Tras hacer oficial la continuidad de siete nombres, con solo dos de ellos interiores (Diagne y el Júnior Žižić), el filial blaugrana precisaba de jugadores para la zona. Desde la cantera zaragozana llega el internacional U18 Jaime Fernández, un Júnior con gran futuro, y hace unos días anunciaban la llegada del rookie Tyler Rawson (EEUU / 1996 / 208 cm) desde Utah.

Formado en HS en American Fork, fue reclutado por Southern Utah en la 14/15, donde no hizo una mala temporada (7.4 pt, 4.1 pe), pero quería ir un paso más y decidió bajar un peldaño e ir a un JUCO de la zona (Salt Lake CC) para progresar y mejorar. No le pudo ir mejor: se proclamó campeón de la NJCAA al vencer a Hutchinson CC de Ahmed y Pinder, siendo una pieza clave de su equipo junto a Conner Toolson (hijo del mítico Andy Toolson). Su buena temporada hizo que un equipo de una conferencia importante como Utah (Pac-12) lo reclutase, y tras un año Júnior (16/17) con minutos, pero a la sombra del NBA Kyle Kuzma en la pintura, fue en su año Sénior cuando cogió verdadero protagonismo. En esta 17/18 solo el base Bibbins le superó en minutos, jugando 31 minutos de media, con promedios de 10.8 pt, 6.8 re, 3.6 as y 0.9 ta, y progresando en el tiro, lo que llamó la atención de varios equipos NBA; a pesar de no ser drafteado ni estar en las quinielas, Orlando Magic contó con él para las NBA Summer League, jugando 4 partidos (14 mi, 4.0 pt, 1.5 re).

Rawson es un rookie que hubiera entrado en nuestros scoutings NCAA de no haber jugado la NBA Summer League. Sin duda, extraña su fichaje por parte del filial. En primer lugar, porque es un jugador norteamericano “sin una clara” proyección Euroliga en el momento actual, y no es un jugador que conozca Europa y vaya a aportar experiencia como en su día pudieron ser Barton o Laković. Tampoco es un jugador contrastado en la competición, como Gerun o Dago Peña. Pero lo bueno es que Rawson no es Koon, es mucho mejor que ese jugador que pasó sin pena ni gloria el pasado curso y la mayoría del tiempo anduvo con problemas físicos. Con Diagne por dentro, Rawson puede ayudar en el rebote y acribillar desde fuera. Un tipo de jugador que si hubiera fichado por casi cualquier otro equipo de la competición, estaríamos celebrando su adquisición. La duda es si tapará al aún imberbe Jaime Fernández, qué rol le dará Diego Ocampo y cómo se desenvolverá en su primer año en Pros.

Anuncios