La temporada pasada tuvo mucho éxito el repaso que hicimos de los españoles que terminaban ciclo universitario en EEUU. Un año después repetimos fórmula.

En NCAA-DI varios son los proyectos de los que hablábamos en aquella sección de los viernes que era NCAA Underground, así como en el canal de YouTube. Dos son los jugadores que resuenan con fuerza: el ‘dos’ tirador Francis Alonso (UNC-Greensboro), con cantos de sirena de ACB, y el potente ‘cinco’ intimidador Rubén Guerrero (Samford), que ya ha firmado y debutado con Unicaja esta misma campaña recién finalizada. El tercero en discordia es Jon Ander Cuadra, con escaso protagonismo en Campbell, pues solo pudo disputar seis partidos en su último curso, con una media de 6 minutos en pista [Desde Zona de Básquet intentamos entrevistarle para conocerle más a fondo, pero no obtuvimos respuestas a nuestras preguntas a pesar de un primer contacto positivo].

Para el resto de Séniors españoles Non-DI lo tuvimos claro y por eso apostamos por la colaboración, un año más, del experto analista Gonzalo Bedia, entrenador en Saint Louis College of Pharmacy (NAIA) y responsable NCAA en Basketball Player Media.

El análisis de Gonzalo Bedia

Varios son los jugadores que finalizan periplo colegial fuera de los focos de la NCAA-DI. Algunos de ellos, al haberse graduado antes de tiempo, ya se estrenaron en el profesionalismo, como es el caso de Beñat Hevia, que llegó a LEB Plata (Juaristi ISB) en diciembre. Otros han conseguido un año extra de elegibilidad y se quedarán en Estados Unidos al menos una temporada más, como es el caso del riojano Edu Gómez del Casal (Minot St) y como es posible que suceda también con Andrés Aguado (al que incluimos igualmente en el siguiente repaso). El resto, se despiden Estados Unidos y buscan nuevos retos con nuevos objetivos:

Jacobo Díaz Alejano
Ala-pívot / 1996 / 203 cm
Indiana University of Pennsylvania (DII)
18.0 pt, 9.2 re, 2.9 as

Espectacular periplo colegial del insular (cantera de Estudiantes), que en cuatro temporadas en EEUU se ha convertido en uno de los nacionales más codiciados por los clubes y que ahora saben que finaliza etapa universitaria. Numerosos han sido los reconocimientos y premios que Cobo, como allí le conocen, ha recibido estas temporadas, sobre todo esta última campaña liderando a Indiana University of Pennsylvania a realizar una fantástica temporada. Ala-pívot muy rápido e incómodo de defender por su agilidad y con un rango de acción amplio y extenso, llegando incluso a la línea de tres, desde donde ha demostrado ser un peligro (36.2% el pasado curso).

El insular define con sus propias palabras lo que ha sido su paso por el baloncesto colegial estadounidense: “Mi experiencia en Estados Unidos ha sido magnífica; son cuatro años irrepetibles que solo se pueden vivir una vez en la vida y ahora me doy cuenta de que los necesitaba para poder seguir creciendo. Si miro hacia atrás y revivo esta etapa siento que mi experiencia durante estos cuatro años va más allá del baloncesto; es aprender otro idioma, otra cultura y otra forma de pensar mientras me he formado en una universidad y he podido jugar un baloncesto a un muy buen nivel. Me siento muy afortunado de la oportunidad que he tenido y contento de haberla podido aprovechar al máximo, dado que he conseguido graduarme en dos carreras y, además, he conseguido los máximos honores que permite mi división, habiendo entrado a formar parte del primer equipo ‘All American Division II’. En este momento, sin embargo, de vuelta a España, reconozco que tengo que ser realista y comenzar un nuevo proceso consistente en adaptarme a las pequeñas diferencias que existen con el baloncesto europeo y así poder seguir mejorando, compitiendo y, si es posible, sin dejar de formarme intelectualmente, dado que es posible que comience un ‘MBA’. Me encuentro en un momento de transición que requiere paciencia, hasta que sepa en qué equipo voy a comenzar mi vida profesional, pero sigo trabajando duro y lo seguiré haciendo dondequiera que juegue. Mi deseo es encontrar un equipo cuyo sistema de juego me permita seguir creciendo y un entrenador que confíe en mí y me dé la oportunidad que espero.


Enrique Cortés Zotes
Base / 1996 / 190 cm
Metro State (DII)
5.0 pt, 4.0 re, 1.4 as

Todo un portento físico (potente y atlético) este combo salido de la cantera de Unicaja de Málaga. Precisamente ese físico definido y su talento le han llevado a ser pieza importante en el engranaje de la universidad ubicada en Denver, Colorado. Sin miedo a las penetraciones, ayudándose del poderío físico para absorber golpes y aguantar embestidas.


Sean Smith
Alero / 1996 / 203 cm
Saint Cloud State (DII)
13.6 pt, 7.5 re, 3.6 ta

Probablemente, junto con Jacobo Díaz-Alejano, la otra gran perla por la que muchos equipos suspiran, ya que han sido los españoles más destacados en DII. Apellido común en Estados Unidos, pero familiar para el aficionado español nacido a principios de los 90 o anteriores, ya que este ala-pívot es hijo del nacionalizado e internacional con el combinado español, Mike Smith, ex del Real Madrid, Joventut, Alicante, Sevilla y Mayoral Maristas. Precisamente heredó de su padre esas piernas y físico que le han convertido en un jugador más interior y con más presencia en la zona, así como en labores de intendencia. Facilidad anotadora sin buscar complicaciones, excelente reboteador y, sobre todo, gran taponador. Llegó a EEUU previo paso por la Canarias Basketball Academy; primero, en Junior College, para terminar periplo colegial en el estado de Minnesota, donde ha compartido vestuario con otro compatriota como el barcelonés Diamond Onwuka.

Sean, define así sus años en EEUU: “El paso por Estados Unidos para mi ha sido muy positivo en muchos aspectos. He mejorado físicamente, técnicamente y, sobre todo, mentalmente. En mi opinión, pasar por EEUU es vital para prepararte para el siguiente nivel.


Xabier Gómez
Escolta / 1996 / 194 cm
Texas A&M International (DII)
16.4 pt, 4.6 re, 2.0 as, 1.8 ro

Otro de nuestros representantes que ha hecho una temporada brillante como despedida de su etapa colegial.  Después de pasar por las mejores canteras de formación en España, primero Joventut de Badalona y después Canarias Basketball Academy, el catalán cruzó el charco para jugar en Junior College en New Mexico Community College, donde en dos campañas fue capaz de captar la atención de varias universidades que le dieron la oportunidad de continuar los dos años de formación restantes.

El ex de la Penya optó por mudarse a Laredo, Texas, para brillar con Texas A&M International, donde se convirtió esta pasada temporada en el máximo anotador del equipo. Un escolta que deslumbra por su buen tiro de tres y que es capaz de aportar en ambos lados de la pista. Una opción más que interesante para LEB Oro.

Otro representante que cree que irse a formarse a Estados Unidos ha sido la mejor opción: “Irme a EEUU ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. Me ha servido para aprender mucho como jugador y luego me ha ayudado a aprender a vivir solo y a espabilarme. Ahora, gracias a todas estas experiencias vividas en EEUU, tengo la suerte de haber podido firmar con una agencia que ya está trabajando para buscarme la mejor opción posible para que pueda evolucionar como jugador en el baloncesto profesional”.


Álex Santos
Base / 1996 / 203 cm

Carroll College (NAIA)
3.7 pt, 2.7 re, 1.7 as

Una lesión de rodilla ha privado a este base salido de la cantera de Estudiantes de tener una temporada de despedida soñada del baloncesto colegial, pues solo pudo participar en tres encuentros. Pero no perdió el tiempo, ya que se graduó finalizando sus estudios y optando ahora a buscar una nueva etapa como profesional.

Base moderno, con centímetros y talento ofensivo. Buen pasador, puede considerarse un all around player y, sin duda, puede ser un jugador muy interesante para las competiciones FEB, sobre todo por ser un perfil poco habitual.

Así describe el madrileño su paso por Estados Unidos: “La oportunidad de jugar al basket en EEUU me ha permitido desarrollarme en todas las facetas: personal, académica y deportiva. El alto nivel de competición y la diversidad que aporta jugar en otro continente, en el que ven y entienden el baloncesto de forma diferente, me ha ayudado muchísimo como jugador y creo se verá reflejado durante mi carrera profesional. Considero que el baloncesto universitario ha sido el trampolín ideal para dar el salto al baloncesto profesional en Europa”.


Andrés Aguado
Base / 1996 / 181 cm
Arizona Christian (NAIA)
2.0 pt, 1.0 re

Otro malagueño de la cantera de Unicaja que termina periplo colegial. En el caso de Andrés, un base potente físicamente, tras empezar aventura americana en California (Junior College), ha realizado sus dos últimas campañas en la ciudad de Phoenix. Un director de juego de corte más clásico que domina el tempo de partido, hace buenas lecturas del juego y domina el pick and roll, al igual que penetrar y doblar. Si a esto le sumamos su excelente muñeca (ha llegado a anotar ocho triples en un partido), estamos ante un jugador muy sólido.

Esta temporada solo ha podido disputar cuatro encuentros por problemas de lesiones, por lo que es posible que le concedan un año extra de elegibilidad para poder jugar una temporada completa.


Pablo Hernández
Alero – Ala-pívot / 1997 / 202 cm

Missouri Baptist (NAIA)
14.8 pt, 5.5 re, 2.5 as

Desde Santiago de Compostela llegaba hace cuatro años de manera tímida y humilde a Saint Louis, en el Medio Oeste americano. Este alero con pasado en Rosalía reflejó perfectamente lo que supone la evolución de un jugador en el baloncesto colegial americano. De menos a más con un año Sénior espectacular tanto a nivel individual (mejor jugador del año en la American Midwest Conference, All American de toda la competición NAIA, invitado a jugar el All-Star de la NAIA, y más reconocimientos tanto deportivos, como académicos) como colectivo, ya que los Spartans fueron claros dominadores de la conferencia y pudieron luchar en el Gran Baile por el título de campeón nacional. Aunque necesitará un periodo de re-adaptación al baloncesto europeo, sobre todo porque en EEUU ha jugado en la posición de ‘cuatro’ y en Europa su posición natural es el ‘tres’, hablamos de un jugador que podría estar jugando de manera inmediata en competiciones FEB (Oro o Plata).

El gallego describía orgulloso su paso por la Tierra Prometida de la siguiente manera: “Haber venido a América a jugar baloncesto universitario ha sido una experiencia súper enriquecedora tanto a nivel deportivo como personal. Me ha permitido experimentar un gran desarrollo físico y madurar mucho tanto dentro como fuera de la pista. En el salto al basket profesional espero seguir trabajando duro y continuar creciendo como jugador y persona para convertirme en la mejor versión de mí mismo y poder aportar a mi equipo lo máximo posible”.

Pincha aquí para leer la entrevista que le hicimos el pasado año


Jordi Mas
Pívot / 1995 / 213 cm
Mount Vernon Nazarene
7.4 pt, 4.0 re

Cinco temporadas ha pasado en los Estados Unidos el ex de CB Sant Josep y FC Barcelona. Jugador interior, muy seguro en las proximidades del aro, con buenos porcentajes y solidez. Altura, envergadura y poderío en la zona es lo que aporta el que fuera internacional en categorías inferiores con España.

Siempre es interesante incorporar centímetros nacionales que puedan sumar y con potencial de seguir creciendo a medida que ganen experiencia en la competición.


Ander Pérez
Pívot / 1996 / 217 cm
Northwestern Ohio (NAIA)
4.9 pt, 4.8 re, 1.2 ta

El gigante vasco ha finalizado periplo colegial con los Racers. Comenzó etapa universitaria en NCAA-DII, pasando tres temporadas (la primera sin jugar) en Southeastern Oklahoma State. De ahí dio el salto a la NAIA de la mano de Northwestern Ohio, donde ha jugado las dos últimas campañas. Un jugador interior que se mueve bien sin balón, con un rango de juego no muy amplio pero eficaz en las cercanías del aro, siendo un buen factor intimidador en la zona.

El vasco nos habla de sus pretensiones y objetivos a corto-medio plazo una vez su periplo colegial ha finalizado: “Voy intentar jugar como profesional en España, pero sin cerrar la puerta a Europa. Empecé en Southeastern Oklahoma State (Redshirt’, ‘Freshman’, ‘Sophomore’) y después me transferí a University of Northwestern Ohio, donde esta temporada he sido titular la mayor parte de los partidos que he podido jugar, llegando a sumar en un partido 21 puntos, 11 rebotes y 3 tapones en 26 minutos. Llevo meses trabajando para el año que viene y ya he recibido interés de unos cuantos equipos españoles”.


Quim Vallvé
Base / 1996 / 183 cm
Oregon Tech (NAIA)
1.2 pt, 1.0 re, 1.3 as

El base natural de La Seu d’Urgell finaliza periplo colegial en la académicamente prestigiosa Oregon Tech, en la zona interior del estado. Un perfil que podría encajar perfectamente en Liga EBA y convertirse en uno de los bases más sólidos de la competición.

El catalán tienen en mente precisamente algo así: “Para mi venir a EEUU ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. No solo me ha permitido mejorar como jugador, sino también como persona. Este año fue el mejor con diferencia, ganamos nuestra conferencia, clasificándonos para el campeonato nacional y acabando segundos. Al final de estos cuatro años me llevo de vuelta a casa un montón de buenos recuerdos y amistades, además de un grado en Marketing. Para mí, Klamath Falls, donde he vivido los últimos cuatro años, se ha convertido en mi segundo hogar. De momento, el año que viene voy a jugar en EBA y, a partir de ahí, ya veremos. Aún tengo el sueño de jugar a baloncesto profesional, así que hacer una buena temporada el próximo año va a ser el primer paso”.


Jon Manjón Beristain
Pívot / 1997 / 205 cm
Simpson (NAIA)
10.7 pt, 6.4 re, 1.0 ta

Sólida temporada del poste bilbaíno para cerrar etapa universitaria al otro lado del Atlántico. Tras hacer dos buenas campañas en Barstow, un Community College californiano, siendo incluido en el mejor equipo de su conferencia, Jon acabó recibiendo varias ofertas. Tras un paso fugaz por el estado de Kansas (Tabor College), acabó finalizando los dos años restantes de elegibilidad volviendo a California, donde recaló en Simpson University. En su temporada de despedida ha sido titular en casi la totalidad de los partidos que ha disputado, siendo tercer anotador del equipo y máximo reboteador y taponador. Un jugador duro, bregador, que puede aumentar la calidad de los entrenamientos en categorías FEB y tener minutos de calidad sumando para el equipo.

El de Algorta, a pesar de haber tenido momentos complicados, se va con buen sabor de boca de Estados Unidos: “En mis cuatro años en EEUU ha habido un poco de todo. Después de dos buenos años en Barstow me transferí a Kansas, donde solo aguanté en año porque no me gustaba para nada el sitio. Para mi último año volvía a California para jugar en los Simpson Red Hawks. Ahora que ya he terminado mi ciclo en América toca volver a España y con la ayuda de Lucho Fernández dar el salto al baloncesto profesional. Estos últimos cuatro años en EEUU me han ayudado tanto física como técnicamente a mejorar mi nivel de jugador, lo que me vendrá muy bien de cara al baloncesto profesional europeo, al que tendré que adaptarme de nuevo. Ahora toca prepararse para la próxima temporada con más ilusión que nunca y estar listo para cuando llegue la oportunidad”.

Pincha aquí para leer la entrevista que le hicimos hace unas semanas


Emmanuel Boateng
Alero / 1996 / 195 cm
Taylor (NAIA)
2.7 pt, 2.1 re

Tras intentarlo en NCAA-DI de la mano de Bowling Green, el catalán recaló en una de las universidades más conocidas a nivel mundial en NAIA por un famoso evento anual llamado La noche silenciosa, evento que lleva celebrándose desde 1997 y en el que año tras año sigue llamando la atención del aficionado al baloncesto colegial, ya que los aficionados, esa noche de partido, acuden en pijama o disfrazados y se quedan silenciosos en la grada de manera sepulcral, hasta que su equipo alcanza el décimo punto, momento en el cual la grada se vuelve loca.

Emmanuel ha tenido un papel secundario en el equipo debido a las lesiones, que le han lastrado. De hecho, en estos momentos, estrenando matrimonio, tiene otros objetivos en mente que poco o nada tienen que ver con el deporte de la canasta.

De todas maneras, Boateng se siente muy agradecido y afortunado de poder haberse formado en Estados Unidos: “En mi último año sufrí una lesión de rodilla y aún no estoy completamente recuperado. Ahora mismo no estoy pensado en baloncesto profesional, sino en recuperarme y disfrutar de mi nueva vida. Quizás en el futuro vuelva a la competición. Jugar al baloncesto universitario fue un sueño hecho realidad. Pude invertir en el deporte que me apasiona. Entiendo que muchos no tendrán la oportunidad. Estoy súper agradecido por haber podido representar a mi universidad mediante el deporte que amo”.

Anuncios