Tercera pieza para Levitec Huesca, tras la renovación de Sans y la incorporación de la torre alemana Hartwich, que ya había salido en nuestros scoutings sobre rookies. Ahora llega desde Portugal el base Isaiah Johnson, jugador norteamericano de 183 cm nacido en 1993. Entre sus experiencias previas tras salir de la NCAA-DII, donde se graduó en 2015, está jugar en CB Valls en 2016 (Copa Catalunya, 1ª Nacional catalana), a donde llegó a mitad de temporada, y en la LPB portuguesa la pasada temporada, en el Terceira, un equipo que consiguió la permanencia pero que fue el décimo de doce equipos en la tabla.

Para saber más de él, hablamos con @AleixBaza, que ya ha colaborado en otras ocasiones con nosotros, y que conoce bien a Johnson, pues pertenece al CB Valls. Esto es lo que nos cuenta sobre él:

“Isaiah Johnson es un base estadounidense de 183 cm, 84 kilos y 24 años de edad, nacido en Brooklyn (Nueva York, Estados Unidos). Tuvo su formación en el ‘college’ americano entre Niagara County CC (JUCO) y Young Harris (NCAA-DII), siendo en este último el jugador más destacado del equipo en sus dos años (2013/2015), además de ser seleccionado como el mejor defensor del año en la conferencia Peach Belt y ser miembro del quinteto ideal de la misma conferencia, ambos premios en su última temporada (2014/2015), donde promedió 17.4 puntos, 5.1 rebotes y 3.4 asistencias.

En enero de 2016 firmaba su primer contrato profesional con CB Valls (Copa Catalunya), convirtiéndose durante el segundo tramo de la temporada en el mejor jugador de la liga (17 pa, 15.0 pt, 6.4 re, 3.0 as, 5.0 ro) y ayudando a su equipo a lograr el objetivo de la temporada.

Durante la temporada 2016/2017 estaría sin equipo, pero seguiría entrenando por su cuenta, jugando en diferentes circuitos americanos para mejorar diferentes aspectos de su juego. En el verano de 2017 conseguía otra oportunidad, firmando por el Terceira Basket de la LPB Portuguesa (1ª división), donde tardó poco tiempo en convertirse en el mejor jugador de su equipo y en una de las revelaciones de la LPB; también participó en el All-Star, donde fue elegido como MVP, al conseguir 15 puntos, 9 rebotes y 4 robos, siendo también MVP de la jornada en más de una ocasión y seleccionado por la web Eurobasket, como miembro del quinteto titular de los jugadores extranjeros y de los ‘rookies’ de la liga. Terminaba la temporada en Portugal con unos números muy destacados (30.1 min, 17.0 pt, 5.0 re, 5.5 as, 2.6 ro), siendo el máximo recuperador de toda la liga, una de sus especialidades.

Como jugador, nos encontramos con un base no muy alto (183 cm), aunque lo suple con su gran físico, estando muy fuerte sobre todo de tronco superior. En ataque, Isaiah es un jugador que con los años no ha parado de mejorar, ha ido mejorando su tiro exterior, que sin ser malo aún necesita ir a más, sintiéndose más cómodo tirando de parado que sobre bote. Tiene muy buen tiro de media distancia y penetrando suele sumar casi siempre, aprovechando su físico para cargar contra pívots rivales para anotar y/o forzar faltas para ir a la línea de tiros libres donde suele ir con frecuencia. Jugador con excelente primer paso, cuando pone el balón al suelo, es muy explosivo y difícil de defender, siendo además un gran pasador y con buena lectura del juego, siendo capaz de leer el bloqueo directo para castigar las ayudar del equipo rival.

Uno de sus puntos fuertes es que es un excelente defensor, pues tapa muchos agujeros de sus compañeros y con él en pista la sensación es que hay uno más; excelente ladrón, suele recuperar muchas posesiones durante los partidos (sobre todo en primera línea de pase), aunque normalmente se suele cargar con faltas, por ir demasiado a robar bolas difíciles. También, aunque sea un base, rebotea mucho, sobre todo en defensa, lo que le permite salir rápido al ataque y conseguir ‘coast to coast’.

Jugador con una gran ética de trabajo, muy trabajador, y con la mentalidad necesaria y más que preparado para retos superiores a la LPB portuguesa”.

¿Como lo vemos desde Zona de Básquet? A primera vista nos sorprende. Ojo, estamos hablando de un jugador que hace dos años estaba en la Primera Nacional Catalana, y hace uno no encontró un equipo que apostase por él. Esta temporada llegó a Portugal, y en Terceira ha sido uno de los jugadores más destacados. Un equipo de la zona baja, con récord negativo, y donde primaban las individualidades americanas, que tenían barra libre. De hecho, en este equipo era muy interesante Marqueze Coleman, ex Nevada, y para poner un ejemplo el ex Plata, Manny Ogunfolu, que pasó con poco brillo en España, e hizo también buenos números (15.0 pt, 4.0 re), consiguiendo hace poco un contrato en Francia. Volviendo a Johnson, su temporada ha sido digna de elogio, con muchos minutos en el backcourt y buen juego. Aleix Baza ha clavado el análisis, siendo un base pequeño, pero fuerte, y rápido, que no duda en penetrar sin miedo a ir al aro o lanzar desde la media distancia. Además, en defensa a pesar de no jugar muchos minutos era un jugador que no se escondía, intenso todos los minutos y que realizaba muchas ayudas. La duda viene por su tamaño, ante rivales grandes sufre en defensa, a veces peca de ir a más y mete demasiadas manos, algo que le va a costar muchas faltas en la Oro con su condición de nuevo. En ataque, aunque tiene buena visión de juego y penetra muy bien, no es para nosotros un base director, y en estático sufre en la toma de decisiones, las 5.5 asistencias pierden su valor con las 4 pérdidas por partido, además su tiro exterior es muy inconsistente, algo que debe mejorar sí o si para cuajar en Oro.

No es la primera vez que Peñas hace apuestas así (recordamos a Capel, que había jugado en EBA, llegó desde la EBA alemana y que solo duró unos partidos, para luego ser campeón con GBC). También hay casos así en otros equipos como Greven, que saltó de EBA a Lleida sin brillo, o en contrapartida Nevels, reciente fichaje de ACB. También da que pensar la facilidad con que en general se dan oportunidades a los jugadores extranjeros como apuestas de riesgo, y cómo cuesta dárselas a los nacionales para un puesto de importancia como este. La moda de bases extranjeros hemos visto que ha funcionado en varios equipos la pasada temporada, pero cada caso era diferente, y por ejemplo los bases que nos llegaron de la LPB 16/17 tampoco cuajaron: Novak dejó más sombras que luces en Oviedo y Ogungbemi cumplió pero no fue ese base estelar que se esperaba.

Está claro que Johnson es un jugador con buena ética de trabajo, que va a aportar mucho en defensa y dar ese plus de velocidad que le gusta al coach Arenas, pero ahora falta por ver si cuaja en la LEB Oro como lo ha hecho en Portugal. Sin duda, está ante una gran oportunidad, de esas para contar historias: en dos años, siendo extracomunitario, pasa de Primera Nacional catalana a LEB Oro, antesala de la ACB.

 

 

Anuncios