Si llevas años siguiendo el baloncesto añorarás aquellas míticas ligas de verano de ACB que se jugaban en Fuenlabrada o Alcoy: canteras que probaban jugadores, jóvenes que querían asomar la cabeza o agentes libres del mundo buscando destacar… Ahora se podría decir que recogió el testigo esa concentración de jugadores llamada ACB Academy. Poco a poco esas ligas se fueron desapareciendo, pues la globalización ha hecho que los jugadores americanos tengan múltiples ligas en su propio territorio fuera de las Summer League de la NBA. Por ejemplo, Boris Balibrea (entrenador del Wetterbygden Stars sueco) se irá al Connected Sports Showcase LV, mientras que Xevi Pujol (entrenador ayudante del Manresa, ACB) se irá a la KPA Vegas Summer League. Por no hablar de jóvenes jugadores y prometedores valores de las canteras como Alonso Faure (Valencia), Sebaastian Andersson (Zaragoza), Carlos Fuentes (High School estadounidense) o Ibrahim Magassa (Torrelodones), que formarán parte del Team Skywalker AAU en el Torneo Big Foot Hoops de Las Vegas, por poner un ejemplo.

En este oasis, iniciativas como la Gran Canaria Summer League deben ser bienvenidas y felicitadas por llegar a su décima edición hace unos días. El apoyo de patrocinadores, el empeño particular de personas como Rafa Calvo (que hablaba para Canarias 7) o la vinculación con la Federación Insular de Baloncesto de Gran Canaria lo hacen posible.

Con la mayor parte de los jugadores locales buscándose un hueco al lado de jugadores contrastados como Óscar Alvarado o Christian Díaz, destacan varios agentes libres internacionales en busca de un hueco y equipos de jóvenes canteras como la del Grana. Esta edición ha tenido todavía un mejor cartel al contar con el equipo de CBA La Matanza, prestigiosa academia de formación de jugadores que ha mandado un largo listado a la NCAA, y, sobre todo, con la selección U19 de Senegal, con varios jugadores pertenecientes a canteras españolas.

Sin embargo, lo más destacable de este evento han sido dos actividades paralelas: el III Clínic de entrenadores de baloncesto, que contó con Xavi Pascual y Kim Hughes (entrenador con 15 años de experiencia en NBA y especialista en hombres altos); y el Youth Camp, que consiste en un clínic de baloncesto dirigido a todos los niños y niñas de todos los clubes de la isla.

Volviendo a la competición, durante cuatro días seis equipos disputaron un torneo (primero en grupos y luego en enfrentamientos directos según la clasificación del grupo). El ganador ha sido un equipo de agentes libres, Gatorade, donde ha brillado el MVP del torneo Óscar Alvarado, un base total que quiere derribar la puerta de la ACB y del que ya hemos hablado en profundidad. Le acompañaban jugadores como Alberto Artiles (U22 de Enrique Soler), el NCAA español Gonzalo Muñoz o buenos valores canarios como Jeremy Lorenzo y Marcos Mariani. Junto a Alvarado brillaron el rookie sudanés Akoy Agau (ex SMU y Louisville), el francotirador Dillon Avare (Eastern Kentucky) o un Ben Page que repetía experiencia. En la final se impusieron por 82-73 a Senegal U19. Ojito a esta selección de proyectos que se forman cerca nuestro. Khalifa Diop se llevó el título de máximo reboteador del torneo tras ser uno de los mejores júniors de toda la Liga EBA. Su compañero en la pintura fue nada menos que Ibou Badji, la nueva torre del Barça; Biram Faye (muy destacado en Plata con Óbila) o el madridista Amar Sylla (Júnior/EBA) también estaban en el combinado senegalés. Además de ellos, los jóvenes Pierre Sene (Unicaja) y Pape Sow (Baskonia) y un nombre a seguir junto a la pléyade española: Jean Jacques Boissy (NBA Academy).

El tercer puesto fue para CBA LA Matanza, que estuvo sustentado por la gran actuación de su combo guard, El Hadji Omar, a la postre máximo anotador del torneo, de buen físico, vertical, con dotes ofensivas y que ya es internacional absoluto por Senegal. Le acompañaron Serigne N’Diaye, uno de los U22 más destacados de la EBA y con pasado en la academia, y Javier Valeiras (NCAA); ayudaron los hermanos belgas Janssens, un joven del 2000 como Andrés Andrade y júniors como Strikker (’01) o Assane Mbaye (’04 / 218 cm).

Cuarta posición para Café Ortega, al que el dúo Christian Díaz (Breogán) y Víctor Aguilar (Miraflores B) no consiguió llegar más lejos pese a estar rodeados de buenos jugadores como Carlos Apolinario (Azuqueca, Plata), el rookie Michael Baez (NCAA-DII), Kaleb Warner o Vonte Montgomery.

Quinto fue un Gran Canaria muy nacional, con repartición de minutos para los Paulo Rodríguez, Lázaro González, Bernàcer, Serrano o Ardanza (los dos últimos, júniors). Último lugar para Elite Sports TC, con mucho jugador joven como Carlos Cazorla, el base Jorge Almenara (’00 / MVP de la final de Primera Nacional canaria) o una torre checa como Kurmisky.