Llega a LEB Oro, gracias a Actel Força Lleida Brano Djukanovic, un joven escolta serbio, nacido en 1995 de 194cm, internacional en categorías inferiores con cierto pedigrí, y que la pasada temporada consiguió el título honorífico de máximo anotador de la KLS (liga Serbia). Tras unos buenos años como Júnior, el paso a Sénior le costó más, y pasó por varios equipos sin excesivo protagonismo (Radnicki, FMP) y hace dos años llegó al Metalac. Tras una primera temporada allí (15/16), donde el equipo jugaba Liga Adriática y era un jugador con rol de segunda unidad. La pasada campaña, Metalac sufrió bastantes cambios, con una remodelación a la baja, y Đukanović asumió galones “rompiendo” con unas medias de 21.6pt, 2.1re, 1.6as en 34min, en un Metalac que quedó 9º de 14 equipos en la primera fase de una KLS sin los mejores 4 equipos serbios, que entran en una segunda fase con los otros 4 mejores de esa Liga Regular. Por lo cual el título de máximo anotador de la primera fase, debe ir entrecomillado, porque prácticamente los mejores jugadores de la KLS se los dividen los potentes equipos que participan en la liga Adriática.

brano
Dorde Dokovic

Para saber como juega Đukanović, le preguntamos a @dopo4 (Basketball Scout de Inspiring Athletes Management), y nos comenta lo siguiente:

Brano Đukanović vivirá su primera experiencia profesional fuera de su país y lo hará en España. El Actel Força Lleida anunció la incorporación del escolta serbio, que disputó las dos pasadas campañas en las filas del Metalac Farmakom, equipo con el que disputó la liga Adriática en 2015-16 y solo la liga serbia en la pasada campaña.

Đukanović tardó en encontrar su sitio, ya que en el FMP no pudo contar con minutos de inicio debido a su juventud, y la posterior fusión del club con el Crvena Zvezda, convirtiendo al equipo en filial de los de Belgrado, no fue la mejor noticia para este escolta serbio. Así decidió pasar al Metalac, donde firmó en 2015 y, aunque en su primer año apenas dispuso de minutos, ha sabido aprovechar la primera temporada en la que han puesto la confianza en él.

En esta pasada campaña, Đukanović se destapó como un excelso anotador, liderando estadísticamente la liga con 21.6 puntos de media, con un destacable 38% en triples. De esta manera, el joven escolta serbio dejaba entrever el potencial que atesora, y que lo convirtió en habitual en las convocatorias de las categorías inferiores de la Reprezentacija.

De la misma generación que Rebic o Guduric, Đukanović ha demostrado siempre ser un jugador realmente completo. En el NIJT de 2013 se destapó como referente ofensivo, dejando buenas muestras de su talento, pero si algo sorprendió realmente fue su capacidad defensiva, con un rápido desplazamiento lateral.

Đukanović, 10 blanco – 14 puntos vs Spartak

Ahora, llega a una LEB Oro donde puede ser referente ofensivo si se adapta a la perfección. Físicamente destacada, no solo por altura, donde con su 1.95 destaca, sino por su primer paso y una buena capacidad en su tren inferior para romper a su par y finalizar con ambas manos. Este es, desde luego, su primer rasgo a identificar, pues Brano Đukanović siempre buscará el aro como primera opción.

A su capacidad física se le une una más que aceptable manejo de balón, una buena lectura del pick’n’roll y habilidad para lanzar después de bote o asistir. Tiende a botar siempre con mano derecha, al ser su mano dominante, pero sorprende con un buen cambio de mano por delante que suele romper al defensor.

Además, Đukanović destaca por su lanzamiento exterior. Una rápida mecánica de tiro y un rango a tener en cuenta son sus principales bazas para anotar desde más allá de la línea, lo que lo convierte en una amenaza ofensiva realmente completa. Es capaz de lanzar en catch and shoot, con oposición, después de bote, en carrera, cuando suena la bocina… un peligro constante para los rivales desde el triple.

Para concluir, Đukanović es capaz de ofrecer también garantías defensivas. Si bien no es un buen reboteador, ni tiene una buena lectura o colocación para el mismo, sí que es capaz de aprovechar sus virtudes físicas para frenar al rival. En categorías inferiores llegó a ser considerado un buen stopper, gracias al dominio físico, y aunque no ha logrado trasladar todas sus capacidades al baloncesto profesional, sí que cuenta con un buen desplazamiento lateral para poder frenar a su par. Es capaz de robar balones a su par, aunque casi siempre forzando el error más que por tener un buen timming para meter la mano sobre el bote o al leer línea de pase.

La gran duda que ofrece el escolta serbio gira, principalmente, por su adaptación a una liga, a priori, de mayor nivel, y a la exigencia correspondiente. No fue capaz de rendir en Adriática, y solo se ha destapado como anotador en una liga como la serbia, donde no abunda el talento. Sin embargo, si es capaz de trasladar su juego al nivel de la LEB Oro, dará mucho que hablar.

En resumen para destacar:

Su punto fuerte: Tirador incansable, de gran rango y rápida mecánica. Da igual la posición y la oposición, siempre encuentra el tiro.

 Su punto débil: su adaptación a un mayor nivel de exigencia y si podrá trasladar su capacidad defensiva a España”.

Ayer hablábamos de la fuga de talentos, hoy nos llega este joven serbio… ¿Será Đukanović una de las sorpresas de la LEB Oro 17/18?

Anuncios