El club nazarí ya ha firmado a nueve jugadores y espera completar el juego interior con un pívot de categoría.

El Covirán Granada prepara su tercera temporada en LEB Plata con el objetivo de mejorar el resultado de la temporada pasada. Es por ello que el club rojinegro se puso a trabajar desde muy temprano y ya tiene cerrado la mayoría del plantel de jugadores. Si lo comparamos con el resto de equipos del campeonato, los granadinos tienen la plantilla más completa hasta el momento.

La decepción de la temporada pasada al ser eliminados por Zornotza en semifinales, cuestionó el trabajo deportivo que se estaba realizando en el club. Aquel 23 de mayo fue el inicio de un nuevo proyecto que se está realizando en el club andaluz y que consta de varios aspectos clave para conseguir esta temporada, el objetivo marcado.

El primer paso dado por el Covirán Granada fue la presentación de la campaña de abonados. El “¡Arriba Palacio!” se ha convertido en una seña de identidad del club y han querido que esté presente esta temporada. El lema y los precios económicos de los abonos -entre los 65 y 150€- han exaltado a la hinchada y ya son más de 1.000 abonados.

Como bien explicó el presidente de la Fundación CB Granada, Oscar Fernández-Arenas, en la presentación de la campaña de abonados, esta temporada el club quiere hacer una plantilla con jugadores “de la casa” y que la afición los conozca. Por este motivo, el Covirán Granada ha apostado fuerte por Eloy Almazán, Manu Rodríguez y Devin Wright, exjugadores del extinto CB Granada.

El primero en llegar fue Eloy Almazán. El granadino dejó Melilla después de siete temporadas para poner rumbo al Palacio de Deportes y defender la camiseta de su ciudad. Posteriormente, llegaron las renovaciones de Carlos Corts, Carlos de Cobos y Alejandro Bortolussi; jugadores importantes la pasada temporada y que cuajaron un gran papel. Y para cerrar el quinteto, Ferrán Torres se despedía de Tarragona para recalar en el Covirán Granada en un “nuevo reto”.

Con estos cinco jugadores, el Covirán Granada anunció dos fichajes bombas: Alo Marín y Manu Rodríguez. Los dos escoltas son hasta el momento, las dos inversiones más fuertes de los rojinegros para la próxima temporada y que dan un salto de calidad a la plantilla. El juego exterior lo cierra el canterano Germán Martínez.

El juego interior es lo que le queda por cerrar a los rojinegros. A Bortolussi y Ferrán Torres se le sumó el ex-jugador granadino, Devin Wright. A pesar de ser tres jugadores de gran nivel, la plantilla del Covirán Granada se daría por cerrada con un nuevo jugador interior.

Este proyecto ilusiona y mucho a la afición rojinegra. Tercer año en LEB Plata y el objetivo marcado por todos ellos es el de celebrar el ansiado ascenso a LEB Oro que se fulminó ante Zornotza el pasado mes de mayo. La puntilla que puso el conjunto vasco a los granadinos fue un serio aviso de la competición para esta temporada, ya que al más mínimo error, te puedes quedar fuera. El conjunto de Pablo Pin aún recuerda las tres veces que cayó por un punto siendo una de las cuestiones por las que el Covirán Granada no ascendió de manera directa.

Autor: Álvaro Barbero, de @basketnazari

Anuncios