Hoy en Zona de Básquet no estamos para hablar de las virtudes y de la calidad que atesora nuestro protagonista en su juego más allá de los números, sino para repasar con él su presente y futuro, así como el de las competiciones. Un chico que se formó en los Maristas de Logroño, siendo luego reclutado por Clavijo, donde creció hasta dejar de ser el jugador de la casa que era para ser el mejor base de la liga; saldría de su zona de confort para volver a repetir título honorífico con el TAU Castelló y ser considerado por esta web como uno de los bases Top10 de la LEB Oro 16/17. Con estas pistas, cualquier seguidor LEB sabe de quién estamos hablando. Hoy charlamos con Borja Arévalo, al que nos dirigimos para saber, entre otras cosas, qué ha sucedido este verano.

Zona de Básquet – Principios de octubre, las LEB ya han arrancado y Borja Arévalo sigue sin equipo. Como aficionado cuesta creer que no hayas tenido ofertas. ¿Qué ha sucedido realmente este verano?

Borja Arévalo – En primer lugar, muchas gracias y enhorabuena por el trabajo que hacéis por el baloncesto español, soy un gran fan de vuestra cuenta (@zonadebasquet).

El año pasado, después de un par de años complicados en Logroño, decidí que quería jugar fuera de casa, sin importar el lugar ni el aspecto económico. Por suerte, encontré un buen sitio como Castellón donde he disfrutado del baloncesto como no lo había hecho nunca. El año, sin ser excelente, fue bastante bueno tanto en lo colectivo como en lo individual, y tuve la suerte de encontrarme con muy buenos entrenadores y compañeros de los que he disfrutado mucho, a pesar de que siempre hay excepciones. Durante este verano he tenido muchas ofertas, en España y fuera, y agradezco mucho el interés que han mostrado en mi todos estos equipos, pero por una razón u otra no ha habido ninguna que me haya gustado como para decidirme. No creo que hayan sido malas ofertas ni mucho menos, pero ninguna ha hecho que merezca la pena volver a hacer las maletas de nuevo.

ZdB – ¿Cómo te sientes ahora mismo cuando te das cuenta de que el mejor base estadístico de la pasada LEB Oro no tiene equipo?

BA – Me siento genial, la verdad… Este verano no tenía ningún tipo de presión. Tenía claro lo que quería y como lo quería. Y también tenía la tranquilidad de tener un plan B. Creo que seguiré recibiendo ofertas ahora que empieza la temporada y algunos jugadores no acaban de convencer, pero mi idea sigue siendo la misma.

ZdB – El pasado verano experimentaste una situación similar, cuando la marcha de Servera a la ACB te dejó el hueco del TAU Castelló.

BA – Creo que ese fue un caso anecdótico. Tuve suerte, porque si Miki no se hubiese ido yo habría tenido que coger otras ofertas que no me gustaban nada.

ZdB – Parecía que en Castellón habías estado muy cómodo al lado de Toni Ten, ¿no hubo propuesta de renovación o no se llegó a un acuerdo con el TAU Castelló?

BA – Como ya he dicho, estoy muy agradecido de haber jugado en Castellón. He tenido la suerte de conocer a grandes personas como Edu Durán, Fede Uclés, Sergio Rodríguez, Joan Faner, Alberto y un largo etcétera. Con Toni también conecté muy bien. Creo que entendemos el baloncesto de forma parecida, y por encima de eso creo que alcanzamos un nivel de confianza que yo no había tenido con ningún otro entrenador, sobre todo porque es muy buena persona. Antes de acabar el año hablé con él de las posibilidades del año siguiente. En primer lugar le dije que no tenía claro qué quería hacer, porque acababa de terminar el Máster y la situación del baloncesto en España ya sabemos todos la que es. Aun así, yo quería intentar dar el salto a ACB, que creo que debe ser el objetivo de cualquier jugador de LEB, pero tenía claro que si me quedaba en LEB quería que fuera en Castellón. Por las circunstancias y los tiempos del mercado de fichajes finalmente no tuve nada importante en ACB y Castellón cerró el puesto de base relativamente pronto. Les deseo mucha suerte, tengo buenos amigo allá y confío en que seguirán creciendo durante los próximos años.

ArévaloTAU
TAU Castelló

ZdB – Para dar ese salto, ¿no te planteaste hacer como otros jugadores que se incorporan a la pretemporada de un ACB con la esperanza de hacerse un hueco en la plantilla?

BA – No quería llegar a ese punto, aunque reconozco que no hubiera sido una mala opción. Un par de equipos quisieron contar conmigo para reforzar sus entrenamientos en pretemporada, pero las escasas posibilidades de poder entrar en el roster del equipo han hecho que siga entrenándome en Logroño.

ZdB – Hace ya unas semanas cambiabas de compañía de representación, firmando por Duran Management. ¿Es tan complicado como parece este mundo oculto de intereses?

BA – En todos los deportes hay muchos intereses ocultos, pero es algo que siempre ha existido y que no va a cambiar. Por eso es tan importante intentar rodearte de gente que luche por tus intereses como lo harías tú. Firmé con Duran Management por FJ Martín, porque lo conozco desde hace mucho tiempo, es muy buen tío y porque creo que es el más indicado para conseguir lo que yo quiero en estos momentos.

ZdB – La vida da muchas vueltas, y quizá sea pronto para pensar en todo esto, pero ¿te ves reenganchándote a un equipo a mitad de temporada o más bien tomándote un descanso para volver en una temporada venidera?

BA – De momento sigo con la misma idea. Sigo entrenando en Logroño con mis amigos del Logrobasket mientras hago otras cosas que también considero importantes. En caso de que llegue una oferta que considere importante la valoraré.

ZdB – En 2015 antes de ser durante dos años el mejor base según las estadísticas de la FEB, comentabas que eras Ingeniero Agrícola antes que jugador de baloncesto, ¿sigues pensando lo mismo casi dos años después?

BA – Después de licenciarme me gradué y ahora acabo de terminar un Máster. Yo siempre he pensado que la parte más importante de un plan A es tener un plan B y un plan C. Por eso para mí siempre ha sido muy importante seguir formándome y no abandonar nunca los estudios. Al fin y al cabo, el baloncesto puede durar 10-15 años, pero la situación laboral de los jugadores que no quieren seguir dedicándose al deporte una vez acabada su carrera es muy complicada, razón por la cual cada vez más jugadores compatibilizan el baloncesto con los estudios.

ZdB – Pensando en ese futuro, ¿vas a seguir formándote en tus estudios, te planteas abrir nuevos proyectos, o simplemente quieres descansar y resetear?

BA – Yo sigo formándome. Actualmente estoy comenzando un proyecto bastante interesante. Creo que en la vida no hay que parar de moverse y hacer siempre las cosas que de verdad te hacen ilusión.

ZdB – ¿Qué nos puedes contar de esas ofertas del extranjero que nos mencionabas?

BA – Como decía, después de descartar la ACB, el extranjero ha sido mi primera opción. He tenido ofertas de Italia, de Francia, de Alemania y alguna más exótica, pero siempre ha habido algo que no me ha convencido como para irme. El baloncesto en España está en una situación lamentable. Si hablamos de la LEB y excluimos los 8-10 equipos que pueden tener opciones de entrar en playoffs, el salto deportivo y económico con los equipos de abajo es brutal. A mí me hace mucha gracia cuando la gente pone el grito en el cielo porque no aceptan a según qué equipo y luego te enteras que sus jugadores están cobrando una media de 500 euros. Lo siento mucho, pero mi opinión es que en la LEB solo debería haber equipos que cumpliesen unas condiciones mínimas en cuanto a salarios y condiciones generales para los jugadores. Si es necesario que haya 14 equipos pues es una pena, pero claro, eso significaría menos ingresos para la FEB y entonces es inviable. Pero no solo la FEB tiene la culpa. El año pasado el número de equipos se incrementó en dos, que son 4 jornadas más, y el calendario fue prácticamente el mismo, con varias jornadas intersemanales en la primera vuelta para que los clubes no tengan que pagar más dinero a sus jugadores.

Con todo esto quiero decir que tanto la FEB como la mayoría de los clubes miran por sus propios intereses, y por eso los jugadores tenemos que darnos cuenta de que el único elemento sin el que no puede haber baloncesto es sin nosotros. Por ello es necesario que todos los jugadores españoles se unan, porque al 95% de los extranjeros les va a dar todo igual, pero sin jugadores españoles no hay liga. Si por mí fuera, mandaría a todos los jugadores a la huelga hasta que no se firme un convenio colectivo jugadores-LEB en el que se dejen claras las condiciones mínimas, porque parte de la culpa también es nuestra por quedarnos tan callados.

ZdB – ¿Cómo crees que, aunque la LEB Oro y su organizador (la FEB) no sean una patronal, se puede llegar a ese acuerdo para que todos los jugadores tengan unas condiciones mínimas?

BA – Creo que ya es un poco tarde, porque ya ha empezado la competición. Pero si todo sigue igual, los jugadores españoles deberían ponerse de acuerdo al finalizar la liga para exigir el cumplimiento de unas condiciones mínimas que ya se cumplen en la mayor parte de los países.

ZdB – ¿Cómo ves la LEB Oro? Está claro que el hecho de que haya ascensos y descensos es un punto satisfactorio, pero la competición sigue deteriorada, sin patrocinador, sin televisión, sin buenas condiciones, y tal vez con una mayor fuga de talentos.

BA – Lo de los ascensos habrá que ver cómo se queda… En cuanto al resto, creo que ya he dejado clara mi opinión antes: me parece una liga muy castigada por la ineptitud de unos cuantos. Confió en que ya hayamos visto lo peor, pero desde luego ahora no son muchos los jugadores, tanto españoles como extranjeros, que pondrían la LEB oro entre sus preferencias.

ZdB – ¿Cómo se mantiene un jugador profesional a tono todo este tiempo sin estar en la dinámica de un equipo en pretemporada (campus, partidos en combinados, giras por China…)?

BA – A mí me gusta mucho trabajar en verano. Este año tuvimos la suerte de jugar unos partidos de post temporada en China, donde compartimos muy buenos momentos. A mí en particular me vino muy bien porque llevaba casi un mes y medio sin jugar y la última parte de la recuperación de la pubalgia la hice allí con Vicente, nuestro fisio de Castellón, que estuvo pendiente de mí durante todo el viaje.

ChinaArévalo
Sergio Rodríguez, Fede Uclés, José Simeón y Vicente Monfort (fisio) junto a Borja Arévalo en China

ZdB – Antes de terminar, ¿crees que las diferentes lesiones que has tenido en tu trayectoria, que por momentos te han lastrado aunque siempre has intentado darlo todo, han variado tu forma de jugar?

BA – Las lesiones forman parte del baloncesto. Durante los 9 años que he jugado he tenido dos lesiones importantes. Un esguince del ligamento externo que hizo que no estuviera al 100% en Logroño durante el primer año sin Jesús Sala, y una pubalgia que me hizo bajar un poco el nivel durante la segunda vuelta del año pasado. Por suerte, siempre he tenido a mi lado grandes fisios como el Mítico Vicente en Castellón y Miguel Moreno en Logroño (una referencia en España en fisioterapia deportiva). También he tenido la suerte de trabajar con grandes médicos como Chema Urraca en Logroño. En Castellón, por desgracia, la figura del médico era prácticamente inexistente.

ZdB – Muchas gracias Borja, esperemos que el tiempo ponga las cosas en su sitio.

BA – A vosotros, un placer compartir este rato tan divertido.

Anuncios