Imaginaos por un momento que la ACB apostase por jugadores nacionales de la LEB Oro. Que el salto de categoría fuera duro pero no una quimera como el actual. Un joven jugador de Oro llama la atención de un club ACB y le ficha. No es un primer año de minutos, y otro ACB decide apostar por él. Con dos partes de la temporada diferenciadas, empieza tímido para luego romper con actuaciones espectaculares donde nadie lo espera, con partidos de más 40 puntos en playoffs.

Pues este supuesto es real, pero la diferencia es que sucede en Argentina, y estamos hablando de Eric Flor.

Ahora que todo el mundo parece que sabe quién es Eric Flor en una época donde los nombres de Redivo, Vildoza o Vaulet dominan la competición argentina, nos encomendamos a Francisco Pedernera, experto en basket argentino y que ya ha colaborado con esta web, para que nos cuente quién es Eric Flor.

El análisis de Francisco Pedernera

Es imposible no comenzar a hablar de Eric Flor en términos interrogativos para muchos seguidores de la Liga Nacional de Básquet (LNB), aún más para quienes no la siguen semanalmente. ¿Quién es Eric Flor? ¿Cómo hizo para pasar de ser apenas conocido, a ser una de las estrellas emergentes de los playoffs de la Liga Nacional Argentina (LNB)? ¿Cómo logra destacarse tanto en una Liga que no regala puntos y que se defiende al límite de la falta? ¿Puede mantener este nivel o sólo es un momento surrealista? ¿Cuál es su techo, cuáles serán sus próximos pasos?

Indudablemente nadie, en especial cuando comenzó la temporada, hubiera sabido que Eric Flor estaría en este nivel individual, y que sería clave para que Quilmes de Mar del Plata alcance la final de la Conferencia Sur. Pero este preconcepto de que nadie creía a principios de temporada que esto podía suceder, sólo hubiera sido posible refutarlo por el propio protagonista de esta historia.

Está claro que este joven de 24 años recién cumplidos, tiene un nivel de confianza en sí mismo que le permitió mejorar sustancialmente cada día, hasta llegar al nivel actual. Su personalidad, repleta de autoconfianza y de un fuerte espíritu de trabajo diario ya se podía vislumbrar en el pasado. Hace sólo dos temporadas atrás que Flor jugaba en la segunda división del básquet argentino, el Torneo Nacional de Ascenso (TNA), y allí mostró un progreso notable que lo llevó directamente a un de los equipos más poderosos del país: San Lorenzo. El equipo de Boedo, a través de su asistente técnico Carlos Duro, se hizo de una ficha que aún dejaba muchas dudas sobre si podría ser funcional a una LNB que suele ser un enorme salto de calidad para quienes surgen desde el TNA. El pibe de Moreno, provincia de Buenos Aires, no pudo contar con minutos regulares en un equipo que terminó siendo el Campeón de esa temporada en la LNB, liderada por el histórico Walter Herrmann.

lnb_ericflor
Eric Flor en su etapa con San Lorenzo / www.laliganacional.com.ar

A partir de allí Flor quería tener más minutos y protagonismo, aunque sea en un equipo que no apuntara tan alto en octubre pasado. Fue esa confianza en sí mismo la que lo llevó a la osadía de salir de un lugar de conformismo y seguridad personal, como es estar en la estructura de San Lorenzo y fichar por Quilmes de Mar del Plata. Flor no había llegado al equipo cervecero para ser el titular en el puesto de escolta, para eso Quilmes ya había contratado a un jugador de mucha más experiencia y de comprobado rendimiento como el santiagueño Enzo Ruíz, de 29 años. No le importó a Eric eso y durante esta temporada fue, nos sólo ganando minutos en cancha, sino peso en las decisiones dentro de la cancha y protagonismo en el equipo en los momentos calientes, hasta ser una de sus incuestionables figuras.

Eric Flor es un escolta muy rápido, sin dudas uno de los jugadores más veloces de toda la LNB. No va sobrado de altura para la posición, pero su metro noventa y sus excelentes piernas le permiten proyectarse afuera de la élite nacional. Es atlético en sus movimientos, siendo capaz de volcar el balón en situaciones de contraataque, y llama la atención su sutil control del balón a tanta velocidad. Pocos logran correr y desplazarse a esa velocidad, manteniendo el control del balón y siendo muy difícil de parar en defensas cara a cara.

En lo que va de la temporada lleva 15 puntos de promedio en 29.7 minutos por partido. Pero en estos 8 partidos de playoffs promedia 26.3 puntos por juego. Además aporta 4.7 rebotes y 3.7 asistencias en esos partidos. Un claro caso de cómo alguien se puede potenciar en los partidos importantes, en los contextos diferente a la rutina que puede suponer una Fase Regular.

El ex San Lorenzo no sólo demuestra ser un anotador, por momentos, compulsivo; sino que también deja claro que puede aportar otras cosas en la cancha para buscar ganar. Tiene 3.4 rebotes y 2.7 asistencias por juego durante toda la temporada. Pero al igual que sus puntos, estas estadísticas aumentaron en situación de playoffs a 4.8 rebotes y a casi 4 asistencias. Su capacidad para jugar el uno contra uno desde su drible, no sólo le permite anotar dobles, sino que genera ventajas claras para asistir a sus compañeros. En muchos momentos de los partidos, y más ante la lesión del base suplente de Luca Vildoza, el pibe Bruno Sansimoni (Base / 1.94m / 20 años), jugó de base y mostró que tiene la capacidad para jugar muy bien allí y que tiene un claro perfil de combo guard y no sólo de un escolta anotador, es decir dos roles que puede cumplir naturalmente. Sus porcentajes en tiros de dos en la temporada es de 48.5%, es un buen porcentaje sabiendo la importante cantidad de tiros forzados que tiene que tomar y que muchos de ellos varían en su ejecución: contraataques, penetraciones hacia la derecha o izquierda al aro, tiros e media distancia, flotadoras y diferentes situaciones de ayudas y ajustes colectivos.

Su crecimiento esta temporada no sólo tuvo que ver con su confianza en sí mismo, ni por estar en un proyecto como Quilmes que le dio el contexto para explotar, sino que él mejoró sustancialmente su tiro externo. De ser un arma muy secundaria en su juego, a ser una de sus principales variables ofensivas. Lleva esta temporada 36% en triples, metiendo 1.6 tiros sobre 4.4 ejecuciones; además de 81% en tiros libres. Aquí también se ve un sólido porcentaje, sobre todo, sabiendo que toma tiros perimetrales forzados por el scouting de los rivales que saben que Quilmes se centra en él y Luca Vildoza en ofensiva. Sin embargo, en estos 8 partidos de playoffs lleva 49% en triples con 3.3 de tiros perimetrales metidos, el doble de la Fase regular. Sus topes en triples fueron 10-15 en triples en un partido (41 puntos anotados total en ese juego) y 6-12 en triples (46 puntos) en el siguiente partido. Lo más importante es que ha logrado diversificar cómo ejecuta esos tiros. Ya no sólo es en situaciones de “recibir y tirar” o a pie firme, sino desde el drible o saliendo de cortinas.

En defensa es un jugador comprometido, activo con sus manos para robar balones y salir rápido en contraataque, promedia 1.6 recuperos por juego. Muestra carácter en ambos lados de la cancha y sabe cómo liderar desde su desequilibrio individual ofensivo, por técnica y por velocidad física.

Su nombre viene pisando fuerte en esta temporada, pero es sin dudas en estos playoffs donde explotó definitivamente y dónde comienza a darle forma a las respuestas a los interrogantes que surgen a su alrededor. Veremos qué le depara el futuro. Tiene condiciones para dar el salto al viejo continente, pero tal vez sea mejor una temporada más en LNB para jugar sabiendo que ya no es una sorpresa y tener que compartir, en un equipo más homogéneo, la ofensiva entre más manos. Eso implica ser más eficaz en todo su juego, otra etapa a superar. Madurar y crecer debe ser siempre la meta, Flor lo entendió y será importante no salir de ese camino en el futuro que en el que supo salir del anonimato.

Flor
Flor entra a canasta en el partido de los 46 puntos (vs Ferrocarril Oeste) / http://www.laliganacional.com.ar

En el siguiente vídeo vemos un resumen de su portentosa actuación de esta semana con 46 puntos en sus manos (vía @LigaNacional)


Mate ante Bahía Basket – vía @BasquetARG


Robo y mate (en prórroga) ante Argentino Junín – vía @BasketArgentina

Anuncios