Siguen trabajando a buen ritmo en las oficinas de un Carramimbre CBC Valladolid que, tras asegurarse las renovaciones claves de Óscar Alvarado o Sergio de la Fuente, ya advirtió que intentaría hacer fichajes que subieran el nivel de la temporada pasada. De esta forma, ha presentando al norteamericano Bradley Hayes (1994 / 213 cm / 114 kg) como nuevo ‘cinco’ titular; de esta forma, Hayes se une a los fichajes de Seydou AboubacarÁlvaro Reyes y Mike Torres para la 18/19.

Se trata de un pívot que durante tres temporadas estuvo escondido en el banquillo de Georgetown, sin oportunidades. A pesar de no tener minutos, nunca pensó en irse a otro sitio, y siguió trabajando y absorbiendo en la disciplina de los Hoyas con un entrenador que le apoyaba y había estado en momentos complicados a su lado (como cuando falleció su padre). Y así, en la 15/16, fue la gran sorpresa, siendo el ‘cinco’ titular de Georgetown (8.7 pt, 6.7 re, 1.0 ta), cumpliendo en el poste bajo y con un interesante tiro de 3-4 metros hasta que una lesión en la mano lo detuvo. La sorpresa saltó cuando nadie lo esperaba, y la NCAA le garantizó un curso más, tras apenas jugar su primera campaña, por lo que Hayes fue fiel a Georgewton y decidió pasar su quinto año allí (Graduate Student). En ese quinto curso tuvo menor protagonismo, bajando de 21 a 13 minutos y perdiendo su rol de titular, con Govan en su lugar, con disminución de sus promedios (4.2 pt, 2.7 re) influenciado sin duda porque se perdió el inicio de la temporada.

Este último año, hizo que recalase en la ProA Alemana, equivalente a la Leb Oro española allí, en el Ehingen, pero a nivel grupal no fue una buena temporada, ocupando el equipo puestos de abajo, y con el dúo exterior americano Lacy-Bonifant como figuras, no acabando Hayes de destacar. A pesar de ello, el cinco americano promedió 23 minutos de juego, con 9.7 puntos y 6 rebotes, aunque jugadores como Yebo llamaron más la atención en la pintura en una liga de pívots potentes y rápidos.

La verdad es que el juego de Hayes, en esa combinación de altura, movilidad, muñeca y coordinación ha hecho que siempre nos fijaramos en él y que tuvieramos un video en nuestra base de datos como parte del seguimiento.

Para su tamaño es un pívot agil, que sigue bien las continuaciones en el pick and roll; sin miedo a luchar por la posición, y pedir el balón, intentando jugar de espaldas al aro, para terminar en un ganchito característico siendo capaz de salir por ambos lados. Además es un pívot que no tiene miedo a abrirse en la bombilla o en un lateral, porque tiene buen tiro de 3-5 metros. Es un jugador que se aprovecha muy bien de segundas opciones, va bien al rebote ofensivo y que con un base del estilo de Alvarado o Torres puede elevar sus prestaciones, ya que además lee el juego para forzar sus opciones cuando su rival es inferior físicamente. En defensa, ocupa mucho tamaño, rebotea por posicionamiento, pero pierde réditos en los desplazamientos y cuando lo sacas de su zona de influencia se diluye. Claramente a pesar de su altura, no es un jugador físico por lo que en ataque no es un gran definidor faltándole fuerza para terminar las jugadas, su manejo de balón es mejorable perdiendo balones tontos en ataque en ocasiones, y su juego de pies en el poste es mejorable, todo ello hace que sea más un jugador de equipo que una referencia ofensiva.

Vídeo de Zona de Básquet:

En defensa es un jugador que debe vigilar sus faltas personales innecesarias (limitan su tiempo de juego), puede sufrir ante jugadores explosivos y rápidos, o que le saquen de la zona; y también le puede faltar consistencia ante pívots con buenos movimientos en ataque. Otro aspecto importante es la mejora de su irregularidad, debiendo intentar dar un rendimiento más estable durante toda la temporada e incluso durante los partidos.

La temporada pasada los centímetros en el equipo pucelano los ponía Uta, pero su poco deseo a luchar bajo el aro le restó minutos y Paco García no pudo sacarle todo el jugo, además de tener de “center” titular a Jito Kok. Ahora cambia los muelles y explosividad de Kok, por otro jugador con más centímetros, más recursos en el poste bajo, más tiro de media distancia, pero sin la intensidad y el equilibrio que daba el holandés. Una apuesta diferente, que se une a un claro perfil de cinco por parte del CBCV al tener a Seydou y Hayes en la plantilla; pero si alguien puede sacarle todo su rendimiento si el jugador quiere, ese es Paco García, el entrenador de CBCV, por lo que quién sabe si estaremos ante uno de los interiores revelación de la Leb Oro 18/19.

 

Anuncios