Hace una semana hablábamos de las primeras “sorpresas” de la LEB Plata. Siete días después es turno de la LEB Oro, que acaba de iniciar la segunda vuelta. Echamos un vistazo a los nombres propios de la competición que nos han sorprendido gratamente por su rendimiento en la primera vuelta. Dejamos fuera jugadores “teóricamente” estrellas, y a los U22 (ya os hablamos de ellos, pero habría que destacar a dos por encima del resto: Carlos Martínez y Atou Diagne).

Estos son los cinco jugadores “sorpresa” que hemos seleccionado:

CorralesGuille Corrales (’95 / 180 cm)
Cáceres Patrimonio de la Humanidad
16 pa, 27 mi, 5.4 pt, 4.1 re, 5.5 as, 2.8 ro, 12.4 val

Enorme primera vuelta la que el base verdinegro nos ha regalado hasta que una lesión le ha hecho parar. Hay que destacar también en el ‘uno’ a Josep Pérez, que ha estado top con el Prat cuando ha cogido el rol de titular, pero sobre Corrales se cernían dudas de si daría ese paso que necesitaba el equipo cacereño cuando Marco se fue y se fichaba al rookie Olivier. La respuesta no pudo ser más positiva. Sin perder sus virtudes de base revulsivo, añadió temple y dirección de juego, y ha sido uno de los pilares del conjunto de Ñete Bohigas. Rápido, es una “mosca” pegajosa en defensa, lo que le hace robar muchos balones que finalizan en canastas fáciles; lo da todo, imprime carácter y siempre lucha, de ahí su buena cifra de rebotes a pesar de su estatura. Sin malos porcentajes de tiro, es un playmaker de los de perfil pasador antes que anotador, y ahí es donde debe dar más. No suele realizar mala selección de tiro, pero necesita crear su peligro propio para seguir con su progresión y ser un base más completo.


AgadaCaleb Agada (’94 / 193 cm)
CB Prat
18 pa, 26 mi, 14.9 pt, 4.9 re, 2.5 as, 2.9 ro, 15.3 val

Llegaba en un chivatazo de Johnny Berhanemeskel (ex jugador de Arturo Álvarez), que había compartido equipo con él en el CIS canadiense (Ottawa). Un inicio espectacular de temporada, con apogeo frente al COB en la jornada 8, lo encaramó en la lista de anotadores. Sin embargo, los scoutings rivales han hecho hincapié en su juego y eso ha provocado que no anote con tanta facilidad como al inicio, aunque sus números actuales son similares a cuando era universitario, siendo la competición que disputa ahora mucho más exigente que aquella. Buen físico, versátil en las posiciones exteriores, es un gran defensor de manos rápidas y al que le encanta salir al juego abierto. Su potencia le hace penetrar con facilidad y de forma rápida, y aunque no es su fuerte también puede tirar desde fuera. Ayuda mucho en el rebote por su instinto y capacidad de salto, pero debe seguir madurando su lectura del juego y progresar en el tiro exterior. Tal vez pensar en niveles superiores sería para un rol de especialista actualmente, pero es un jugador a seguir y una de las sorpresas agradables de la competición. Si sigue evolucionando en la comprensión del juego y en sus debes, el nombre de este canadiense-nigeriano será recordado.


Edwards1Kedar Edwards (’93 / 196 cm)
Sáenz Horeca Araberri
18 pa, 25 mi, 12.2 pt, 5.0 re, 1.3 as, 1.9 ro, 14.2 val

Desde Brooklyn, gracias a su pasaporte de Guayana, llegó a Vitoria un jugador que no sonaba mucho en los mentideros de la NCAA. Ya se puede decir que ha supuesto un soplo de aire fresco. Habitualmente los equipos de la categoría buscan jugadores exteriores completos o especialistas defensivos o de tiro. Edwards abre fronteras con ese juego de ‘tres’ físico, potente, sin miedo a ir hacia el aro con buena capacidad de definición, complicado de frenar y con fuerte instinto al rebote (de hecho es el primer alero a tiempo completo en la lista de reboteadores). Sus ansias a veces le juegan malas pasadas, y todavía debe seguir su período de adaptación del estilo USA al europeo; su tiro exterior es su campo de batalla, pero debe abrirnos los ojos a que el perfil de jugadores como él puede ser muy útil en Oro, en vez de rechazarlo por sus carencias en el tiro.


Van WijkKevin van Wijk (’89 / 203 cm)
Levitec Huesca
17 pa, 31 mi, 15.4 pt, 7.6 re, 1.4 as, 2.4 ro, 19.8 val

La química entre el técnico peñista Guillermo Arenas y el neerlandés es evidente. Con el asturiano, van Wijk debutó en España de la mano de OCB tras su periplo NCAA; hasta ahora era su mejor temporada, y había aterrizado en nuestro país en aquella 2013/14 como un ‘cinco’. Su reconversión ha sido lenta pero segura, orientándose a la posición de ala-pívot, aumentando su peligro a través del tiro de tres para abrir campo, y en su quinta temporada en Oro ha estallado al reencontrarse con Arenas. Pieza clave de Peñas, el de Hoofddorp hace de todo: ataca el aro, rebotea, tira de fuera, defiende a muerte al pívot rival… Y todo ello con la garra que le caracteriza. Juega más que nunca, tira más que nunca y parece otro jugador. Está claro que, libre de problemas físicos y sintiéndose con confianza, puede adquirir el rol de líder y dejar atrás la irregularidad de sus actuaciones, sabiendo tapar sus defectos como la falta de explosividad o de desplazamiento lateral.


GatellEdu Gatell (’89 / 203 cm)
TAU Castelló
14 pa, 23 mi, 12.6 pt, 7.3 re, 1.4 ta, 0.7 ma, 16.2 val

Jugador trabajador como pocos, acumula unas cuantas temporadas en Oro a sus espaldas; tras tres años en Melilla como un jugador de equipo fajador que aseguraba buenos minutos de relevo, decidió este verano marcharse de la Ciudad Autónoma. El Amics Castelló de Toni Ten fue el equipo que apostó por él, y no se pueden arrepentir. A pesar de la competencia con un Kyle Rowley en estado de gracia, Gatell está dentro del TOP 10 de valoración, y es el quinto jugador nacional en este aspecto. Solo juega 22 minutos de media, y una lesión ha frenado su progresión, pero es un jugador que no deja de producir. Pese a no contar con un físico privilegiado y de centímetros para competir contra grandes torres, el catalán gana a sus pares por velocidad, fundamentos o juego sin balón. Su instinto para rebotear y cerrar segundas opciones, o su capacidad de intimidación con su buen timing (1.4 tapones por partido), hacen de él una joya a la que Ten le ha sabido revalorizar. Un jugador que hace vestuario, que va intentando más triples, y que probablemente es sabedor que una reconversión hacia el ‘cuatro’ sería lo mejor para su futuro.


Johan2

El asterisco como outsider podría ser para Johan Löfberg (’95 / 199 cm / 16 pa, 24 mi, 12.1 pt, 3.8 re, 1.3 as, 1.1 ro, 11.5 val). El sueco llegó a España sin tener minutos, pero destacó en OCB la pasada temporada; este curso, en las filas del líder Cafés Candelas Breogán, está siendo un puntal básico con su verticalidad, juego de media distancia y alta actividad.

Anuncios