NCS Alcobendas recuperaba esta jornada el liderato en solitario de la Conferencia Centro al sumar ante Movistar Estudiantes la undécima victoria consecutiva, 12 en total, y además con un partido menos que sus inmediatos seguidores, Uros de Rivas y Globalcaja Quintanar, empatados a 11 triunfos.

Una jornada, la última de la primera vuelta, en la que cuatro partidos se dirimían por la mínima, un punto de diferencia. Fueron los encuentros Alcobendas-Estudiantes,

Rivas-Estudio, Baloncesto Alcalá-Quintanar y Distrito Olímpico-Lujisa Guadalajara Basket, y además uno se resolvió por dos puntos, el derbi canario entre CB Agüimes y Aloe Plus Lanzarote Conejero.

Además en varios partidos se cuestionaba la actuación arbitral y su permisividad en los contactos con uno de los dos contendientes.

La falta de puntería en el tercer cuarto condenaba a Movistar Estudiantes ante un Alcobendas que tuvo que tirar de oficio y sacar todo su artillería para imponerse al joven equipo colegial que cayó por la mínima, 76 a 75.

Empate a 11 victorias entre Rivas y Quintanar, segundo y tercero en la tabla. Los ripenses se imponían a Estudio por 92 a 91 en un partido que nació con alto ritmo y posesiones cortas y que se resolvió en los instantes finales.

Quintanar caía de uno, 78 a 77, ante Alcalá. Un partido difícil en el que los complutenses dominaron el juego interior y consiguieron un récord en triples (13), mientras que los conquenses cuestionaban el alto nivel de contacto y la permisividad de los árbitros con el equipo local.

Igualados a 10 victorias Zentro Basket y Real Madrid, cuarto y quinto en la clasificación aunque el filial blanco tiene un partido pendiente, el aplazado contra Estudio de la jornada anterior (J14).

Zentro se imponía a Tobarra Club de Baloncesto por 73 a 85. Clave fue el dominio del rebote por parte de los madrileños que además estuvieron más acertados que su rival. Una victoria “que sabe a oro”, según el equipo visitante porque “todos sabemos que ir a Castilla-La Mancha y ganar es complicado”.

El Real Madrid ganaba por un abultado 88 a 64 a un Isover Basket Azuqueca lastrado por un mal segundo cuarto y una serie de decisiones incomprensibles, según los azudenses, que les sacaron del partido. El resultado les sitúa sextos en la tabla con nueve victorias.

Con ocho partidos ganados y séptimo Alcalá que se imponía a Quintanar e igualados a siete Movistar Estudiantes y Náutico de Tenerife, octavo y noveno. Un empate que se resolverá la próxima jornada en la que los nautas visitan a los colegiales en el Magariños.

El Estu caía ante el líder y Náutico ganaba por 57 a 76 al CB Pozuelo Arrabe Asesores con una brillante actuación colectiva y un buen equilibrio ataque-defensa. Además los canarios tienen un partido menos porque aplazaron el de la jornada anterior en casa ante Alcobendas.

Triple empate a seis victorias entre Tobarra, Distrito y Lujisa Guadalajara Basket, décimo, undécimo y duodécimo. Los de Albacete caían ante Zentro y los madrileños ganaban por la mínima, 76-75, a los alcarreños que fueron a remolque durante los tres primeros cuartos y recortaron distancia en el último poniendo en aprietos a su rival.

Con cinco partidos ganados y décimo tercero Estudio que perdía ante Rivas; con cuatro victorias y décimo cuarto Pozuelo, que caía ante Náutico, y empatados a tres CB Agüimes y Aloe Plus Lanzarote Conejero -décimo quinto y décimo sexto y último- que medían sus fuerzas esta jornada.

El derbi canario fue para Agüimes por 67 a 69 en un partido marcado por la baja anotación y en el que las defensas se impusieron a los ataques.

Los mejores

En actuaciones individuales el jugador más destacado y por tanto MVP de la Jornada 15 fue Raúl Lázaro, de Lujisa Guadalajara Basket, 27 puntos, 7 rebotes, 2 asistencias, 8 faltas recibidas y 31 de valoración; el alero del Guada fue también con 27 puntos el máximo anotador; el máximo reboteador, Pedro García Carrero, de Zentro Basket Madrid, que capturó 13 rebotes, y el mejor asistente, Khion Sankey, de Globalcaja Quintanar, que repartió 7 asistencias.

Los partidos

Derrota del Estu ante Alcobendas por la mínima

La falta de puntería en el tercer cuarto condenó a Movistar Estudiantes ante el líder, NCS Alcobendas, que tuvo que tirar de oficio y sacar todo su artillería para imponerse al joven equipo colegial que cayó por la mínima, 76 a 75.

Como jabatos pelearon los del Ramiro en el último cuarto (parcial de 16-24) para recortar el 60-51 con el que acabó el tercero tras un parcial de 17-7. Pero pese al carrusel de triples, se agotó el tiempo y la victoria se quedó en casa de Alcobendas.

Un partido, el último de la primera vuelta, con final de infarto al igual que sucedió la jornada anterior en el Magariños ante Uros de Rivas que venció de tres (76-79).

Partido igualado en la primera parte donde “ambos equipos han jugado a un nivel alto de acierto en el tiro de tres”, dice el entrenador del filial, Sergio Jiménez, quien añade en la crónica que publica el club que tuvieron “oportunidades para lograr una distancia un poco mayor pero cometimos errores que este tipo de equipos castigan con canastas fáciles”.

Explica que al comienzo de la segunda parte “hemos cometido muchos errores ofensivos consecutivos” que “han aprovechado (Alcobendas) para romper el partido” y conseguir una renta “que han administrado bien” y aunque “hemos vuelto varias veces al partido ha sido insuficiente para poder traernos la victoria”.

Como claves Sergio Jiménez menciona “el bajo porcentaje en tiros de dos y las pérdidas de balón que nos han penalizado con canastas sencillas de contraataque”.

Un 39% de acierto (15/38) tuvo Movistar Estudiantes en tiros de 2 puntos frente a un 44% (19/43) de NCS Alcobendas que perdió 11 balones por 15 del equipo colegial.

Empezó mandando Alcobendas que llegó al final del primer cuarto con 21-19 a su favor, pero apretó Estudiantes en el segundo y tras un parcial de 22-25 se fue al descanso con una ventaja mínima, 43-44 en el marcador.

El paso por vestuarios no sentó bien al Estu que se atascó en ataque y en defensa y faltó de puntería tardó en anotar más de seis minutos. Fueron cinco puntos seguidos de Rubén Domínguez (un triple y una canasta de dos) los que inauguraron en el tercer cuarto el casillero del equipo colegial (55-49, min. 27.5) que al final del periodo estaba 9 abajo (60-51).

Alcobendas inauguró el marcador en el último cuarto y con 64-51 y ocho minutos por jugar Sergio Jiménez paró el partido. Un triple de Emil Stoilov quitó el tapón al aro rival (67-54, min. 33) y anotaron también de tres Pablo González Longarela (67-59) y Rubén Domínguez (70-62, min. 35.8).

Un inspirado Longarela siguió sumando de tres (72-68) y 72-70 a falta de un minuto. Cuatro puntos seguidos de Alcobendas (76-70) y 76-72 tras dos tiros libres anotados por Pablo Suárez con 24 segundos por jugar. Apenas quedaba tiempo y un triple de Ángel Comendador subió el 76-75 al marcador prácticamente sobre la bocina que ponía fin al partido.


Triunfo sobre la bocina de Rivas ante Estudio

Uros de Rivas se impuso por la mínima, 92-91, a un Estudio que mandó en la cancha y en el marcador durante los tres primeros cuartos y no supo conservar la renta y frenar la remontada de su rival.

En su crónica, Basket Rivas afirma que Estudio “siempre complica mucho las cosas a los ripenses” y el partido que cerraba la primera vuelta así lo puso de manifiesto.

Un triple del visitante Eduardo Vicente inauguró el marcador de un partido que nacía con un alto ritmo y posesiones cortas. El acierto “no secundó al ritmo de juego en los primeros minutos” y los puntos subían con dificultad al marcador.

Dos triples seguidos de Jorge Garzón dieron a Estudio su primera ventaja significativa (6-13). Rivas mejoró algo su juego en ambos lados de la cancha “pero los errores en finalizaciones aparentemente sencillas” y el desacierto por fuera hicieron que llegará al primer cuarto con 16-23 en contra.

Un triple del ripense Álex Zamora abrió el segundo cuarto pero Estudio respondió con dos triples consecutivos ampliando su ventaja a los 10 puntos. Rivas aguantó el tipo y después recortó distancia hasta que uno de tres de Ángel Gomez a 1.32 para el descanso le puso arriba por primera vez en el partido (37-36). Su alegría duró poco porque un nuevo triple y un 2+1 sobre la bocina devolvieron a Estudio el mando en el electrónico al descanso (39-44).

De nuevo Edu Vicente estreno el marcador al regreso de vestuarios y Estudio impuso “un altísimo ritmo de juego con rápidas transiciones ofensivas que Uros tenía problemas para controlar”. La desventaja de Rivas volvió a superar la decena de puntos hasta que mediado el tercer cuarto empezó a controlar el partido. Sendos triples de Álvaro Frutos y Héctor Figueroa acercaron a los suyos a 5 puntos pero “lagunas en el rebote defensivo local propiciaron muchas segundas opciones para Estudio”, que cerró el periodo “con un preocupante 64 a 74”.

En el último cuarto, Uros, “con mucho esfuerzo defensivo”, llevó su desventaja a solo 4 puntos (79-83) mediado el periodo, pero dos triples de Estudio pusieron un 82 a 89 en el marcador con apenas 80 segundos por delante. Triple de Rivas y 85-89 a falta de 40 segundos y 87-90 a falta de 22.

Estudio puso el balón en juego desde su campo y la presión de Rivas “dio sus frutos provocando una recuperación” que permitió anotar a Ángel Gómez, que puso a uno a los suyos (89-90). TL para Estudio que solo anotó uno y 89-91 con 8 segundos por descontar. En la acción final, Álvaro Frutos “atrajo la defensa de Estudio para encontrar en una esquina a un Javi de Pinto que, desequilibrado y en una extraña posición, lograba convertir su tiro” y subir al marcador el 92-91 final.

_RivasEstudio
RADIO CIGÜEÑA

Alcalá ganó a Quintanar de uno

Por un punto, 78-77, se impuso Baloncesto Alcalá a Globalcaja Quintanar en un partido que se resolvió en los instantes finales.

Y es que con seis décimas para el final “concedieron dos tiros libres tras cometer un error y sentenciaron los de casa con el primer lanzamiento y tirando a fallar el segundo”, afirma en su crónica El deporte conquense.

Quintanar arrancó “muy mal sin hacer las cosas como están acostumbrados, sin jugar en equipo y cada uno haciendo la guerra por su cuenta”. Pese a ello consiguió llegar al descanso solo cuatro abajo, 41-37.

Tras el paso por los vestuarios, las dos primeras jugadas fueron dos triples de Alcalá que se fue de 10 en el marcador aunque reaccionó Quintanar, remontó tras un tiempo muerto y se puso dos arriba.

“Los conquenses iban a por el choque, pero las decisiones arbitrales les condenaron en varias ocasiones, hasta el punto que en un tiempo muerto el técnico del Quintanar pidió explicaciones sobre dos jugadas y vio dos técnicas seguidas”. Aunque Quintanar siguió luchando y pudo llevarse el partido, la última jugada a seis décimas para el final condenó a los conquenses y dio la victoria al equipo local.

La crónica de Baloncesto Alcalá explica que empezaron controlando el partido “aunque nunca con ventajas amplias”, si bien “los nuestros mostraron a los manchegos que el partido no iba a ser fácil”. Añade que Alcalá dominó el juego interior y “volvimos a conseguir  nuestro récord de triples anotados (13)”, lo que es “una victoria segura”. Pero enfrente “teníamos a uno de los cocos de la liga que no nos iba a poner las cosas fáciles”.

Quintanar recortó la diferencia “hasta llegar a los últimos 17 segundos con el marcador empatado”. Tras un tiempo muerto, “asistencia magistral” de Óscar Méndez sobre Sergio Rodríguez, que logró “sacar una falta crucial para el devenir del encuentro”. Dos tiros libres para Alcalá con solo 6 décimas por jugar. Otro tiempo muerto y turno para “nuestro dorsal 91, demostración de veteranía de Sergio Rodríguez, que anotó el primero y sin tiempo para mucho más, dejó el balón en manos del contrario que nada pudo hacer, cogiendo el rebote del segundo lanzamiento bajo su aro”.

El entrenador de Quintanar, Juan Carlos Navarro, califica el partido de “raro por no decir otra cosa” y explica que “entramos bien, haciendo lo que teníamos que hacer,  generando muchas ventajas en las situaciones de 1c1”, pero  mediado el segundo cuarto Alcalá “sube el nivel de defensa, de contacto” y “nosotros nos perdemos, no sabemos interpretarlo -en mi opinión la mayoría de las veces acababa en faltas con un jugador mío por el suelo”- y “los árbitros muy permisivos con ellos”.

Tras el paso por vestuarios “tratamos de interpretar que era un partido con contacto que se estaba permitiendo” y que “nosotros teníamos que poner el listón a esa altura”, subraya el técnico.

“Entramos mal tras el descanso porque nos meten dos triples seguidos y se van de 10”, pero “reaccionamos y empezamos a jugar como venimos haciendo hasta el punto de recortar y ponernos dos arriba”, explica Navarro. “Acabamos el tercer cuarto con empate y todo por decidir”, pero “volvemos a lo del primero” con la sensación de que “no nos dejan ganar el partido”.

Juan Carlos Navarro menciona “dos acciones clarísimas de un jugador mío que, tras un contacto de un jugador del equipo contrario por detrás, acaba por los suelos y los árbitros interpretan que es un tapón”. “Imposible”, subraya el técnico, quien añade que en ningún momento se había dirigido a ellos (los árbitros). “No les había reclamado nada… y les reclamo esas dos acciones que rompían el partido a nuestro favor”. Y automáticamente “el árbitro auxiliar me pita dos técnicas seguidas y me expulsa”, se queja Juan Carlos Navarro, que cuenta como a otro jugador de Quintanar le rompieron la nariz en el minuto uno del segundo cuarto. Es “un jugador de dos metros y le rompen la nariz no en una acción fortuita, sino que van a buscarle, a darle… le dan aposta” y yo “no les reclamé nada”.

Al final, dice el técnico, “indignación e impotencia” por lo sucedido en un partido “que podíamos haber ganado y no nos dejan ganar” y tras insistir en la permisividad arbitral en la primera parte concluye: “Nos faltó que nos dejaran ganar”.


Tobarra cayó en casa ante Zentro

El Tobarra Club de Baloncesto cayó ante Zentro Basket Madrid por un claro 73 a 85. Clave fue el dominio del rebote por parte de los madrileños, que además estuvieron más acertados que su rival.

Empezó mandando Zentro, que llegó al final del primer cuarto con 16-23 a su favor, y al descanso con 35-40. Parcial de 14-24 en el tercero y 50-64 al final del periodo. Los de Fernando Reborio supieron conservar la renta y, aunque los manchegos maquillaron algo el resultado, acabaron sentenciando el partido por 73 a 85.

“Nos llevamos una victoria de Tobarra que vale un millón”, nos dice el entrenador ayudante de Zentro, Dani Molina, quien añade que fue el típico partido en Castilla-La Mancha “siempre tremendamente complicados de jugar”.

Zentro sabía que Tobarra es un equipo “con plantilla corta con un jugador, Jakub Kasa, muy determinante, con muy buenos movimientos por dentro y una fantástica mano exterior” y otros importantes como Miguel Ráez “con experiencia de muchos años en ligas FEB”. También el americano Martin Smith, “un 3 que hace su trabajo, buen defensor de poste bajo y que va bien al rebote”. Un equipo corto, “poco intenso, que va a muy pocas posesiones e intenta llevarte al 5×5”, mientras que la intención de Zentro era “exprimir al máximo nuestra juventud desplegando un juego rápido y directo intentando fatigar lo máximo posible a sus jugadores interiores, Kasa y Ráez, y sobre todo intentar que ellos no se sintieran cómodas en el 5×5 poniendo muchísima presión al balón e intentando que los citados jugadores no tomasen tiros abiertos con solvencia”, subraya el técnico.

En la primera parte Zentro se puso por delante en el marcador “jugando rápidas transiciones” y Tobarra tuvo un par de faltas en interior “por lo que dejaron de defender con la suficiente fuerza y Juanjo Santana les hizo bastante daño por dentro, Juanjo y Vincent Gielen, pero éste último más en la segunda”.

Igualada fue la primera mitad del partido con “una pequeña ventaja nuestra” (35-40 al descanso), pero la segunda fue diferente. “El aro en el que jugábamos -dice Dani- parecía que tragaba más” y a Tobarra “le resultaba muy difícil con las faltas que tenía” y además los árbitros “empezaron a pitar, a no permitirles algunos contactos que en la primera mitad si les habían permitido” y eso “les castigó”.

De la “pelea” con el árbitro “nosotros sacamos mucha ventaja. Tiros exteriores bastante liberados y los metimos. Tuvimos una buena racha y en el tercer cuarto abrimos brecha en el marcador”, pero en el último “ellos ponen la directa” y Antonio Boyero en situaciones de 1c1 “nos recorta un poco la ventaja”, pero rápidamente “volvemos a abrir brecha”.

Una victoria “que sabe a oro, que sabe a gloria”, porque “todos sabemos que ir a Castilla-La Mancha y ganar es bastante complicado”.

Dani Molina destaca la dirección de Ismael Herrero, que estuvo muy bien “solventando las pérdidas de balón”; a Erik Persson, que en situaciones de bloqueo directo “hizo mucho daño y que estuvo francamente bien en tiros abiertos” y también a Pedro García en labores defensivas, tiros abiertos y “ayudando una barbaridad en el rebote”, sin olvidar a Vincent y a Juanjo que estuvieron “muy bien debajo del aro y en la defensa de sus tiradores, Ráez y Kasa”.

_TobarraZentro
TOBARRA CB

Un mal segundo cuarto condenó al Azuqueca ante el Madrid

Isover Basket Azuqueca perdió por un abultado 88-64 ante el Real Madrid lastrado por un mal segundo cuarto y “una serie de decisiones incomprensibles” que “sacaron a los de Jorge Lorenzo del partido”.

Así lo afirma la crónica del Azuqueca, que llegaba a Valdebebas “con la intención de competirle a uno de los equipos más potentes de la categoría”. Y así lo hizo durante los primeros minutos, hasta que la pareja arbitral decidió que el equipo azudense no podría jugarle de tú a tú al Real Madrid y con una serie de decisiones incomprensibles sacaron a los de Jorge Lorenzo del partido.

Pero el Madrid, subraya, hizo “un gran partido y recuperó a varios lesionados como Javier Salsón y Eli N’Diaye, claves en el partido” y “se llevó el triunfo merecidamente”.

Empezó mandando el Madrid en un primer cuarto igualado en los primeros minutos con intercambio de acciones y canastas y ventaja azudense por la mínima, 12-13, mediado el periodo. En el resto “la permisibilidad arbitral en defensa con el Real Madrid” -(1-5) en faltas- sacó a los visitantes del choque, y los locales dominaban el ataque para irse al final del cuarto con ventaja de +9 (29-20).

En el segundo, con Azuqueca “fuera del partido”, el Madrid dominaba en defensa y en ataque y tras un parcial de (15-0) puso el +20 (40-20) en el marcador. Fue a falta de 4.27 minutos para el descanso cuando los visitantes “consiguieron su primera canasta de este cuarto”. Cuatro puntos fue “el bagaje anotador” de un equipo “que estaba fuera del partido” mientras el filial blanco se marchaba al vestuario con un +29 (53-24) en el marcador.

Con el mismo dominio madridista comenzó el tercero. Las canastas de Luis Valera y Juho Gummerus y un triple de Alberto de la Torre era el bagaje anotador en la primera mitad del cuarto mientras “Boris Tišma, Matteo Spagnolo, Juan Núñez, N’Diaye y compañía anotaban con facilidad en el aro azudense para llegar mediado el periodo con +27 (68-31) en el marcador” y a 2.38 para el final con +36 (71-35).

Pero un parcial de (1-9) a favor de un Basket Azuqueca “que lo intentó hasta el último momento, daba aire al equipo alcarreño y a una grada que no paraba de animar a los suyos” para llegar al final de cuarto con 72-46 tras un parcial de 19-22.

En el último cuatro puntos consecutivos de Tišma eran respondidos por Charly García y Alejandro Hernández. Maxi Solé anotaba de tres para los madrileños y Óscar Herrero por los azudenses le respondía con dos triples consecutivos que reducían la diferencia a +22 (79-57, min. 35.6). De la Torre y Gummerus consiguieron anotar en dos ocasiones cada uno pero “el físico de los jóvenes jugadores madridistas se acabó imponiendo” y el partido terminó con 88-64 en el marcador.

Isover Basquet Azuqueca lamenta “la desastrosa actuación arbitral que acabó desconcertando a ambos equipos, con errores y decisiones difíciles de asimilar”.

RMAzuqueca_
BASKET AZUQUECA

Brillante partido colectivo de Náutico ante Pozuelo

Náutico de Tenerife (RCNT) firmó un brillante partido ante CB Pozuelo Arrabe Asesores al que se impuso por 57 a 76 con “una notable actuación colectiva y un buen equilibrio ataque-defensa”.

Además de señalar las claves de la victoria la crónica del club nauta señala que tras haber aplazado el partido de la jornada 14 La Marea volvió a la competición con un trabajado triunfo en su visita al Pabellón El Torreón (Madrid).

“Un sabor dulce para arrancar 2020 que confirma las buenas sensaciones con las que terminó el equipo dirigido por Santi Lucena en 2019, sumando en clave positiva en seis de sus últimos siete compromisos”, añade.

Dominaron los nautas en todas las facetas del juego con “buena mano desde la línea de tres puntos”. Asimismo, “la inteligencia en la administración de las faltas permitió que el equipo santacrucero convirtiera 21 créditos desde la línea de tiros libres, en contraposición con los 4 de los madrileños”.

Parcial nauta de 0-7 al comienzo y 2-9 en el marcador. Tiró “de orgullo el cuadro de Mariano Arasa para contestar a la inspiración insular (9-11)”. Pero no se arrugó Náutico y con dos triples seguidos cerró el primer cuarto con 14-19 a su favor.

Aceleró la escuadra nauta en el segundo y con un parcial de 5 a 19 se fue al descanso con 19-38 en el marcador dejando “en una situación complicada al CB Pozuelo”.

Igual fue el guion al regreso de vestuarios. Náutico “seguía a lo suyo, engordando su parcial personal” con “un excelso Alberto Cabrera que anotaba los seis primeros créditos del tercer asalto” secundado por el acierto de José Luis Ibáñez y del montenegrino Danilo Brnović. La Marea se fue hasta los 30 de renta en cuatro ocasiones “dejando encarrilado el triunfo” con 34-62 en el marcador.

En el último cuarto “sacó el orgullo el CB Pozuelo para maquillar la contienda”, mientras Náutico “redujo las marchas para dosificarse de cara a próximas citas”. Los madrileños sumaron un parcial de 9-0 hasta que Saulo Román lo rompió con un tiro en suspensión (46-67). Intercambio de golpes cuando el encuentro llegaba a su final y  al sonido de la bocina el marcador señalaba un rotundo 57 a 76 para los tinerfeños.


Distrito se impone a Guadalajara por la mínima

También por la mínima, 76-75, ganó Distrito Olímpico a un Lujisa Guadalajara Basket que fue a remolque durante los tres primeros cuartos y empezó a recortar distancia en el último “con un gran juego” que puso en aprietos a los madrileños.

El partido comenzó con un triple de Raúl Lázaro en un primer cuarto igualado “bien jugado por los morados”, con Sergio Martínez anotando y dominando en la pintura y Jorge Roche defendiendo bien al base local, Andrés Rico, según la crónica del club alcarreño.

Con 20-19 para el Guada arrancó el segundo cuarto en el que los de Distrito “endurecen el partido, aprietan en defensa y con Jorge Viejo acertado en ataque logran irse al descanso con un favorable 44-36”.

Tras el paso por vestuarios no mejora el juego del Guada. Parcial de 18-13 y 62-49 al final del tercer cuarto para Distrito, “pero los morados no iban a dar su brazo a torcer”.

Con David Ávila ya recuperado de su lesión a los mandos “comienza un nuevo partido con los nuestros reduciendo distancias y haciendo un gran juego que no pueden frenar los madrileños”. El final, con suspense, “ya que un triple de Lázaro anotado sobre la bocina con posible falta para tiro libre posterior” es analizado por los árbitros en la mesa “con el pabellón en silencio y expectante”, decidiendo “la validez del triple pero sin falta personal”.

Un partido “de vital importancia” nos dice el entrenador de Distrito, Miguel Lago, ya que suponía “un respiro importante ganar a uno de los equipos con los que estamos peleando por no caer en los últimos puestos de la clasificación”.

Además, Guadalajara es un equipo “con mucho oficio que interpreta muy bien todas las situaciones de partido y que sabe en cada momento qué le interesa hacer”, añade el técnico, quien explica que inicialmente plantearon “un partido de alto ritmo” si bien no “lo conseguimos del todo ya que nuestra defensa del 1c1 dejaba mucho que desear”. Aun así, en la primera mitad “nos sostuvo que fuimos capaces de hacer un baloncesto muy serio, con una buena circulación de balón y siendo especialmente generosos buscando el pase extra que nos permitió muy buenas opciones de tiro exterior, ya que nuestro juego interior sufría con la envergadura de sus postes”.

En el tercer cuarto “logramos ajustar nuestra defensa, especialmente en sus situaciones de pick and roll que les habían dado buenas ventajas en la primera parte”, lo que “nos permitió coger una ventaja que parecía presagiar un final cómodo”. Pero “una vez más no fue así” porque en el último Guadalajara “empezó a tener el acierto exterior que le había faltado en los tres anteriores” y Distrito empezó a hacer “malos ataques, precipitados y abusando mucho del bote, lo que ralentizaba las posesiones”.

Con un marcador apretado se llegó una vez más a los últimos minutos de juego, dice Miguel Lago, pero “esta vez salió cara”. El entrenador está contento. Distrito termina la primera vuelta con seis victorias y “la sensación de haber competido, salvo en dos ocasiones, con todos los equipos a los que nos hemos enfrentado, lo que nos hace ser optimistas de cara a conseguir el objetivo de mantener el equipo en la categoría”.


Conejero se llevó el derbi canario ante Agüimes

Aloe Plus Lanzarote Conejero se impuso al CB Agüimes por un apretado 67 a 69 en el derbi canario que enfrentaba a dos equipos necesitados de victorias y es que ambos se sitúan en la zona baja de la clasificación.

Fue un partido de poca anotación y con mínimas diferencias que, según Lanzarote deportiva, dominó Conejero al comienzo con un parcial de 2-8. “Las fuerzas se fueron equilibrando con el paso de los minutos”, acabando el primer cuarto con una canasta de Jon Ander Cuadra que puso el 17 a 19 en el electrónico.

En el segundo los dos equipos “comenzaron a acusar sus problemas en las acciones ofensivas” y las defensas se impusieron a los ataques. Conejero “continuaba llevando la iniciativa, aunque no lograba despegarse” y con 30 a 33 se llegó al descanso.

Los mejores minutos del CB Agüimes se vieron al inicio del tercer cuarto con un parcial de 8-2. Un 2+1 de Paulo Rodríguez puso por primera vez a los grancanarios por delante (38-35). Pero “el trabajo psicológico realizado a lo largo de la semana dio sus frutos” y Conejero “no se vino abajo a pesar de ir a remolque durante algunos minutos”.

Con 51-55 y todo por decidir arrancó el último cuarto. A falta de dos minutos para el final una canasta de Joan Ferran Bernácer redujo la ventaja de los de Lanzarote a un punto (64-65). Sendas canastas de Jon Ander Cuadra y Javi Herrero abrieron una pequeña brecha, pero un triple de Paulo Rodríguez volvió a meter al Agüimes en el partido.

No hubo puntos en los últimos 30 segundos, por lo que el marcador no se movió y con 67 a 69 se llegó al final. Una victoria que sirve para que Aloe Plus Lanzarote Conejero “corte de raíz la mala dinámica de resultados”.

También Noticias de Agüimes (Domingo Martín) da cuenta del derbi entre los dos equipos que cierran la clasificación del Grupo B, un partido marcado por la baja anotación y en el que “las defensas se impusieron a los ataques”.

El partido mantuvo la emoción hasta el último segundo, cuando Carlos Apolinario fallaba una bandeja que hubiera la llevado el choque a la prórroga y provocaba una explosión de alegría entre los jugadores de Iñaki Merino, que con tres victorias igualan a los agüimenses en la tabla.

Garny García, que está a punto de abandonar Gran Canaria para viajar a la República Dominicana, fue el mejor del partido. Firmó un doble-doble (25 puntos y 11 rebotes) y 25 de valoración, aunque insuficientes para inclinar la balanza en favor del Agüimes. También Paulo Rodríguez (17 puntos) y, un poco más lejos, las cifras de jugadores como Carlos Apolinario (9 puntos) y Jonatan Bosa (6 puntos).

De Conejero destaca la aportación de Jon Ander Cuadra (19 puntos) y de su más reciente refuerzo, Alan Bedirhanoglu (17 puntos y 21 de valoración), jugador sueco que volvía a registrar una buena actuación sobre el parqué después de poco más de una semana de preparación con el conjunto de la isla de los volcanes.

AgüimesConejero_DM
DOMINGO MARTÍN

Clasificación

1920_EBABC15


Autora: @lopezrosa