Si en una de las primeras entregas de Radar ZdB hablábamos de Malovec, el niño prodigio del baloncesto eslovaco, qué decir de Jakub Nečas (2004 / 201 cm), su homólogo checo. Un jugador que sorprendió el pasado curso, cuando irrumpió en la primera división checa con su equipo de siempre, Brno, donde su padre actúa de presidente, y que tras sus apariciones en ANGT y en los European Challengers de la FIBA no ha parado de dejar de llamar la atención, refrendado con su buen inicio de temporada.

Formado en las escuelas de Brno, siempre ha jugado en categorías por encima de la edad que le correspondía y ya en la 17/18 compaginaba categoría infantil y cadete con buenas medias. La 18/19, siendo cadete de primer año, fue su primera de exposición internacional, destacando en la liga checa U17 (7.8 pt), en la EYBL U15 (14.5 pt) y, sobre todo, en verano en el Europeo de 2019 con la U16 checa (10.7 pt, 6.0 re). La temporada de la pandemia nos privó de verle más, pero esa 19/20 había debutado siendo cadete en la primera división checa (3 pa, 14 mi, 2.3 pt), mientras que a su nivel seguía rompiendo moldes, como en la competición checa U17 (16.7 pt). La pasada campaña 20/21 su exposición internacional crecía todavía más y varios scouts ya le seguían la pista.

No sería para menos. Dejó buenas actuaciones en la NBL checa (30 pa, 16 mi, 5.0 pt, 3.0 re), con buen papel en los playoffs. Participó en el ANGT de Estambul (13.3 pt, 9.5 re, 4.3 as), siendo integrante del quinteto ideal, y cuajó otra gran actuación en los European FIBA Challengers U18 (13.6 pt, 7.6 re, 2.6 as). No extrañó que los equipos se interesasen por él, recibiendo incluso una oferta del poderoso Barcelona, que le ofreció un 3+2 que el checo desestimó a pesar de su estancia en la Ciudad Condal; la oferta era de un año en el EBA/Júnior y luego salir cedido, algo que no convenció a Nečas, que decidió permanecer en casa. Esta 21/22 ha seguido progresando a su ritmo y, con plena confianza en Brno en su último año de júnior, continúa a un gran nivel (21 pa, 23 mi, 6.9 pt, 4.0 re, 1.3 as).

Antes de profundizar en su juego, lo primero que hay que comentar es que para que un júnior juegue en primera división, y no lo haga mal, es que algo tiene que tener. Claramente no es el mismo Nečas cuando le hemos visto en Europeos o ANGT, que el de la liga checa, donde ya juega contra hombres y no niños. Consciente de esto, y de sus cualidades, vamos a intentar describir lo que hemos visto de él jugando en la NBL, que es un nivel más real. Lo primero es su puesto: es un exterior zurdo versátil, con mucho que desarrollar aún en el plano físico, pero buenos muelles y brazos largos, actuando en la liga de swingman (su futuro).

Tres suelen ser sus vías de anotación. La mayor parte de sus puntos llegan a través del catch and shoot; es un jugador que sabe posicionarse y ocupa muy bien las esquinas o 45º para recibir y anotar de tres. No se le puede considerar un tirador y, aunque no tiene una mala mecánica en cuanto a ejecución y rapidez, es mejorable su postura y su criterio de lanzamiento. Está claro que si a esta edad ya ejecuta así, solo por repetición acabará ganando fiabilidad (30% T3). Otra vía de anotación es el juego en transición, pues sale muy bien corriendo tanto subiendo el balón como a campo abierto, consiguiendo puntos fáciles. La tercera vía es su juego sin balón y las puertas atrás (sabe usar los espacios y eso le beneficia para anotar). Su campo de batalla es su juego de P&R: pocas veces le verás intentar un 1×1 en nivel sénior hasta ahora (algo que en categorías de formación sí ha hecho y con “facilidad”). Puede penetrar por su amplia zancada y puede manejar el balón, pero lo hace en situaciones donde saca ventajas a su defensor. Y aquí viene otro punto débil: cuando llega a canasta la falta de fuerza le condiciona para definir.

Entiende el juego, y en Brno, con buena circulación de balón, Nečas no tiene problemas para ser uno más y asistir. Otro aspecto que me llama la atención es la cantidad de faltas que saca a sus rivales, a los que araña muchas faltas tontas porque o bien le ven “joven-débil”, o siempre está en el sitio adecuado, llegando el defensor tarde en un rebote, en la salida de balón, en una circulación… La defensa tal vez sea uno de los puntos más agradables, porque es algo de que los jóvenes “suelen pasar” y donde el joven checo cumple. Todavía tiene pecados de juventud, pero tiene brazos largos, sabe leer, aguanta los intercambios y hace buenas ayudas con su rapidez de pies en el movimiento lateral, a pesar de que ante jugadores físicos sufre. Su forma de ver el baloncesto le hace ser un buen reboteador e incluso tiene timing por su envergadura para taponar.

En resumen, Jakub Nečas es aún un proyecto en formación y con camino por recorrer. Su mejora física le abrirá/cerrará puertas. Tiene cualidades, entiende el baloncesto y acabará siendo un tirador fiable, pero en el baloncesto moderno cada vez se buscan jugadores más globales y esto es algo que puede perjudicarle si no da ese salto cualitativo, además de valorar si sale de su zona de confort.


NOTA. Cabe recordar que servidor es simplemente un aficionado al baloncesto, sin formación como entrenador o jugador. Mi único objetivo es fomentar la información sobre el baloncesto y este artículo dista de ser un informe de ojeo o de ‘scouting’, algo que debería ser de remuneración a verdaderos profesionales.