Se encontraba Liberbank Oviedo Baloncesto algo cojo en la rotación tras la lesión de larga duración de Matti Nuutinen (ya renovado para la temporada venidera) y la salida del U22 Josep Puerto de vuelta a su club de origen, Valencia, por sus continuas dolencias de espalda. Aunque el fichaje de Spieth, aún sin demostrar nada, llenó un hueco, los minutos de la décima ficha seguían siendo para Alonso Meana, base del 2000 del filial que ha cumplido dignamente. Parecía que no encontraba el jugador adecuado, pero el inminente cierre del mercado ha hecho que la escuadra asturiana haya apostado por Bryce Douvier (1991 / 201 cm).

Douvier nació en Austria porque su padre, americano, jugaba como profesional en dicho país. Tuvo buenas medias en su época de High School y Prep, y Northern Colorado lo reclutó en NCAA-DI, pero tras dos años (11-13) sin mucho protagonismo pidió transfer para Texas A&M CC (14-16), previo año Redshirt, y en los Islanders sí tuvo protagonismo, fue titular y registró buenas medias (23 mi, 10 pt, 6.7 re) en su temporada Sénior. Era hora de saltar al profesionalismo y con su doble pasaporte austriaco/estadounidense era más sencillo, a pesar de no venir de una conferencia potente. Su debut fue en el Ovarense portugués (16/17), donde fue uno de los jugadores que más llamó la atención en la liga (15.2pt, 9.1re), dando un salto de calidad hacia Serie A2 italiana, en Treviglio (17/18), donde su buen hacer tras 15 partidos (16.4pt, 7.8re) hizo que un equipo legendario como es el Aris de Salónica se fijara en él para el segundo tramo de la temporada, siendo en tierras helenas un jugador de segunda unidad (13mi, 4.7pt, 3.7re) y disputando competición europea.

Con este caché, el Quimper de la ProB francesa lo firmó el pasado verano, pero no estaba siendo una buena temporada para el austriaco, que, con el equipo en la zona baja, cumplía (17mi, 7.4pt, 2.7re) aunque alejado de la titularidad por Mondesir y el angoleño Valdelicio, al que se relacionó con el Cáceres antes del fichaje de Dan Trist. Ahora, tras jugar la ventana FIBA con Austria llega a la LEB Oro.

Como jugador se trata de un cuatro de calidad que ha progresado en su estancia en Europa, con manejo de balón, capaz de lanzar desde el triple aunque no se prodiga y no es su mejor cualidad. Cada vez más efectivo en la zona, con movimientos en el poste, sabe sacar provecho de su fuerza y velocidad para lo que es su físico, o intentarlo desde la media distancia. Uno de sus puntos fuertes es que va muy fuerte al rebote, y dos características que vienen como anillo al dedo a la escuadra de Javi Rodríguez: es luchador (algo que parece básico este año en OCB), y es capaz de continuar la jugada en forma de pase (otro aspecto básico en el extrapass de los ovetenses). Otra virtud es la seguridad en los Tiros libres (80% para arriba), algo siempre valorado en los interiores.

Debe seguir trabajando la consistencia de su tiro, y su trabajo en el poste, así como subir su rendimiento cuando no es primera espada. El OCB tras no encontrar un 3/4 como Matti en el mercado ha apostado por una versión más interior. Aunque la nota pone que es alero, yo nunca lo ví en tal tesitura aunque eso no es señal para que juegue ahí y lo haga bien. La pasada jornada Rosa ya tuvo minutos al tres alto, sin mucha incidencia en el juego puede ser una buena opción en el tres, hasta que Spieth coja galones con merecimiento o continuar con la versión más vista de jugar con tres pequeños.

El fichaje de Douvier refuerza al conjunto ovetense en varios aspectos: es buen reboteador algo donde sufre los Ovetenses; te aporta una rotación interna más sin bajar la intensidad en defensa en un equipo que a veces se quedaba justo por dentro porque hacen muchas faltas, y es un arma más para defender el bloqueo directo ya que es un jugador que en determinados momentos puede emparejarse con alguien más pequeño.

A cambio se quedan solo con un tres puro y no acumulan más tiro exterior aunque el triple parece que no es un problema para el OCB. Además a diferencia del curso pasado, donde los asturianos trajeron jugadores de cierto pedigrí (Vrkic, Carlson) pero fuera de ritmo totalmente, Douvier ha estado jugando hasta ahora. Falta por ver su adaptación y rol a un equipo con ideas muy claras y un estilo muy definido.

 

Anuncios