Sigue montando una plantilla prácticamente nueva Levitec Huesca. A la única renovación del escolta/base Agustí Sans, le han acompañado diferentes tipos de fichajes, con una mezcla de diferentes procedencias y apuestas de todo tipo: la dirección se cubre con la apuesta del norteamericano Isaiah Johnson y con un Dani García que busca consolidarse en Oro; al perímetro llegan Tyler Haws, que quiere volver por sus fueros como estrella, Diego de Blas, apuesta joven con mucho camino por recorrer, y el renovado Sans; por dentro, tan solo está confirmada la torre rookie Philipp Hartwich. Para completar el perímetro querían un jugador que aportara consistencia, y el que ha llegado es Lukas Aukštikalnis (1995 / 196 cm).

Jugador originario de Panevėžys, se formó en la cantera del equipo local, Lietkabelis, donde ha desarrollado toda su carrera. En edad Júnior debutaba en la LKL lituana y en la Baltic Basketball League (12/13), y la temporada siguiente (13/14) era miembro de la primera plantilla por derecho propio, con un rol importante de titular un curso después (14/15: 19 mi, 5.3 pt, 2.0 re). Sin embargo, en las siguientes campañas perdería algo de protagonismo, siendo segunda unidad clara la 15/16 (13 mi, 2.6 pt) y con escasas oportunidades la 16/17, en la que Lietkabelis fue subcampeón de la LKL, aunque tras siete partidos (9 mi, 2.3 pt) decidía cederlo al Šiauliai, y en este último daría rienda suelta a su potencial, siendo la mejor demostración de lo que puede hacer en Huesca: 16 partidos, 28 mi, 9.6 pt (40% T3, casi 2 por partido), 3.2 re y 1.2 as. El pasado curso volvía a casa, y en una plantilla con jugadores de perímetro como Jasaitis o Peiners, el joven lituano consiguió minutos, incluso más que el ex Oro Arnas Velička, promediando en 46 partidos de la LKL (23 de titular), 6.1 puntos, 1.4 rebotes y 0.9 asistencias, teniendo un rol residual en la Eurocup.

La nota de prensa del cuadro oscense habla de él como “un magnífico tirador, especialista en el juego sin balón y en la creación de espacios para el tiro. Posee una gran inteligencia para moverse por la pista y es capaz de anotar tanto en estático como tras bote. Además, a esto se le suma su gran velocidad para armar el tiro, lo que le convierte en un tirador que siempre tiene que estar bien defendido. Es también un escolta con buena visión y con capacidad más que de sobra para jugar en equipo.”

Aukštikalnis, con experiencia como internacional en categorías inferiores lituanas, ya sonó algún verano atrás para recalar en España. Vista la configuración de Peñas, un equipo con tradición de apostar por lituanos (Leonavičius, Pukis, Grigonis, Dieninis…), creemos que puede ser un hombre importante. Llega en un momento óptimo de su carrera y demostrando que, con minutos, puede ser importante. Sus porcentajes de tiro no engañan y es un definidor. Ideal para abrirse a las esquinas y acribillar desde la línea del triple, sabe jugar en los cortes (o sin balón) para atacar el aro o anotar desde la media distancia. En defensa, cumple, sin dar tampoco un plus, y deberá crecer en otros campos para progresar, algo que puede hacer. Apuntamos también que compartió equipo en el inicio de la 16/17 con Tadas Rinkūnas (ex OCB), siendo para nosotros el nuevo fichaje peñista mejor jugador.

Ahora tiene una buena oportunidad en su carrera, como antes tuvieron otros lituanos que hicieron carrera aquí. También hay que contar que es su primera experiencia fuera de su país, pero llega a un equipo que lo necesita y que le dará confianza. Con Haws atrayendo los focos rivales y jugando en la media distancia y Johnson jugando el P&R con su 1×1, parecía necesario alguien que enchufara de fuera, y Aukštikalnis puede ser este hombre. Su temporada 16/17 en Šiauliai es una muestra de que se debe darle ese grado de confianza, y su llegada suma esperanza al objetivo de permanencia y, por qué no, alimenta las posibilidades de soñar del proyecto altoaragonés.

Anuncios