Cuando saltó la noticia y La Región la confirmaba nos quedamos entre sorprendidos y esperanzados. Tras su buena temporada y haber leído que llegaría a Europa, a Adonys Henríquez (1994 / 198 cm) le veíamos en una liga potente de Europa, incluso como posible refuerzo de algún ACB (como el caso de su compatriota Brandone Francis en GBC). Su llegada a Ibereólica Ourense es un indicativo de que la LEB Oro poco a poco sube enteros y aprovecha la época de vacas flacas de otros países.

Nacido en EEUU (Orlando) pero con pasaporte dominicano, dio muestra de su calidad desde su época de High School y consiguió atraer el interés de varias universidades, siendo UCF la elegida, donde fue considerado uno de los mejores recruits de la AAC (como curiosidad, hay que apuntar que esa pretemporada 14/15 también el español Rubén Guerrero tuvo esa distinción). Su año Freshman se saldó con buenos partidos y excelentes medias para un debut (10.7 pt, 3.0 re), siendo llamado para entrenar con la selección dominicana. Siguió a buen ritmo como Sophomore (10.1 pt, 3.1 re), pero al final de curso decidió pedir el transfer y fue reclutado por St Louis.

La 16/17 la pasó como Redshirt y en la siguiente (17/18) llegaban los rumores de que firmaba con un agente para saltar al profesionalismo y tras ser suspendido por los Bilikens, por lo que dejaba el equipo sin llegar a jugar ni un partido. Así, en el verano de 2018 regresaba a la República Dominicana para jugar diferentes torneos en los que destacaría; un impacto del que se hacían eco webs de referencia como Cancha Latina. Además, era escogido en primer lugar del Draft que todos los veranos organiza la LNB (Eddy Polanco, actual jugador de Força Lleida, fue el 7º de esa edición de 2018), destacando de nuevo en la LNBRD y volviéndose a ganar la llamada de la selección para los Centroamericanos.

Con rumores de debutar en Argentina, probó en la G-League pero no entró en los planteles definitivos. De esta forma, llegaba a Regatas Corrientes en diciembre de 2018, cuajando una buena campaña rookie saliendo desde la segunda unidad (18 mi, 8.9 pt, 2.8 re), cayendo el equipo en los cuartos de final de los playoffs. Tras un verano en torneos dominicanos, volvía de nuevo a Regatas por segunda temporada consecutiva (19/20), pero esta vez el rol era diferente, puesto que era una de las estrellas del equipo, con grandes actuaciones, buenos porcentajes de tiro y destacado en su juego (24 mi, 13.9 pt, 4.8 re, 48% T2, 46% T3, 83% TL).

Para saber más del nuevo exterior cobista, nos ponemos en contacto con Ramiro Pozuelo, entrenador español afincado en Argentina que estuvo integrado en el staff de Regatas la 19/20.

EL ANÁLISIS DE RAMIRO POZUELO: Este alero dominicano, aunque puede ocupar el puesto de ‘dos’ en determinadas ocasiones, es, sobre todo, un finalizador, un gran anotador. Su principal virtud es el lanzamiento de tres puntos, donde es muy fiable (por encima del 40%, lanzando más de cuatro por partido). Más allá de su extraordinario lanzamiento, es un jugador principalmente ofensivo, con un buen físico, aunque no le es necesario por su estilo de juego más técnico. Su facilidad para anotar viene de su peligro a la hora de lanzar de tres, lo que le permite también anotar tras bote debido al miedo que genera. Donde más cómodo está es anotando abierto, ya sea en estático o en transición; pero, ojo, porque puede jugar tras indirectos e incluso tras bloqueo directos. En defensa, necesita un objetivo claro para poder centrarse y dar lo mejor de sí, solo así conseguirá no dispersarse y ser útil para el equipo. Otra faceta en la que ayuda es el rebote, principalmente el ofensivo, donde, aquí sí, su físico es de gran utilidad.

No nos engañemos. El perímetro del COB probablemente sea uno de los más potentes de la liga y solo falta por ver, una vez que se inicie la competición, si el juego interior puede dar el nivel de talento y equilibrar la balanza para que Gonzalo García de Vitoria vuelva a sacar sus trucos de magia desde el banquillo. El backcourt Úriz-Navarro ofrece una fiabilidad a prueba de bombas y puede descargar a Adonys en una primera instancia. Hablamos de un all-around con buen manejo de balón que puede hacer de todo: ir al rebote, jugar con o sin balón, salir de indirectos para levantarse y anotar, jugar el bloqueo directo… Peligroso desde el triple, incluso con el defensor encima, es más un culminador que un generador, y en el COB tiene jugadores que crean muy bien. Debe disipar las dudas atrás, adaptarse al juego europeo en su primera experiencia en el viejo continente y ganar en regularidad (eliminando esas fases del partido en las que desaparece). A poco que pula esos detalles estaremos hablando de un jugador de niveles superiores.