Apasionante se presenta la Fase Final 2, que organiza un invicto Marín Ence Peixegalego que quiere volver a donde le corresponde. Junto al cuadro gallego, un pujante Isover Basket Azuqueca que no quiere que se le escape por segundo año el ascenso, un imberbe Valencia BC B que viene con todo, y un Sha Wellness L’Alfàs sin miedo a perder y dispuesto a todo.

Horarios

Viernes 18

18:30
Valencia BC B vs Sha Wellnes L’Alfàs

21:00
Marín Ence Peixegalego vs Isover Basket Azuqueca

Sábado 19

18:00
Isover Basket Azuqueca vs Valencia BC B

20:00
Marín Ence Peixegalego vs Sha Wellnes L’Alfàs

Domingo 20

17:00
Sha Wellnes L’Alfàs vs Isover Basket Azuqueca

19:30
Valencia BC B vs Marín Ence Peixegalego


marinMarín Ence Peixegalego

Histórica campaña de los peixiños, con un balance estratosférico de 31 victorias y ninguna derrota. Toda una estructura LEB que, por los motivos que tantas veces hemos comentado en esta web, fue obligada a jugar en EBA, y que ahora quiere regresar a su sitio. Si en Liga Regular no fallaron, en la Final de Campeones (vs Estela) demostraron el plus que es jugar en A Raña, y cómo sus hombres importantes aparecen en los momentos calientes. Ahora toca el reto más complicado para los pupilos de Javi Llorente, y con rivales de órdago será una dura prueba a superar.

Darío Suárez (9.4 pt, 4.4 re, 3.6 as) es el ‘uno’ titular, un jugador veterano con buen dominio de balón, tirador, que aporta experiencia y lucha. A su lado, varios jugadores importantes con mucha polivalencia y versatilidad, lo que provoca muchos desequilibrios. Tras cuatro años LEB y recuperado de sus problemas físicos, Emilio Oubiña (7.6 pt, 2.5 re) es un incordio: buen físico para su talla, 1×1 desequilibrante y buen tirador; puede subir el balón o hacer el ‘tres’ en EBA sin problemas. En el backcourt también nos encontramos a Jorge Romero (14.7 pt, 3.5 re, 3.1 as), jugador diferencial en EBA que hace de todo: puede anotar desde fuera, dar el pase adecuado, buscar el rebote imposible, penetrar hacia el aro a través de sucesivos cortes o buscar el 1×1 con su calidad, todo mientras intercambia posiciones con sus compañeros. Jacobo de Benito (5.5 pt, 1.9 re) da descanso en el ‘uno’; es un base de calidad estupendo a juego abierto. Pablo González cumple en la función de ‘tres’ alto, mientras que el sueco Victor Holmberg (8.9 pt) aporta intensidad y muñeca, pudiendo incluso ejercer de ‘cuatro’ abierto por su físico y rapidez de lanzamiento.

Por dentro, tienen un trío mortal de centímetros, kilos y calidad. Desmond Simmons (18.5 pt, 7.6 re) aporta físico y saber estar, y es capaz de resolver bajo aros o jugar desde el poste alto; un jugador que relucirá en la fase. Junto a él, Tre Hale-Edmerson (14.4 pt, 7.0 re), jugador móvil, buen finalizador, reboteador y que asiste a sus compañeros ante las ayudas rivales. Para cerrar el círculo, Antonio Pantín (11.1 pt, 6.3 re), que llegó a mediados de temporada y ha supuesto un salto de calidad; movimientos en el poste, rebote y solidez, están asegurados. Sin duda, un equipo temible por dentro.

En conclusión, plantilla versátil, con varios jugadores de categoría superior, con variantes en ataque y una defensa presionante muy intensa. La afición será el sexto hombre.


azuquecaIsover Basket Azuqueca

Ha ido de más a menos. Marcó distancias al inicio, pero las lesiones le fueron marcando; ahora ha llegado al momento cumbre con todos sus efectivos disponibles. Pocos equipos en EBA tienen su larga y experimentada plantilla, algo clave en una fase 3/3 (tres partidos en tres días). Además, Sergio Vicente es un entrenador que prepara muy bien este tipo de fases, lo que puede un suponer un plus ante exigentes rivales.

Álvaro Frutos (15.4 pt, 4.0 re, 4.9 as) ha recobrado la confianza, y con ella es un jugador bestial: domina los partidos, los lleva su ritmo, anota, penetra, divide las defensas, fuerza faltas, asiste… El motor del conjunto azudense. Agustín Morales (9.3 pt, 3.8 re) es otro jugador importante, un buen anotador que en un día con la “mano tonta” puede ganar un partido él solo. El puesto de perímetro restante suele ocuparlo Javier Álvarez, un 3-4 de buena muñeca que ya sabe que es subir (la temporada pasada lo hizo con Canoe). Un punto fuerte de este equipo es el banquillo. Carlos Hidalgo ha ido mejorando la dirección en el ‘uno’, sin olvidar su facilidad para anotar (9.3 pt); Carlos Apolinario aporta intensidad para que el ritmo del equipo en defensa y ataque no baje; y Santi Villena (10.2 pt), desde su llegada a mitad de temporada, se ha erigido como un jugador clave por su posicionamiento y su capacidad para acribillar el aro rival.

Por dentro, pocas plantillas disponen de su amplitud. El capitán Carlos García (7.4 pt, 3.3 re) ofrece versatilidad, equilibrio, muñeca y lo que se necesite. En el ‘cinco’, uno de los mejores extranjeros de la EBA, Branislav Tomic (13.6 pt, 5.2 re, 3.2 as), una montaña en la zona difícil de parar si recibe con la posición ganada, pero que además lee el juego y martillea desde fuera con su muñeca, lo que le hace destacar a pesar que su físico no es el de antaño. Para darles minutos de descanso, mucha variedad: el correoso Daniel Yusta aporta rebotes y puntos a partes iguales cerca de la zona; el americano Julian Lewis (8.8 pt), ya recuperado, es la velocidad y el físico en la zona, que unido a sus muelles, y a pesar de su altura, hace que sea muy peligroso a campo abierto y atacando de cara al aro; el punto aparte lo pone el internacional venezolano Luis Valera, un jugador de calidad y buen físico al que le ha costado encontrar su sitio, pero que dado el momento puede ser determinante para ganar un partido.

Los alcarreños son un equipo que busca crecer desde la defensa para luego aprovechar en ataque sus múltiples variantes a través de la circulación de balón, el binomio Frutos (dirección) – Tomic (poste alto) es básicos, anotando desde la mejor opción.


ValenciaValencia BC B

Por tercera temporada consecutiva se cuelan en una Fase Final, y cada año ofrecen una dosis más de madurez que les hace más peligrosos. El crecimiento de este club, ya no solo es en el primer equipo o en su sección femenina, hace evolucionar en recursos humanos y estructurales. Para llevarlo a buen puerto, un entrenador (Ángel Cepeda) que le encanta la formación pero que es experto en competición.

Los taronjas son un equipo muy joven, con varios Júniors a los que les gusta correr y con una defensa intensa de muchas ayudas, buscando tapar las líneas de pase y la carencia de centímetros interiores (si no está Hlinason con ellos). Muy atentos para salir corriendo y buscar la canasta fácil, en estático son muy incisivos, con sus bases generando desde el 2×2, con la verticalidad de jugadores como Soler o Puerto y con pívots móviles que son muy complicados de detener.

Su quinteto tipo es variable, pero varios hombres son piezas fundamentales. Luis Ferrando (13.1 pt, 3.0 re, 4.0 as), ya reconvertido a ‘uno’, marca bien el ritmo y juega el bloqueo directo, sin perder su instinto anotador, penetrando, lanzando triples o sin balón, siendo un jugador muy trabajador en defensa. El Júnior Javier Soler le acompaña, y es frecuente que se intercambien la posición. Soler es un base de casi 2 metros, de buen físico, con lectura de juego, alta capacidad para penetrar y un buen salto; cuando mejore su tiro, saldrá en muchos medios. En el ‘tres’ otro jugador clave, el puntal del filial: Josep Puerto (18.6 pt, 6.1 re). Con un físico y altura de escándalo, es muy difícil de parar cuando penetra a canasta, ya sea con o sin balón; una promesa consolidada, con mucho protagonismo, por el que pasan muchos balones, que carga muy bien el rebote, y que ha mejorado su tiro exterior. Les rodean muchos nombres. Tal vez el que más suena es Andrés Rico, otrora promesa ACB a la que las lesiones no le han dejado rendir, y que este curso solo ha jugado cuatro partidos con un irregular rendimiento; falta por ver si no ha perdido la explosividad. Tras jugar el Campeonato de España Júnior, jugadores como el combo guard Alejandro Ortega (combo guard), el físico José Vicente Merencio (que ha progresado en el tiro), el pujante Marc García o el versátil Dani Pérez tendrán minutos importantes para seguir creciendo.

Por dentro dependen mucho de si Hlinason jugará con ellos o no. Lo habitual es que Ion Galarza (12.2 pt, 5.4 re) sea el ‘cuatro’; el vasco es un jugador de gran salto, luchador, móvil, que ahora ya tira de tres, pero que se queda corto de centímetros para el puesto que ocupa (196 cm).  El ‘cinco’ es para Alejandro Vera (8.8 pt, 3.7 re), que debutó en ACB y que ofrece solidez y rendimiento finalizando el P&R. La clave puede ser la presencia del internacional islandés Tryggvi Hlinason (11.7 pt, 10.6 re), una coordinada y móvil torre en dinámica ACB; en EBA ha jugado 7 partidos donde se le han visto cosillas, pero también falta de adaptación al sistema de juego. Pablo Bono, Ettiene Remignard y el Júnior Alfonso Ribera permitirán dar descanso en la pintura a los teóricos titulares.

Un equipo peligroso, joven, con ritmo, con ganas de demostrar su calidad y que puede estar ahí sin duda.


AlfasSha Wellnes L’Alfàs

Hacía años que no se veía al conjunto de l’Alfàs del Pi por estas lides, y lo ha hecho con un equipo muy diferente a la última vez, con un bloque basado en jugadores jóvenes al que acompañan dos buenos extranjeros. Ahora, el equipo de Iker Benzazoua ha dado la sorpresa tras un mal inicio en el que perdieron a varios jugadores americanos por diferentes motivos (ofertas de trabajo, lesiones…), reinventándose para crear un sistema de juego muy vertical, de mucho 1×1, con muchos jugadores que pueden subir el balón, y una defensa pegajosa muy molesta.

Su quinteto tipo por el perímetro suele iniciarse con tres jugadores, pero no es un equipo con posiciones al uso, y los jugadores las intercambian mucho, dentro de la pista y a la hora de ejecutar los sistemas. El base-escolta German Kasanzi (6.4 pt, 3.0 re), ex canterano del Real Madrid, ha crecido en minutos de juego, pero todavía le faltan horas de vuelo a la hora de llevar el ritmo y en el tiro exterior; a pesar de su buen físico y juventud (1999), no hay que perderlo de vista. Jaime Ivars (7.6 pt, 2.5 re) llegó hace dos temporadas, y cuenta con la confianza del entrenador, sabedor de su buen manejo de balón y capacidad para penetrar. Anthony Jones (15.3 pt, 4.9 re) es un trotamundos americano nacido en 1984, que aporta experiencia, equilibrio y calidad, y que también pone el ritmo del equipo. Capaz de hacer un poco de todo, su buen 1×1 hace que se juegue muchos balones mientras juega en cualquiera de las tres posiciones exteriores. Su principal relevo es un jugador Júnior con buena mano como Ximo Crespo, del que ya hablamos en nuestro artículo de los mejores Júniors.

Por dentro, nos topamos con Udun Osakue (19.5 pt, 9.0 re), que pasó de jugar de ‘tres’ a hacerlo de falso ‘cuatro’ ante las bajas. Hablamos de un jugador muy trabajador, muy fuerte de cara al aro, con buen 1×1 y que carga bien el rebote; su debe, el tiro exterior. Le suele acompañar el U20 Alejandro Rivas (11.4 pt, 6.5 re, 2.9 ta), un joven valor con buena mano, que aporta lucha y con buen timing para tapona; debe seguir su progresión en el físico y lectura del juego. Completa los minutos Diego Pérez (7.9 pt, 5.8 re), pívot clásico de EBA que ofrece defensa, rebote y solidez en la pintura, aunque es algo tosco en sus movimientos y sufre en desplazamientos laterales.

Sin mucha más rotación, más allá de estos siete hombres, hemos visto este curso como su entrenador ha jugado algún partido, y los Llopis, Pérez, Panov o López han tenido presencia testimonial. Un equipo al que tal vez su corta plantilla le pase factura, pero que puede sorprender a quien menos se lo espere.

Anuncios