Hoy charlamos con un hombre de baloncesto como José Ignacio Álvaro (Torrelavega, 1962), entrenador de un AC1+ Pas Piélagos que este año está cuajando muy buena temporada con un bloque de jugadores “de casa” y buenos refuerzos en cada posición. Aprovechamos para hablar un poco de todo con él: temporada, jugadores, rivales, categorías inferiores… [Cabe destacar que la entrevista fue realizada antes de las dos derrotas consecutivas que han hecho que el equipo haya perdido el primer puesto del Grupo AA, aunque continúa en la zona de privilegio.]

Zona de Básquet – Una progresión constante, un rendimiento regular, salvo alguna temporada menos esperada, contigo al frente en esta última etapa, y el tercer puesto del pasado curso, rozando la Fase de Ascenso. ¿Podemos decir que Pas Piélagos, uno de los equipos más longevos en EBA, se ha ido asentando y poniendo cimientos en las pasadas temporadas hasta la actual situación de privilegio en la zona alta este curso?

José Ignacio Álvaro – Bueno, yo creo que mantenemos una línea regular en puestos competitivos durante ya unos cuantos años y efectivamente soy de la opinión también de que Pas Piélagos es un proyecto deportivo muy asentado en la categoría.

Los cimientos yo los veo sólidos, somos ya una cierta referencia de organización y de trabajo y los jugadores que un año tras otro quieren venir a jugar con nosotros creo que es porque nos valoran sinceramente como equipo de progresión y aspiraciones.

ZdB – ¿Qué ha cambiado o se ha hecho este curso diferente, para dar ese salto y situarse claramente en la zona alta? ¿Habéis ganado en regularidad, tal vez?

JIA – Cada año intentamos mejorar alguna cosa en la parte organizativa; así, este año hemos mejorado en los entrenamientos de las mañanas y en la puesta en escena día a día de la preparación física, y también tenemos como objetivo ser mejores entrenadores y pienso que en ese sentido algo más estamos aportando.

En cuanto a la regularidad, mi opinión es que siempre hemos sido un equipo bastante constante. Por comparativa con la temporada pasada, por ejemplo, el año pasado perdimos solo 5 partidos de 26, que son las mismas derrotas que llevamos ahora, aunque todavía hayan transcurrido menos jornadas y que nos permiten estar arriba.

ZdB – La apuesta por un baloncesto ofensivo es clara (85.0 puntos por partido y con diferencia respecto al segundo mejor ataque) y, además, sorprende por el juego fácil que realiza el equipo. Pero es que no solo es eso, porque atrás nos encontramos un equipo muy solidario e intenso. ¿Cómo lo ves?

JIA – La intensidad en los dos lados del campo es un objetivo porque marca muchas diferencias y tapa otras carencias que pueda haber.

Por filosofía siempre hemos querido hacer un baloncesto alegre que sea lo más divertido posible, tanto para el jugador como para el espectador, y con opciones para todos, pero en ninguna liga hay un equipo campeón que no sea un buen defensor.

ZdB – Otra cosa llamativa es que vuestros hombres claves del pasado curso tomaron otros caminos y el “nuevo bloque” se ha congeniado a la perfección hasta ofrecer este nivel. Cuando en verano veías que los Gago, Laya y compañía se iban, ¿esperabas alcanzar este grado de compromiso y equipo?

JIA – Si quieres tener un equipo competitivo en EBA en nuestras circunstancias y si el trabajo se ha hecho bien, lo habitual es tener que reinventarse cada año.

Esta temporada, por distintas cuestiones deportivas y laborales, que son para alegrarse sinceramente al margen de las repercusiones en el terreno del baloncesto, ha tocado una renovación amplia en puestos de jugadores prominentes.

Dedicamos varias personas y mucho tiempo a la labor de selección en verano por el enorme condicionante que para nosotros eso representa durante el año y viendo resultados, estamos muy satisfechos con la plantilla que hemos formado, a nivel deportivo y a nivel personal.

ZdB – Dos interiores muy móviles y dinámicos y, sin embargo, diferentes: Pape Seck y Matt Dahlen. Seck (quinta temporada en el equipo) cada vez da un paso más, lee mejor el juego, tira con más consistencia de fuera, unido a su potencia y habilidad reboteadora. ¿Hemos llegado a ver el techo de Seck?

JIA – Ni con mucho. Pape es un jugador ya experimentado, muy acoplado y es nuestro capitán, pero si consigue poner en su cabeza más ambición tiene recorrido para ser mucho más destacado y regular.

ZdB – Dentro de vuestra política de fichajes no estaba el de fichar estadounidenses. Sin embargo, este verano llega desde Casvi, y con muy buenas referencias, Matt Dahlen. ¿Qué os ha aportado?

JIA – El tema de los americanos en EBA se ha movido en un limbo muy cuestionable en el que la Federación no ha querido intervenir y que ha distorsionado totalmente la competición, con la presencia de una práctica totalidad de jugadores extracomunitarios en situación de ilegalidad. En esas circunstancias, nuestra directiva no quería participar, asumiendo un agravio competitivo evidente.

Esta temporada, con una regulación ya por fin establecida, las cosas cambian y tenemos el primer jugador con pasaporte extracomunitario en la historia del club. Matt es un jugador interior que suma en todos los aspectos del juego, aunque no es de gran tamaño, y que tiene una ética de trabajo extraordinaria. Una lástima que la diosa Fortuna le haya deparado una lesión de larga duración que nos está lastrando de manera decisiva. Menos mal que su recuperación es ya inmediata, él tiene muchas ganas de volver y le esperamos con los bazos abiertos porque nos da un salto de nivel.

ZdB – Por fuera, Denzel James es un animal físico de otro nivel, aportándoos un atleticismo que otros años no teníais.

JIA – Sin duda, ahí está su valor diferencial. Cuando fichas jugadores de otras ligas, la incógnita de su capacidad de acoplamiento al país y a nuestro baloncesto es muy grande y sobre la que no es fácil acertar. En ese sentido, Denzel me parece que está mejorando y nos puede dar un final de temporada espectacular porque le veo con un rendimiento in crescendo.

ZdB – Otra incorporación clave ha sido la de Alex Ramón. Con experiencia NCAA y en categorías superiores, ha dado un orden y “una disciplina” que ha ayudado al equipo a crecer.

JIA – Pues eso es exactamente lo que buscábamos. Pensábamos que tenía ese potencial y que, por diversas circunstancias, en sus temporadas anteriores no se había podido encontrar con el margen de confianza que todo jugador necesita para rendir al máximo. Estamos satisfechos con él y convencidos de que lo mejor de su temporada todavía no se ha visto.

ZdB – Dos jugadores U22 tienen muchos minutos también: Alberto García y Bojan Nesic. Alberto es ese proyecto de alero moderno que a nosotros nos gusta mucho. ¿Qué le falta para dar ese paso de verdad?

JIA – Para mí lo único que le falta es lo que le tiene que faltar a su edad: tiempo. Él está siguiendo sus pasos correctamente, trabajando, conociendo el juego y siendo protagonista en un equipo en el que tiene mucha responsabilidad.

Creo que son las claves para consolidar la progresión de un jugador. Si no eres importante en el rol de un equipo, no puedes dar tu máximo. Si todavía no has llegado a ese rol, no te aceleres porque vas a retroceder más que a mejorar. Si intentas dar saltos excesivamente grandes para los que aún no está preparado y si tienes esa paciencia seguro que vas a podemos optimizar. Estamos viendo constantemente casos de jugadores frustrados y que descienden en su rendimiento y progresión por querer adelantarse y siendo víctimas de malos consejos, planteamientos o intereses ajenos. Yo lo llamo “el síndrome de la manzana verde”. Algún despistado ve que parece que brilla un poco y la quita del árbol. La manzana se pudre y no llega a ser el fruto exquisito que el buen camino le hubiera permitido.

ZdB – Por su parte, Bojan, “el sexto hombre”, volvió a España y da un plus en el backcourt. ¿Cuándo lo trajisteis en el último momento en pretemporada esperabas que te diera este nivel?

JIA – Si le decís a él lo de sexto hombre se va a enfadar mucho. Es serbio, ya sabéis. Y también ya juega mucho más que de sexto.

Bojan es una apuesta. Llevaba 18 meses sin competir, no podía llegar al inicio de la pretemporada, teníamos claro que al principio no nos iba a poder dar su máximo, vino con sobrepeso… pero nos gusta cómo trabaja, su carácter… y decidimos esperarle para que subiera en la segunda vuelta, como lo está haciendo. También de él pensamos que tiene recorrido pendiente.

ZdB – La que no falla es esa segunda unidad “local” pero con un año más de experiencia: Pablo Fernández, Raúl Gómez, Luis Gómez… Jugadores vitales en el día a día, ¿no?

JIA – Ellos son la esencia del club y del equipo. El salto de calidad nos lo están dando ellos y nos proporcionan una satisfacción adicional.

Tenemos como dos grupos: los más veteranos Raúl Gómez, Dani Gómez y Javier Salas, más consolidados en la categoría y que aportan todo eso que los entrenadores consideramos imprescindible en un equipo y que los no conocedores no valoran en su justa medida, y los “casi-júniors” Pablo Fernández, Luis Gómez y Mario Solórzano que, pese a su edad, tienen muchísima calidad y ya son capaces de aportar a nivel decisivo.

Les hemos visto crecer en el club desde que tenían 6 o 7 años en la mayoría de los casos. A la mayoría también los he entrenado cuando eran niños y van a ser jugadores muy importantes en esta categoría si mantienen su nivel de trabajo, que es muy alto, y que seguro que mantendrán porque tiene una formación y un entorno muy sólidos.

PasPiélagos
PAS PIÉLAGOS

ZdB – Aún faltan unas jornadas y Ointxe, tras un inicio irregular, ya es líder, Easo se ha desinflado tras un inicio bestial y vosotros habéis mantenido una misma línea. ¿Estás preocupado porque el equipo sufra un bajón o crees que os mantendréis férreos en la defensa del primer puesto?

JIA – No temo ningún bajón, pero la liga este año es muy divertida porque no recuerdo ninguna en la que hubiera tantos resultados sorpresa. Vamos a luchar al máximo y por los máximos objetivos posibles. Ambición no nos va a faltar.

ZdB – Parece una quimera pero soñar es gratis. ¿Puede este equipo pensar en la LEB Plata?

JIA – No veo por qué no. Alguien va a subir y por qué no nosotros si ya estamos ahí colocados.

ZdB – Sé que aún es pronto y tal vez no es lícito hablar de ello, pero el Pas Piélagos ya disputó dos Fases de Ascenso a LEB Plata (05/06 y 07/08, contigo al frente). ¿Se pueden comparar aquellas temporadas a estas o el baloncesto de hace más de diez años con una EBA potente se asemeja en algo a la actual?

JIA – En aquellos años estaban unificados los subgrupos “gallego” y “vasco” y por eso creo que tuvieron un mérito especial. Tengo la impresión de que era un baloncesto muy diferente. Menos físico, en general, pero con muchos jugadores de calidad. Por dar un dato, en nuestro grupo eran la mitad de equipos que los que hay ahora. Eso obligaba a una selección muy grande y además era muy frecuente encontrarte con varios jugadores con experiencia en ligas superiores. También había muchos más jugadores profesionales.

ZdB – El año pasado fue el del 40º aniversario del club. ¿Con la buena marcha del equipo, qué ambiente se respira en la afición?

JIA – El club emana un aire muy tranquilo y satisfecho. Esperemos que no sea un acomode excesivo, un poco casi “mal acostumbrado” a llevar varias temporadas con un grado alto de competitividad. A veces lo frecuente se convierte en rutinario y no se valora en medida de la dificultad que representa, y lo fácil que es perderlo, también adicionalmente por mantener esa regularidad en el tiempo.

ZdB – Tienes amplia experiencia en las categorías inferiores, que realmente son el motor de los clubs. ¿Cuántos equipos o escuelas tenéis actualmente?

JIA – Pues esta temporada son 27 equipos. Ese número en un club radicado en un ayuntamiento con una pequeña población indica claramente el trabajo en volumen y calidad que hacen directivos y entrenadores. Es un gran mérito de dedicación y de nivel de enseñanza por los resultados que obtienen los equipos además de por el amplio servicio que se presta.

ZdB – Probablemente no sea función tuya, ¿pero has notado que la buena marcha del equipo haya atraído a más patrocinadores, aunque sean pequeños, o en este sentido no os podéis quejar del apoyo que tenéis (por ejemplo, AC1+ se ha estrenado como patrocinador principal)?

JIA – El tema del patrocinio requiere mucho trabajo también, y muchas veces sin reconocimiento. Pero creo que somos una buena marca comercial, con notoriedad y con valores de representación, y estoy seguro que cualquier patrocinador y el grupo constructor AC1+ pueden encontrar un buen retorno y pueden quedar muy satisfechos. Nosotros nunca olvidamos que llegamos a donde llegamos gracias a ellos. Son imprescindibles están más que legitimados para sentirse parte del proyecto y de sus logros.

ZdB – A parte de baloncesto tienes un trabajo y eres profesor en la Escuela de Minas. Sabemos que la EBA no es profesional, aunque sus requerimientos muchas veces lo son. ¿De dónde sacas tiempo para todo?

JIA – Bueno, sin duda el tiempo que tenemos cada uno tiene que ser más o menos el mismo, ¿no? Yo he funcionado siempre así, haciendo estas mismas cosas y si he podido, sin duda, es porque en todos los ámbitos tengo excelentes colaboradores, incluyendo el terreno familiar, que me facilitan organizarme de esta manera. Tengo que remarcar el aspecto familiar también, sino… igual hay venganza.

ZdB – ¿Quién compone tu cuerpo técnico y qué función tiene en el día a día?

JIA – Pues en la parte presencial participan Pablo Sánchez, que es el responsable de la preparación física, de entrenador ayudante y de entrenamientos de mañanas de técnica individual y tiro; Nano Bustamante, como entrenador ayudante; y Pedro Poo, que también dirige entrenamientos matutinos. Y damos mucho peso a nuestro comité técnico, que nos da soporte técnico, anímico y de análisis y que está formado por Ventura Gómez, José Luis Cobo y Pablo Cobo. Ese es el equipo técnico vinculado al equipo EBA del club.

ZdB – ¿Cómo está distribuido el calendario de entrenamientos, sesiones generales, trabajo específico…?

JIA – Nosotros hacemos cuatro entrenamientos semanales de equipo y, para los jugadores en dedicación exclusiva, cuatro matinales de técnica individual y tiro más las sesiones de gimnasio que planificamos para cada jugador en función de sus expectativas y demanda.

ZdB – El Grupo AA es uno de los más completos: bloques jóvenes filiales, equipos veteranos que se conocen de memoria, equipazos con jugadores extranjeros de nivel, bloques locales muy intensos y correosos… ¿Cuáles creen que son los rivales directos para el objetivo, qué equipos lucharán por esas plazas y qué jugadores del Grupo AA te han llamado más la atención?

JIA – Pues yo creo que en estos momentos las matemáticas ya seleccionan candidatos. Los equipos que mandan en la clasificación son los que realmente tienen opciones por disputar las tres plazas con premio para seguir jugando cuando acabe la liga regular: Ointxe, Cantbasket y Ardoi tienen todas las posibilidades y Easo obligado ya a no fallar. No voy a ser un genio si pongo esos nombres encima del tablero como candidatos.

Y en cuanto a jugadores que me han llamado la atención, más que mencionar a algunos que pueden ser más destacados, incluso, y no voy a incluir los propios que podría poner sinceramente a casi todos, voy a mencionar los que más me han sorprendido porque no los conocía o por su progresión: Marc García (Miraflores B), muchos de los jovencísimos de Baskonia (que tienen un gran potencial), Iñigo Lasa (Goierri) y Jorge Martínez (La Flecha).

ZdB – Muchas gracias por tu tiempo, José Ignacio, y mucha suerte para el resto de la temporada. Ojalá podamos hablar en las entrevistas de la Fase de Ascenso a Plata.

JIA – Muy agradecido a vosotros, por acordaros de AC1+ Piélagos, de mí y por el gran servicio que prestáis al baloncesto con vuestra dedicación y difusión con un producto muy elaborado y divertido que seguimos cada semana.