Llega un nombre a LEB Oro que los amantes de la NCAA conocerán bien, y que ilusionará, seguro, a los aficionados de Levitec Huesca. Estamos hablando del ex BYU y ex ACB Tyler Haws (EEUU / 1991 / 193 cm), que recala en el conjunto altoaragonés para ser su máquina de puntos.

Haws fue un jugador que a base de trabajo y talento consiguió ser reclutado por Brigham Young desde Lone Peak HS. Tras un gran primer año (09/10), tuvo que hacer un impás en su carrera e irse de misión mormona a Filipinas. Cuando volvió, podía haber dudas, pero enseguida las disipó, consiguiendo tres temporadas consecutivas (2012-15) promedios de más de 20 puntos, algo que lo llevó a ser el máximo anotador histórico de BYU, por delante de nombres como Fredette o Danny Ainge, así como ser uno de los nombres codiciados y una posible elección del Draft ’15, aunque finalmente no fue elegido, pero sí tuvo su premio debutando en la Summer League de la NBA.

Su primera oportunidad profesional le llegaba en España (15/16), de la mano de Obradoiro (ACB), y enseguida el símil con Jayce Carroll salía en los medios por su origen mormón, posición e instinto voraz de anotación, aunque son bastante diferentes. Sin embargo, las expectativas no se cumplieron y el regusto que dejó fue más bien amargo (18 mi, 7.9 pt, 1.3 re). Su siguiente parada fue Polonia (Anwil, 16/17), y en una liga donde podía destacar, tampoco terminó cuajando (18 mi, 8.7 pt, 1.9 re).

La pasada campaña (17/18) empezó fuerte. Primero, probó en Italia, junto a otros jugadores, con Reggio Emilia, pero no pasó el corte; fue entonces cuando decidió irse a la G-League, pero el resultado fue el mismo: no fue contratado. Llegó entonces a la NBL canadiense, liga que empezó más tarde, y jugó allí 16 partidos con St John’s Edge antes de ser despedido en febrero (16 mi, 5.6 pt, 1.0 re).

¿Por qué Haws lleva tres años sin cuajar? Pues son esas dudas del baloncesto difíciles de resolver. Tal vez algunos de los motivos sean su físico, no ser primera opción en ataque como en la NCAA (donde gozaba de absoluta libertad), sus dudosas prestaciones en defensa o más allá de los puntos, o simplemente su fortaleza mental. Su conferencia NCAA no era ni mucho menos floja, y su calidad debe seguir ahí. Estamos hablando de un jugador que dominaba el juego de la media distancia (con o sin balón), saliendo de bloqueos para recibir y ejecutar, o él mismo con balón con su 1×1 en carrera (controlando su cuerpo); peligroso a campo abierto, era capaz de anotar desde lejos, aunque sin ser consistente, o incluso postear con movimientos que recuerdan al pasado. A veces, sin duda, forzaba demasiado los tiros, le faltaba algo de explosividad para acabar de ser un definidor nato y no se prodigaba en los aspectos que no eran anotar.

Sus tres temporadas han dejado un sabor amargo, pero ahora le llega la oportunidad de un equipo como el Levitec Huesca, el cual quiere que sea su referencia ofensiva, el jugador al que buscar para que anote puntos con o sin balón, para que así el nombre de Tyler Haws vuelva a sonar con fuerza. Por su parte, habrá que ver si consigue aumentar sus prestaciones defensivas, un aspecto donde su entrenador Guillermo Arenas no permite concesiones, como se ha visto otras temporadas, y ser fiable en el tiro exterior, así como sobreponerse a los duros marcajes de los equipos rivales. Sin duda, Haws supone un soplo de ilusión y esperanza para la parroquia peñista, y será uno de los jugadores a seguir en la próxima edición de la LEB Oro.

Anuncios