón Leonavičius le tapó y casi no mostró su potencial.


Covirán Granada (3)

Ale Bortolussi (85 pa). 85 partidos se dicen pronto. Borto se formó en la cantera del Unicaja y en la 10/11 llegaba como vinculado (Estudiantes Lugo), dando el salto a la primera plantilla la siguiente temporada. Permaneció tres temporadas aunque no consiguió estabilizarse en un papel importante, bajando un peldaño la 14/15 para fichar por Amics (Plata) y ofrecer su versatilidad, regresando a Oro con dicho equipo tras conseguir el ascenso. Su equipo desde aquella, Fundación Granada.

Carlos de Cobos (51 pa). Hace ya tiempo que el base hispano-brasileño jugó en el Pazo. Llegó a mediados de la 11/12 por los problemas económicos del extinto CB Granada, permaneciendo esa temporada y la siguiente completa. Declaraba en El Progreso de Lugo que “sobre todo me quedo con lo que vive el baloncesto la ciudad, una ciudad relativamente pequeña en que había mucha afición, todo el mundo te conocía”.

Guille Rubio (31 pa). Regresa a España la 17/18 tras muchos años fuera de la LEB y los últimos por Grecia y Letonia. Podía generar dudas de en qué plan llegaría, pero cuando se puso el mono de trabajo, todo se disipó, siendo un jugador fundamental por la solidez que ofrecía y una pieza básica del engranaje de un equipo que logró el ansiado ascenso, siendo el catalán MVP de la Copa Princesa que también logró Breogán ese año.


AFANION CB Almansa (2)

Rafa Huertas (40 pa). Hablar de Rafa Huertas es hacerlo de un profesional que ha pasado por casi todos los equipos importantes de LEB Oro, dejando su impronta en cuanto a compromiso y entrega. Tras varias temporadas por diversos equipos, llegaba a Lugo en la 16/17, realizando una buena temporada en la que fueron segundos en Liga Regular, aunque se encontrarían en los playoffs con un rodillo llamado Miraflores. Solo estuvo esa temporada y luego más equipos de Oro, con fallida experiencia en Francia.

Jonathan Gilling (39 pa). Tras una temporada rookie por Chipre y Dinamarca, el internacional danés, con buen cartel tras su paso por la NCAA, llegó a la Oro de la mano de Breogán (16/17), jugando al lado de Huertas con el resultado que ya hemos comentado. Desde aquel año, Coruña y Melilla para reencontrarse de nuevo con Huertas en Almansa.


Cáceres Patrimonio de la Humanidad (2)

Ricardo Úriz (45 pa). Un base veterano que llegó la 17/18 tras varios años en ACB y luego de conseguir el ascenso con GBC, que no contó con él. Fue decisivo esa campaña para volver a conseguir el ascenso, esta vez con el Breogán, y repitió con la zamarra celeste en ACB con menos suerte (debido a los problemas físicos).

Nikola Rakočević (29 pa). Cuesta imaginarse al shooter montenegrino con otra camiseta que no sea la verdinegra, con la que no ha bajado de los diez puntos de media en ninguna temporada. La 15/16 fue la que disputó en ­el Breogán, una temporada que fue un poco incierta, como ya hemos concertado.


Leyma Coruña (2)

Jeff Xavier (54 pa). Dos etapas muy diferenciadas las del caboverdiano en Breogán, sorprendiendo en la 09/10 (primer año de profesional) con casi 13 puntos por partido y asumiendo responsabilidades en la 15/16, cuando llegó al equipo en febrero para ser la referencia anotadora en la fase final de una complicada temporada. De ahí, vuelta a ligas extranjeras hasta que Coruña logró su retorno a mediados del pasado curso.

Álex Llorca (38 pa). El flamante jugador herculino (apenas un mes en A Coruña) solo disputó una temporada en Breogán, pero se ganó el cariño de la afición hasta el punto de realizar el campus con su nombre en la ciudad amurallada. Vistió la celeste en la 14/15, siendo uno de los hombres clave en aquel equipo que llegó a la final de los playoffs que perdió ante el COB. A pesar de haber confirmado su continuidad en el equipo lucense, hizo efectiva la cláusula de salida tras recibir la llamada del Fuenlabrada (ACB), donde permaneció hasta la pasada campaña.


Carramimbre CBC Valladolid (1)

Sergio de la Fuente (27 pa). Parece difícil ver a Sergio de la fuente lejos de Valladolid jugando, pero siendo muy joven vistió la celeste (09/10) aunque apenas tuvo oportunidades. Breogán e Iraurgi, sus únicas experiencias lejos de Pucela.


Chocolates Trapa Palencia (1)

Dani Rodríguez (32 pa). Se haría extraño si no estuviera en esta lista Pope, uno de los mejores bases de la LEB desde hace años. Llegó la 13/14 tras una buena temporada en Lleida, siendo el base titular total y declarando a su llegada que Breogán “es uno de esos equipos en los que te gustaría jugar algún día y estoy feliz de estar aquí”. Tras esa campaña se marchó a Palencia, donde es una institución y a donde regresó este curso tras pasar por Melilla y Betis.


Delteco Gipuzkoa Basket (1)

Mikel Úriz (23 pa). Uno de los bases nacionales de la década en LEB nunca ha tenido protagonismo en el Breogán, resumiéndose sus apariciones a dos temporadas (07/08 y 08/09), cuando era jugador vinculado. Así recordaba su experiencia en Lugo en una entrevista que nos concedió en 2016: “Lisardo Gómez (entrenador del Estudiantes de Lugo en aquel momento) y Paco García me dieron la oportunidad de seguir creciendo y mejorando como jugador. En Lugo descubrí lo que era el mundo profesional, el permanecer a un club como el Breogán con una ciudad volcada”.


ICG Força Lleida (1)

Adrián Chapela (68 pa). El actual base titular de Força Lleida fue una de las promesas del baloncesto lucense e internacional por España en categorías inferiores. Ya en la 12/13 (vinculado) tuvo minutos esporádicos, aunque fue la siguiente campaña (13/14) cuando formó parte de la primera plantilla, teniendo continuidad en la 14/15. La falta de minutos le hizo salir de la disciplina celeste para marcharse la siguiente cedido al Xuven (Plata) y no volver a retornar al Pazo nada más que como jugador visitante.


Marín Ence Peixegalego (1)

Mateo Sánchez (9 pa). Hijo de un mito de Breogán como Manel Sánchez, la promesa lucense (20 años) vestía por primera vez la camiseta del equipo breoganista esta misma campaña, aunque la llegada de nuevos jugadores para sustituir a los lesionados hacía que causara baja federativa en enero, saliendo cedido a Peixe sobre la bocina del cierre de mercado (en busca de minutos para seguir creciendo).