ZTE Real Canoe NC vuelve a innovar. El equipo madrileño, humilde como pocos y sin declaraciones de queja por ello, es consciente de su alcance y busca reinventarse y sorprender con apuestas novedosas. De esta forma llega un interior fuerte con ganas de mostrarse, llega el estadounidense (con pasaporte británico) RJ White (1994 / 203 cm / 127 kg). Hijo de Randy White, ex NBA con pasado ACB (Penya), ha heredado el físico de su padre, siendo un interior orondo que ocupa mucho espacio.

Formado en UNC Greensboro, tuvo un crecimiento exponencial. El primer año (12/13) fue Redshirt, la 14/15 empezó a disponer de minutos y las dos últimas (15-17) ya se instauró como titular en el centro de la pintura, con Francis Alonso percutiendo desde el exterior y Jordy Kuiper (ex Cáceres) abriéndole espacio en la pintura (Sr, 16/17: 25 mi, 12.9 pt, 6.6 re, 1.3 as, 1.1 ta).

Su debut profesional fue en México (17/18), en un buen equipo como Soles de Mexicali, donde tuvo una primera temporada de adaptación al profesionalismo (9.0 pt, 4.2 re). Cambio radical la 18/19, recalando en la segunda división japonesa, donde estuvo unos meses (16.6 pt, 6.8 re, 2.2 as). Tras un tiempo sin jugar, la 19/20 se anunciaba su vuelta a Soles; lo iba a hacer como jugador mexicoamericano, pero no pudo conseguir el pasaporte local y tras ser presentado abandonó poco después el equipo sin ni siquiera llegar a debutar, no jugando más el pasado curso debido a la paralización global de las competiciones por la pandemia.

Su agencia de representación le define de forma correcta: “destaca principalmente por su capacidad de anotación en poste bajo, donde hace valer su juego de pies, desde el triple y atacando con bote el aroIgualmente, destaca por su lectura de juego y talento para el pase, lo que le permite acabar siempre con elevadas cifras de asistencias para ser un interior. Atrás, es un buen defensor en poste bajo, con una interesante capacidad de intimidación y capaz de defender a interiores más grandes cerca de canasta gracias a su potencia física”.

Estamos ante un ‘cinco’ undersized de espaldas muy anchas y que una vez que gana la posición es muy difícil de sacarle de ella, debido a un peso que ronda los 125 kg. Cuando recibe en el poste bajo, de espaldas al aro, tiene buenos movimientos y es capaz de bailar en el poste, con dotes también de point forward, no es raro verle en el poste alto e intentar buscar el pase adecuado o lanzar desde la bombilla con un tiro limpio. Sin miedo a lanzar de tres si recibe y tiene hueco, también saca puntos de cortes o segundas opciones de rebotes ofensivos. Atrás, sin ser grande, ocupa espacio y puede aguantar bien los contactos y ser activo en el rebote.

Sin embargo, es una apuesta arriesgada, algo lógico en Real Canoe por otro lado, pero que le puede salir bien al conjunto que dirigirá esta campaña José Rey. Su pasaporte británico le abre las puertas por primera vez de Europa y tendrá que adaptarse al juego de aquí y los arbitrajes (tiene problemas con las faltas, tanto en defensa como en ataque). Con capacidad para crear peligro en el poste bajo, no es un jugador de mucho P&R, por lo que el equipo deberá buscar opciones para él y contar con otros interiores que le abran espacio. Otro tema será el estado de forma, recordemos que el club canoísta ya vivió un fiasco con Holmes, pero parece que White está trabajando con un entrenador personal este verano y que se incorporará desde el primer momento al equipo, lo que es un plus. Habrá que comprobar cómo llega y que la inactividad no le pase factura, algo que puede hacer sufrir a este tipo de jugadores grandes. Otro aspecto que hay que tener en cuenta es el ritmo de juego que impondrán los madrileños, ya que White es un jugador al que hay que esperar en transición por su movilidad; además, aunque su radio de acción es cerca del aro, le puede costar la defensa ante jugadores muy grandes y explosivos (sufre en el desplazamiento lateral). Con el renovado Eleraky claramente en el ‘cinco’ y el incorporado Bercy en el ‘cuatro’, falta por ver cómo se distribuyen los restantes minutos White y un Chema Gil que hasta ahora siempre fue un pívot en el equipo madrileño.

En definitiva, una apuesta de las que Real Canoe tiene que hacer como proyecto modesto de Oro que es. Si viene en forma y se adapta puede dar buenas tardes por su capacidad en el poste bajo y su lectura del juego. A lo mejor estamos hablando de un jugador para quedarse en Europa un tiempo largo.