Primer equipo de LEB Oro en cerrar plantilla, y Carramimbre CBC Valladolid ha ido viento en popa, con ideas claras, apuestas sobre seguro y fichajes ilusionantes que no conocen la competición (Novas y Hayes), como repasábamos esta semana en un artículo, y anunciaban esta semana que querían cerrar con un fichaje estrella, y el jugador elegido es nada más y nada menos que el internacional suizo Jonathan Kazadi (1991 / 195 cm), incorporación que a lo mejor no entra en el cinco ideal de la LEB Oro, pero se disfruta que jugadores consolidados lleguen a esta competición.

Nacido en Berna, con 15 años se fue a Friburgo para formarse y jugar en una de las Academias de Baloncesto más prestigiosas de Suiza. Allí, debutó en la SBL en la 08/09, y desde la 10/11, integrado en el equipo, siendo desde muy joven una pieza destacada del mismo, con un rendimiento muy regular con el paso de las temporadas. Dos son las campañas decisivas: la 14/15, donde una lesión le dejó KO y solo disputó 4 partidos, y la 15/16, donde se salió, ganó la liga, fue el MVP de los playoffs y un jugador decisivo (13.1 pt, 4.8 re, 4.0 as). Era hora de dar el alto, y su destino fue nada menos que la ProA francesa, la 1ª división del país galo; Orleans apostaba por él en la 16/17, y tuvo un buen papel (22 mi, 6.9 pt, 3.2 re, 2.3 as), aunque una lesión en el pulgar no le dejó acabar la temporada.

La temporada 17/18 volvía su país, a Monthey, pero con una cláusula de escape, jugando solo 9 partidos (31 mi, 12.9 pt, 5.7 re, 3.7 as). Tras destacar en este corto período de tiempo, se fue a la ProB francesa (equivalente a LEB Oro), a Aix-Maurienne, donde la lesión de Devin Sweetney había dejado un hueco libre. Allí jugó 16 partidos (20 mi, 8.3 pt, 2.6 re, 2.0 as) en un equipo que imprimía ritmo con muchas rotaciones, hasta que una lesión del codo le apartó de las canchas. Como informan desde CBCV, esta temporada iba a jugar en su país, pero con la posibilidad de salir al extranjero, lo que ha sucedido, y así tendremos la suerte de verlo en Oro. Además es, desde hace años, una pieza clave de la selección suiza, donde siempre tiene un lugar y cada vez mayor rol.

Siendo sinceros, la nota de prensa de CBCV da gusto leerla, por su información y lo completa que es. Lo definen como “un jugador con buena talla y presencia física para la posición exterior que ocupa, ya que puede jugar de base y de escolta. El internacional suizo es un jugador potente a la hora de atacar la canasta, tanto para poder asistir a sus compañeros como para finalizar él mismo. Cuenta con una buena visión de juego y manejo de balón, también puede anotar tiros de media y larga distancia, faceta en la que está llevando a cabo un plan de entrenamiento especial a lo largo de todo el verano. Merced a su altura, el helvético es capaz de jugar de espaldas a la canasta. Al otro lado de la cancha, además, es bastante activo y cuenta con capacidad para hacerse con el rebote,lo que le hace ser un jugador muy completo”.

Para nosotros, Kazadi es un 2-1 interesante, un jugador de buen manejo balón, buena planta, inteligente y buena visión de juego. Con un buen dribbling para penetrar de forma elegante y exhibiendo potencia, su manejo hace que vaya bien hacia el aro y se sienta cómodo tirando de media distancia. Su debe, y por lo que no está en ligas de más nivel, es su tiro exterior, pero ojo con él en estático y con tiempo para lanzar. De ‘uno’ es un base con buen manejo de balón, que busca opciones, capaz de llevar a su rival al poste bajo para anotar, buen lanzador de tiros libres; aunque para nosotros su puesto natural es el ‘dos’, donde puede ayudar a subir el balón y generar juego a través del 2×2, con buena calidad de pase, siendo imaginativo y asociativo, lo que a veces le lleva a forzar situaciones y acumular pérdidas. En defensa, su buen físico y posicionamiento hacen que sea un jugador muy activo y que colabore, aunque a veces se carga de faltas por su intensidad; sus buenas condiciones físicas y lectura hacen que coja bastantes rebotes para un jugador exterior.

En definitiva, llega un jugador con experiencia en Francia al máximo nivel, y que teóricamente costaba pensar que llegara a la competición (a no ser a un equipo top). Un jugador que no se esconde, que asume, pero que tampoco necesita ser el referente, generando mucho juego y aportando en los dos lados de la cancha. Si logra esa progresión en el tiro exterior (está en buen sitio con Paco García como entrenador) y las lesiones le respetan, y si él quiere, claro está, es uno de los jugadores del CBCV que más va a sonar.

Anuncios