Viento en popa sigue Carramimbre CBC Valladolid. El último en llegar ha sido, nada más y nada menos, que un internacional austriaco como Carlos Novas-Mateo (1992 / 198 cm); de ascendencia dominicana, de hecho nació en Santo Domingo, se trasladó con su familia a Austria cuando apenas tenía siete meses. Su incorporación al cuadro carmesí eleva el nivel de un equipo que se ha asegurado la continuidad de piezas importantes y que se ha reforzado con nombres como el de Bradley Hayes, del que ya os hablamos hace unos días.

Novas se formó en Austria, en Viena, con un paso en Júnior por Alemania, y desde pequeño contó siempre para todas las selecciones austriacas de categorías inferiores. Su primer año de Pro lo jugó en la 10/11 en un equipo formador en Austria como era Arkadia en aquella época (Vay, Skurdauskas, Simonovski), pero no encontró hueco. De ahí pasó la siguiente temporada a la CBA canaria para continuar con su mejora individual y seguir así progresando como jugador.

Volvió a Austria en la 12/13, a un Gmunden donde era el combo forward de segunda unidad (a la sombra de Arnold, Murati o Poiger), y después de dos años se fue a Oberwart para ser titular (21 mi, 7.8 pt, 1.8 re). La temporada siguiente (15/16), la que debería ser la de su progresión, consiguió un contrato temporal en Arkadia de nuevo, pero solo jugó 11 partidos, y tras expirar su firma se fue a su país de nacimiento, firmando con Plaza Valerio (Torneo de Santiago, liga local); allí, incluso fue elegido en el Draft de la LNB dominicana, pero no llegó a jugar esa 2016. De vuelta a Europa (16/17), la liga elegida fue una Regionalliga alemana (equivalente a la EBA española) donde, en un equipo potente y con varios extranjeros como el Koblenz, cuajó una loable temporada hasta que se lesionó (15.7 pt, 3.9 re). Se recuperó para el final de temporada, y el verano pasado por fin debutaba en la LNB dominicana con Indios.

Esta pasada campaña (17/18) volvió a Austria, y el equipo que confió en él fue Wels, respondiendo Novas de manera inmejorable (26 mi, 13.4 pt, 3.0 re). Lo mejor fue que por fin pareció madurar como se esperaba de él, lo que le llevó al All-Star austriaco y a representar a Austria en la Fase de Clasificación para el Mundial 2019 (aunque solo 5 minutos de media para 1.8 puntos).

Novs es un jugador que lleva sonando un tiempo para recaer en España, y dominar el idioma supone un plus a la hora de los entrenamientos. Se trata de un jugador de equipo, un 2-3 físico, de buen salto, que domina bien el juego de media distancia a través de su potencia y que, paulatinamente, ha ido mejorando su tiro exterior, sobre todo en estático. Versátil, es ideal para un juego dinámico, de transiciones rápidas; buen definidor y seguro desde los tiros libres. Pero ojo, no es un jugador que venga a ser una referencia ofensiva, o generar de juego, es un jugador con margen de progresión que poco a poco se ha ido alejando del aro.

Para tener una opinión externa sobre él, contactamos con Lluís Pino para que nos diga cómo es su juego. Pino, actualmente en Venezuela haciendo rendir muy bien a un equipo muy joven como es Marinos, estuvo durante el transcurso de la temporada dirigiendo al Oberwart Gunners, equipo de la categoría donde jugaba Novas. Así lo ve el técnico español: “Carlos Novas-Mateo es un jugador con muy buen fisico para desempeñar la posición de tres, juega muy bien al contraataque tanto para finalizar con su mano derecha como para ejecutar con T3 abiertos. En ataque estático es capaz de anotar ‘catch and shoot’ tras ventaja generada, o atacar el aro por la derecha hacia línea de fondo. Defensivamente, es duro y tiene físico para ser constante en esa parcela; aunque puede jugar de falso ‘cuatro’, su verdadera posición es el ‘tres’ para sacar ventaja de su físico corriendo y en 1 contra 1”.

Vista la configuración de la plantilla, Novas viene a ocupar el puesto de Graham-Bell, y aunque sobre el papel son dos jugadores físicos, son diferentes: se pierde esa contundencia y rebote que aportaba el británico, y se gana versatilidad, tiro exterior y más registros de la mano de la nueva ardilla. Un nuevo “gladiador” que se suma a las huestes de Paco García, y que tendrá que ganarse sus minutos.

Anuncios