Una de las cuestiones que se plantean con frecuencia cuando se habla sobre las competiciones FEB es la relativa a su condición de ligas de formación. En una época en la que los jugadores jóvenes empiezan a apostar cada vez más por emigrar a la NCAA o a emergentes proyectos en la Unión Europea, una época en la que los comentarios es que las LEB y la EBA atraviesan por momentos críticos, nos fijamos en una iniciativa de la FEB encaminada a fomentar que los equipos de la LEB Oro tengan jugadores de formación.

Uno de los ámbitos donde resulta más sencillo aplicar incentivos y donde más puede interesar recibirlos a los clubes es el económico. Por eso según la Normativa del Reglamento General y de Competiciones, la FEB aplica un descuento del 15% sobre el coste total de la cuota de inscripción en LEB Oro (36.000 €) a aquellos que tengan dos licencias de formación más de las que exigen por obligación las bases de la competición (3 jugadores en plantillas de 8 y 9; 4 jugadores en plantillas de 10 a 12 jugadores). El cumplimiento de este requisito se comprueba al final del periodo de inscripción (28 de febrero) y se calcula como un promedio sobre el total de licencias que hayan tenido una vigencia mínima de tres meses.

santana-ocb
Fabio Santana (imagen OCB | Foto Hugo Álvarez)

Para saber con certeza que equipos se beneficiarán de este descuento de 5.400 € habrá que esperar al mes de marzo, pero parece claro que hay una voluntad unánime de cumplir los requisitos. Por el momento, teniendo en cuenta las plantillas actuales de los equipos y aplicando la definición de jugador de formación (comunitarios o cotonous que hayan estado inscritos en un club FEB durante al menos tres años entre su primer año cadete y su primer año senior), 17 de los 18 equipos de la LEB Oro serían beneficiarios de este descuento:

  • GBC: 7 jugadores de formación sobre un total de 12 jugadores de la plantilla (todos salvo Niang, Ndoye, Slezas, Carlson y Skouen)
  • Palencia: 7 sobre un total de 10 (todos salvo Maldunas, Engstrom y Barnes)
  • Melilla: 9 sobre un total de 10 (todos salvo Ott).
  • Huesca: 6 sobre un total de 12 (todos salvo Gintvainis, Capel, Gunjina, Jankaitis y Simovic)
  • Coruña: 7 sobre un total de 12 (todos salvo Djuran, Mikulic, Monaghan, Peña y Zyle)
  • Miraflores: 6 sobre un total de 10 (todos salvo Steinarsson, Brine, Gibson y Huskic)
  • Oviedo: 7 sobre un total de 10 (todos sobre Lofberg, Felipe yWindler)
  • Breogán:  tiene 5 jugadores de formación sobre un total de 8 (no lo son Fernández, Gilling y Geramipoor)
  • COB: 6 sobre un total de 9 (todos salvo Kapelan, Mitrovic y Hittle)
  • Cáceres: 7 sobre un total de 10 (todos salvo Riauka, Marcius y Nathanaelsson)
  • Palma: 9 sobre un total de 11 (todos salvo Rogers y Mutakabbir)
  • Amics: 9 sobre un total de 11 (todos salvo Cooper y Herrera)
  • Barca: 8 sobre un total de 10 (todos salvo Sena y Kurucs)
  • Clavijo: 6 sobre un total de 12 (todos salvo Popadic, Bonifant, Gerun, Norris, Birgander y Tunde)
  • Prat: 10 sobre un total de 11 (todos salvo Nikolic)
  • Marin: 8 sobre un total de 11 (todos salvo De Ciman, Derksen y Cain)
  • Lleida: 7 sobre un total de 10 (todos salvo Rupnik, Nevels y Demetrio)

Sólo un equipo a fecha de hoy no cumple los requisitos señalados, se trata de Araberri que tiene su plantilla aún en fase de configuración: tiene 4 jugadores de formación sobre un total de 7 (no lo son Hearst, Cvetinovic y Papantoniou), para cumplir el requisito le bastaría incorporar un jugador de formación en sus dos próximas incorporaciones.

El criterio es claro, los clubs de Leb Oro apuestan por esta opción buscando tener un mínimo de jugadores de formación para obtener esta ventaja económica. En una liga donde se oyen voces críticas por la proliferación de jugadores extranjeros mientras los nacionales toman otros caminos como optar por la retirada, o compaginar trabajo más basket, no debemos cegarnos por la primera impresión ya que cada equipo asegura un hueco para este tipo de jugadores.

El problema sin embargo es doble: en primer lugar, los jugadores denominados de formación no son jugadores jóvenes que se intentan abrir un hueco en la competición, por lo que no se trata de una medida que fomente que la LEB Oro sea una liga de formación.

En segundo lugar, quien hizo la ley hizo la trampa. La proliferación en las canteras de los equipos de jugadores no nacionales hace que cada vez veamos más jugadores no nacidos en España que puedan ocupar esta distinción. Los ejemplos actuales son claros: Zamora (Palencia), Kevin Van Wijk (Melilla), Mo Soluade (Miraflores), Tuty Sabonis (Coruña), Barro (Oviedo CB), Flis (COB), Niko Rakocevic (Cáceres), Claudio Fonseca (Palma), Maodo Nguirane (Tau Castelló), Dedovic, Peno y Diagne en Barcelona B, Goyo Adón (Marín) y Mbaye en Lleida. En total son 14 jugadores no españoles de los 127 jugadores de formación (un 11%) actualmente firmados.

Con esta información solo queremos haceros partícipes de un porqué de la configuración de las plantillas, y algo que valoran los equipos, que en cierta medida es una defensa del jugador nacional por parte de la Feb, aunque no sea lo que podriamos pensar a priori cuando vemos la palabra con la que se define a estos jugadores.

Anuncios