Turno para hablar con un viejo conocido de la web como es el entrenador catalán Ángel Aranda (1974), que está disfrutando de una nueva etapa en el extranjero tras sus últimas experiencias en Países Bajos, el retorno a casa por la pandemia y una última aventura en la primera división femenina suiza como entrenador asistente. Su destino actual es Luxemburgo, donde ejerce como primer entrenador en la segunda división masculina, donde goza de un buen cartel que obtuvo tras sendos ascensos en Francia y en el propio Luxemburgo, lo que provocó que el Kordall Steelers haya apostado por él, aprovechando el parón de Navidad. Conversamos brevemente con Ángel para conocer más de cerca su experiencia en el país centroeuropeo.

Zona de Básquet – Vuelves al ruedo de nuevo como primer entrenador a un país que ya conoces y a una liga en la cual ya conseguiste un ascenso. ¿Pasados ya tres meses, cómo ha sido este inicio en el nuevo equipo y cómo te has encontrado la liga?

Ángel Aranda – Pues sí, desde Navidad estoy en Luxemburgo con el equipo, y bien, trabajando y cambiando muchas cosas, sobre todo en el aspecto defensivo, reglas defensivas, automatismos, más intensidad… Y creciendo semana a semana. El equipo tiene la misma estructura que todos los demás: dos americanos y diez jugadores nacionales. El nivel es el mismo que cuando estuve aquí hace tres temporadas, muy competitivo y con muchos equipos aspirando a subir a primera.

ZdB – ¿Cuál es el objetivo del equipo?

ÁA – El objetivo del club es subir a primera división. ¡Así que lo intentaremos y llegaremos lo mas alto que se pueda!

ZdB – Habitualmente en Luxemburgo los americanos llevan mucho peso del equipo. ¿Ocurre lo mismo en el tuyo?

ÁA – Sí, cierto, llevan mucho peso, pero si quieres hacer algo grande siempre tienes que tener buenos jugadores nacionales. Si tienes dos muy buenos americanos, pero no muy buena base nacional, es muy difícil conseguir algo importante. Nosotros estamos buscando ese equilibrio, que no es fácil, e intentar compensar todo lo mejor posible. Siempre tienes algunos huecos que te gustaría rellenar.

ZdB – Como la gran mayoría, cuando estalló la pandemia regresaste a casa desde el extranjero. Imagino que todo ese tiempo que has pasado en casa cerca de la familia, a pesar de toda la situación de alrededor, fue algo positivo. Ahora estás en Luxemburgo, pero empezaste la temporada en Suiza. ¿Consideras que después de pasar todo ese tiempo en casa durante la pandemia se te ha hecho más cuesta arriba volver a dejarla?

ÁA – Ha sido un tiempo extraño para todo el mundo, y la verdad, como tú dices, fue positivo también ya que estuve en casa y lo disfruté mucho con la familia y, sobre todo, con mi hijo. Y sí, sí que se hizo difícil salir otra vez, pero por otro lado han sido dos buenas experiencias en una misma temporada, en Suiza y Luxemburgo, muy enriquecedoras.

ZdB – Has entrenado tanto en masculino como en femenino, incluso como entrenador individual de mejora. ¿Al final es todo baloncesto o partes de pautas diferentes?

ÁA – Yo entreno igual cuando estoy en masculino que cuando estoy en femenino. Mi estilo es el mismo. Mi intensidad, exigencia y carácter son los mismos. Soy el mismo entrenador. Si mejoras al jugador/a, se mejora el equipo, y mejorando el equipo puedes conseguir los objetivos del club en esa temporada.

ZdB – ¿Crees que el futuro del jugador debe ir hacia un entrenamiento y preparación más individual, no solo en la postemporada, sino también durante el curso?

ÁA – Creo que es importante el entrenamiento que cada jugador/a pueda hacer en la postemporada, pero está claro que siempre tienen que ir mejorando durante el curso: física, individual (técnica y tácticamente), colectiva y emocionalmente. Nosotros, los entrenadores, debemos ayudar en todas esas facetas y mejorar a nuestros jugadores/as. Ello mejorará nuestro equipo.

ZdB – Al final el entrenador que realiza su trabajo lejos de España cae un poco en el olvido. Como tú, hay muchos compañeros más que se buscan el pan cada día más allá de nuestras fronteras. ¿Te sientes a veces olvidado al estar fuera para que te surjan oportunidades en España?

ÁA – Más que olvidado, creo yo que, al enfocarte en entrenar fuera, todo lo diriges hacia allí, entonces todo también lo recibes de allí. Si te enfocas en entrenar fuera, todo lo mueves en ese sentido y te llegan cosas de fuera. Supongo que si me enfocara en entrenar en España, todo lo movería en esa dirección y llegarían cosas.

ZdB – La última. ¿Te planteas un posible regreso a España?

ÁA – Pues mira, sí. Al hilo de lo que hablábamos en la anterior pregunta, después de varias temporadas en el extranjero quiero estar cerca de mi hijo y volver a España, concretamente quiero entrenar en Cataluña, o femenino o masculino, estoy abierto a todo como siempre, a ver si sale algún buen proyecto. Tengo muchas ganas de trabajar en Cataluña, lo más importante es que el club quiera hacer algo especial, que tenga ilusión por conseguir un objetivo, que sea un buen reto. Me encantan los retos y demostrar que se pueden conseguir. Esa es una gran motivación para mí.

ZdB – Un abrazo, Ángel, y buen final de temporada.

ÁA – Muchas gracias, Diego, y un fuerte abrazo.