Inauguramos el año en Zona de Básquet acercándonos a la categoría júnior de la mano de un colaborador de lujo como Jordi Alfonso Jiménez (obligatorio seguirle en Twitter: @Jordi_Alfonso_1), que nos acerca su análisis de la reciente edición del Adidas Next Generation Tournament de Valencia.

El análisis de Jordi Alfonso

El Adidas Next Generation Tournament celebrado en Valencia del 27 al 29 de diciembre no decepcionó. La Euroliga organiza este torneo en cuatro sedes a lo largo del Europa para concentrar a los mejores talentos jóvenes del continente.

En esta edición, con Gran Canaria como campeón y Unicaja como merecido finalista, se vivió un fin de semana en el que los equipos ACB (Valencia y Barcelona, fueron los otros semifinalistas) se impusieron al resto, copando las cuatro primeras plazas.

En este artículo recopilo diez nombres destacados del torneo, analizando al menos un jugador por equipo, no sin antes hacer una mención especial a Gael Bonilla, Matthew Strazel, Alexandros Nikolaidis y Lukša Buljević, con méritos propios para entrar en esta lista.

Jean Montero
Escolta / 2003
Gran Canaria
21.3 pt, 4.8 re, 4.0 as

Mejor quinteto, MVP y campeones del torneo, el fin de semana de Jean Montero no pudo ser mejor. El dominicano, ya internacional absoluto por su país, es un escolta pequeño, pero habilidoso con el balón en las manos, pudiendo generarse sus tiros en uno contra uno. Consciente de su falta de tamaño, Montero ha desarrollado un tiro con una suspensión muy alta para ganar más espacio, así como un control corporal en el aire que le permite corregir los tiros durante las entradas a canasta.

Su talento anotador está fuera de dudas. Sin embargo, su crecimiento físico marcará cuánto podrá trasladar su juego al primer nivel. Durante el torneo ha dejado momentos muy buenos en el tiro exterior, incluida una final que dominó de principio a fin. Buscar más consistencia debe ser el siguiente paso para seguir evolucionando como un anotador a tres niveles.

No debemos perdernos su desarrollo como generador durante su estancia en LEB Plata, pues en el ANGT dejó muestras de una buena visión de juego tras generar desajustes con el bote. Su transición desde el alero que era en República Dominicana hasta el combo que puede ser en España marcará en gran medida su futuro.

¿La defensa? Esa gran tarea pendiente, donde la actitud, el tamaño y la falta de explosividad a la hora de reaccionar a los movimientos del rival le han pasado factura, permitiendo que sus rivales llegaran al aro con facilidad (12/18 permitido en bandejas).


Rubén López de la Torre
Ala-pívot / 2002
Gran Canaria
19.5 pt, 11.3 re, 3.5 as

El jugador formado en el Real Madrid ha sido una de las grandes sorpresas del torneo. Si bien su temporada en LEB Plata está siendo muy buena, con 10.3 puntos y 5.6 rebotes de promedio, pocos esperaban un impacto tan grande en el ANGT de Valencia, entrando incluso en las quinielas para el MVP.

Rubén tiene un motor inagotable, es fuerte y muy sacrificado en pista. Es cierto que le ha faltado ser más eficiente en ataque, pues pese a producir grandes números ha acabado con un 35% de acierto en tiros de campo, incluyendo un 18% de acierto en triples. Sin embargo, ha dejado claro que está mejorando sus recursos ofensivos, dejando destellos en el tiro tras bote de cara a hacer la transición hacia un ala-pívot más abierto. Su fuerza para aguantar los contactos ha sido determinante contra equipos que jugaban sistemas más pequeños como ASVEL o el propio Barça.

En defensa todavía tiene que mejorar la zona exterior, pero su fuerza y esfuerzo han hecho de él un gran defensor de aro, ejerciendo como interior de referencia durante las ausencias de Khalifa Diop por molestias físicas.


Yannick Nzosa
Pívot / 2003
Unicaja
15.0 pt, 9.5 re, 3.8 ta

Aficionados y profesionales del baloncesto tenían ganas de ver a Nzosa en directo. El jugador formado en Stella Azzurra se postula como uno de los mejores jugadores del 2003 y el mejor interior de la clase. No es para menos, pues ha sido el jugador con más influencia en el juego del rival de todo el campeonato, acabando en el mejor quinteto.

Yannick Nzosa cuenta con una combinación de tamaño, velocidad y coordinación que resultan sorprendentes. El interior del conjunto malagueño tiene el rango de acción defensiva más amplio de todo el torneo. Su velocidad de pies le permite defender exteriores y llegar a las ayudas, ya sean a la línea de tres o para taponar balones desde atrás. Por si fuera poco, sus largos brazos le ayudan generar más oposición a la hora de puntear y modificar tiros. Si gana algo de músculo aguantará mejor los contactos, aunque dejó algunas acciones muy buenas contra interiores potentes como Khalifa Diop.

En ataque es cierto que tiene mucho por mejorar, tiene un gancho un poco rígido y le falta acierto en la media distancia, pero es capaz de poner el balón en el suelo y llegar al aro o penetrar tras recibir el balón con una velocidad y coordinación que sorprenden. Si consigue mejorar el manejo podría conseguir un juego desde el exterior muy difícil de encontrar en interiores a día de hoy. La NBA aparece cada vez con mayor nitidez en su horizonte, en Unicaja tendrán que disfrutar todo lo que puedan de este talento congoleño.


Alonso Faure
Ala-pívot – pívot / 2002
Valencia Basket
20.0 pt, 13.0 re, 1.5 ta

Alonso Faure tuvo un rendimiento excelente en el Adidas Next Generation Tournament 2018/19, siendo uno de los mejores interiores del torneo pese a ser un año muy fuerte en la posición. Su combinación de velocidad para atacar los espacios sin balón y esfuerzo defensivo hicieron de él un baluarte para el Valencia Basket. Esta temporada incluso ha mejorado sus prestaciones, colándose en el quinteto ideal del torneo.

Lo primero que podemos destacar es que ha ganado mucho volumen muscular respecto a su primer año en júniors. Su tren superior es posiblemente quien se ha llevado la mejor parte, porque sí que es cierto que ha perdido un poco de explosividad, pero muy poca. Sin embargo, esta ganancia muscular le ha servido para aguantar mejor los contactos, consiguiendo muchos 2+1 a lo largo del torneo, ya fuera atacando la canasta de cara o definiendo bajo el aro. Alonso Faure ha asumido más liderazgo en ataque y ha servido como referencia interior para castigar al rival en la zona. Ha empezado a tirar desde la línea de tres, si consigue consistencia en ese tiro exterior, su techo ya de por sí muy alto seguirá creciendo.

En defensa volvió a ser diferencial en el aro. Tiene buenos instintos y localiza bien el balón en el aire, pero lo más importante de todos es que hace algo que cada vez se está perdiendo más: cierra el rebote. Pudiendo atrapar balones por físico, el jugador del Valencia Basket localiza al rival, lo bloquea y ataca el balón, lo que le ha llevado a ganarle la partida a freaks atléticos durante el torneo.


Millán Jiménez
Escolta / 2002
Valencia Basket
16.0 pt, 9.0 re, 3.8 as

El jugador riojano ya debutó en Euroleague hace unas semanas contra Milano. Sin embargo, le tocaba jugar otra competición gestionada por la misma organización y lo cierto es que el rendimiento ha sido excelente. Su evolución física respecto a su temporada de júnior de primer año es notable. Más grande, más fuerte, pero sin perder fluidez con el bote ni velocidad en campo abierto.

Millán Jiménez demostró un talento reboteador excelente para un exterior, siendo el jugador más bajo del TOP10 de reboteadores del torneo, en el que ocupa la novena posición. Sus instintos, capacidad de reacción y agresividad a la hora de atacar el balón, le permiten atrapar una gran cantidad de rebotes. Además, es su primer paso y velocidad hacen que las transiciones de Valencia Basket sean de las más rápidas del torneo.

En términos ofensivos necesita mejorar la consistencia en el tiro exterior, aunque ha tenido partidos bastante buenos, siendo capaz de anotar un triple muy importante contra Unicaja. Con el balón en las manos lo encontramos cada vez más cómodo, pudiendo ejercer de segundo generador junto a Guillem Ferrando y llegando al aro con facilidad gracias a su fuerza y control del cuerpo en el aire. Si consigue ganar algo de explosividad será un jugador más efectivo en las penetraciones, su gran fuerte en categorías inferiores.


Pau Tendero
Escolta / 2002
Barcelona
15.8 pt, 4.8 re, 2.5 as

Gran rendimiento de un Pau Tendero que se vio exigido a ser la referencia ofensiva de un Barça al que le faltaron algunas ideas en ataque. El jugador del equipo catalán se mostró mucho más que en la pasada edición, demostrando su veloz primer paso y capacidad para aguantar los contactos en carrera. Posee buen control corporal para corregir en el aire, una toma de decisiones acertada y sigue evolucionando físicamente para poder trasladar su juego tan físico a profesionales.

En defensa mostró unos pies muy rápidos que le permitieron minimizar la puerta atrás del rival, llegar bien a las ayudas y cerrar las penetraciones con mucho éxito (33% de acierto permitido en entradas). Además, dejó muestras de su versatilidad, defendiendo varias posiciones con buenos resultados.

El siguiente paso es mantener las oportunidades en LEB Plata, donde pese a no ser habitual sí ha tenido minutos, incluso una titularidad. Las experiencias con profesionales ayudan a madurar el juego y con Pau Tendero puede ser muy beneficioso, sobre todo si añade un tiro exterior sólido.


Daryl Doualla
Alero / 2004
ASVEL
20.0 pt, 4.0 re, 1.5 as

Matthew Strazel podría haber salido perfectamente en este artículo, pero la irrupción de un jugador como Doualla debe ser comentada. Su estructura física le va a permitir explotar en el futuro unas capacidades atléticas que ya de por sí son buenas. Cuenta con tamaño (195 cm y creciendo), velocidad y salto vertical para llegar al aro con mucha facilidad y si desarrolla bien el físico mejorará a la hora de aguantar los contactos en el aire, pues le han pasado factura a lo largo del torneo. Otro aspecto a mejorar en las entradas a canasta es su mano izquierda, pues cuenta con poca confianza y falta de técnica para definir con ella, lo que le ha costado algún que otro tapón. Aun así, siendo un cadete de segundo año, ha sido diferencial en los aros.

Por si fuera poco, Doualla ha demostrado mucha consistencia en el tiro exterior, anotando un 38% con 5.3 intentos de media. Si tenemos en cuenta su juventud y las necesidades de la plantilla de ASVEL, la presencia de Daryl como anotador en dos niveles ha supuesto un factor diferencial para oxigenar el ataque del equipo en ciertos momentos del encuentro.

Es cierto que en defensa tiene bastantes cosas que mejorar, pero con su envergadura y velocidad de pies va a ser capaz de abarcar mucho campo.


Iosif Koloveros
Base / 2002
Olympiacos
23.8 pt, 6.3 re, 3.3 as

El base griego acabó como máximo anotador del torneo, demostrando que su pequeño cuerpo (182 cm) alberga un gran talento. Habilidoso con el balón en las manos, explosivo en las distancias cortas y con gran capacidad de liderazgo, formó junto a Alexandros Nikolaidis el backcourt más ofensivo del ANGT de Valencia. Iosif Koloveros es pequeño y tiene un físico bastante hecho, lo que ha generado muchas dudas en cuanto a su desarrollo en profesionales, pero en un torneo júnior como este, ha dominado en prácticamente todos los partidos que ha jugado.

Consciente de su falta de tamaño, Olympiacos explotó a Koloveros en situaciones de Pick and Roll, donde es capaz de aprovechar los espacios generados por el bloqueo para ejecutar su buen tiro tras bote y llegar al aro con menos oposición (55% de acierto en entradas a canasta), pues su tren inferior le permite llegar con potencia gracias a su velocidad y salto vertical.

Defensivamente no podíamos esperar un impacto muy positivo, acusó la falta de tamaño en el aro (9/19 permitido) y la inconsistencia en su esfuerzo desde el triple, mostrándose pasivo en bastantes ocasiones a la hora de puntear tiros abiertos y dejando mucho espacio a tiradores sólidos, permitiendo un 50% en triples.

Cuánto podrá perfeccionar la mecánica y mejorar la defensa marcará considerablemente el difícil camino hacia el profesionalismo. Talento no le falta, algo de tamaño sí.


Roko Prkačin
Ala-pívot / 2003
Cibona
17.5 pt, 11.3 re, 2.5 as

La estrella de Cibona llegaba al torneo como el gran jugador a seguir para aficionados y profesionales del mundo del baloncesto. Tras dominar las categorías inferiores, Roko Prkačin está jugando la temporada 2019/20 con el primer equipo y el Adidas Next Generation Tournament debía servirle como escaparate para la NBA. El primer partido pareció una declaración de intenciones, dominando físicamente, trabajando mucho con bote gracias a su variedad de recursos técnicos y anotando desde el triple con acierto. Podríamos decir, sin embargo, que en esos 31 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias se acabó su torneo.

Conforme llegaron las derrotas del equipo croata, Roko Prkačin empezó a desaparecer del partido, forzando muchos tiros, tomando muy malas decisiones que le hicieron perder un gran número de balones y dejando la defensa de lado lo que llevó a Cibona a ser la 7ª del torneo y una de las grandes decepciones del mismo.

Se pudo ver a un Prkačin solitario, con problemas de comunicación con sus compañeros y entrenadores, pero su primer partido contra el equipo malagueño es una buena muestra de su talento. Tiene tamaño y físico para ser un combo forward al siguiente nivel, demostró que puede aguantar los contactos ante gente más grande y que es agresivo a la hora de buscar la canasta. Necesita trabajo a nivel defensivo y en gestión emocional, pero es un talento NBA y debe estar en este artículo, aunque no fuera el mejor de Cibona. El debate con Usman Garuba por quién es el mejor joven europeo del 2003 está servido y nos queda un año y medio por delante para zanjarlo.


Batin Tuna
Escolta / 2003
Tofas Bursa
10.3 pt, 8.0 re, 3.3 as

Pocas alegrías tuvo el equipo turco durante el torneo. Con una plantilla muy joven y corta en cuanto a centímetros, sufrieron mucho durante el fin de semana y acabaron con 0-4 en su registro. Entre los jóvenes jugadores el más destacado podríamos decir que fue Batin Tuna, escolta-alero turco con mucha clase, aunque con carencias físicas que le limitaron en su rol de generador principal.

Tuna no es un jugador eléctrico ni muy explosivo, tiene un tren inferior bastante fuerte, pero le falta fuerza en tren superior y tronco para aguantar los contactos. Sin embargo, la estrella del Tofas es un joven inteligente y habilidoso, pero de los que no duda en trabajar para el equipo si el partido lo requiere, aportando mucho en el rebote defensivo de los turcos y robando bastantes balones gracias a unas manos rápidas y buena velocidad de reacción.

Con sus 197 centímetros, intentó llegar al aro constantemente, aprovechando para doblar balones a sus compañeros, especialmente a Hamza Çelik, siempre preparado para lanzar desde la esquina. Tiene visión de juego y sus lecturas son rápidas, muchas veces más de lo que su cuerpo puede ejecutarlas. Con trabajo en el gimnasio, podremos llegar a ver a un Batin Tuna con un despliegue ofensivo más completo, en este torneo dejó más flashes que realidades.


NOTA. Si quieres leer la versión en catalán del artículo, pincha aquí.