Se van cerrando los huecos en las plantillas de LEB Oro. Muchos equipos ya tienen perfilado su plantel y, salvo alguna “ganga”, pocos movimientos más harán. Algunos equipos como Ourense y Palencia son los que cuentan con menos efectivos.

Hemos hecho, como cada año, la tabla de jugadores libres que jugaron en Oro la 16/17. Mirando los nombres, algunos son muy llamativos, sobre todo los nacionales. Que el mejor base de las dos últimas temporadas, Borja Arévalo, siga sin equipo, y sin encontrar un proyecto que le sea interesante, suena a pecado. El lunes, José Simeón nos contaba como cada vez se veía más lejos del baloncesto profesional. Otros bases nacionales sin equipo son todo un ex internacional como Víctor Sada (que pasó sin pena ni gloria por Oro), Agustí Sans (que hasta hace poco era considerado como una de las promesas nacionales), un veterano como Quique Garrido o un Joan Creus que cumplía con su rol en Coruña.

En el perímetro nos encontramos a otro veterano como Andrés Miso sin equipo, un jugador que aportaría saber estar y muñeca. Un jugador que puede dar polivalencia en el backcourt es Jorge Romero, como demostró en Marín. Luego hay jugadores que cumplirían muy bien en la segunda unidad como son Gerard Sevillano, o un Carlos Toledo que iniciará la pretemporada con el OCB.

En el interior de la zona, varios son los españoles sin equipo. Víctor Serrano es una torre que aportaría centímetros e intimidación cerca del aro. Un pívot con experiencia como Adrián Laso también sigue libre, al igual que un jugador (Fede Uclés) que siempre imprime un nivel de lucha más a sus equipos y continúa en progresión (reforzará entrenos de pretemporada de Breogán). Falta saber también qué harán otro dos veteranos: el gladiador Alfons Alzamora (una institución en Lleida) y Mr. Ascenso Jorge García (que hace poco hablaba con Cordópolis).

Si miramos entre los jugadores extranjeros, dos que cuentan como cupo son los que más sorprenden: el shooter Nikola Rakočević (que sigue sin equipo tras su campaña de revalorización con Cáceres) y un interesante, pero irregular, Jhornan Zamora (que jugó este verano en Colombia y fue MVP de la final).

Mantener a Derksen en Oro parece un imposible, pero retener a jugadores como Nemanja Mitrović o un Gabe Rogers ya adaptado a las ligas españolas, sería muy interesante. En la pintura, Mike Fakuade se orienta hacia otras ligas, pero interiores como Filip Toncinic, el búlgaro Aleks Simeonov o el brasileño Leo Demetrio, podrían tener hueco, por no hablar de un Paul Jesperson que entre el 4 y el 3 daría rienda suelta a su muñeca. Casos como Deividas Busma, Mirza Bulic o Jason Cain deberían ser analizados individualmente según las necesidades del equipo.

Capítulo aparte serían aquellos jugadores que se dispondrán a jugar su segundo año profesional y cuyo rendimiento ya analizamos en un artículo previo. Brandon Brine sería un refuerzo muy interesante; JC Fuller y Andre Norris tampoco tienen destino.

Anuncios