Continuamos descubriendo a aquellos jugadores sin experiencia en España que llegan a LEB Oro y que no han salido en nuestros scoutings. Normalmente les hemos presentado de tres en tres, pero hoy son cuatro los protagonistas: Miguel Cardoso, Facundo Corvalán, Connor WoodArkeem Joseph. Ojo a los tres primeros, porque tal vez no lleguen a la etiqueta de estrellas, pero son tres jugadores que pueden llegar muy lejos.

AFANION CB Almansa ha aprovechado muy bien sus oportunidades en este mercado veraniego: ha repatriado a Rowley, se ha hecho con Gilling cuando ya quedaban pocas opciones para él en forma de huecos libres… Con Bobby Harris y Gerard Blat en el ‘uno’, parece claro que faltaba un base organizador y qué mejor que hacerse con el base titular de la selección de Portugal tras hacerse oficial que no continuaba en Benfica.

Miguel Cardoso (1993 / 188 cm) es un base hecho a sí mismo y que ha ido quemando etapas. Empezó en la cantera del Porto, se fue a Francia (12/13; llegó a debutar en Euroliga con Nanterre y tras no asentarse estuvo en otros equipos de la NM1) y luego al Karlsruhe alemán (16/17, en Regionalliga, la EBA teutona, pero con una gran plantilla), donde se salió. En su regreso a su país, fue uno de los mejores bases de la competición (17/18; Vitória SC / 15.5 pt, 7.4 as), fichando la pasada campaña por el todopoderoso Benfica (19 mi, 7.6 pt, 5.2 as). A pesar de ser uno de los jugadores más sólidos en un año irregular, no continuó en el cuadro lisboeta.

Se trata de un base de los del lema “una asistencia hace feliz a dos”. Buen manejo de balón, gran dominio del P&R y visión de juego de la que ya no se ve. Sabe buscar la mejor opción para su equipo y con tiradores a su lado, puede sobresalir aún más. En defensa, es activo e intenta ser un incordio, pero sí que sufre, por su tamaño, ante jugadores físicos o muy rápidos.

Preguntamos por él a @basketenvenacom, especialista en estadística avanzada: “Cardoso es un base que genera casi todo su juego a partir de situaciones de ‘P&R’, tanto para anotar (el 35% de sus puntos llegan a partir de esa situación, bien con penetración, donde tiene un 39% en la zona restringida, bien a través de ‘pull up’, donde anota con un 31% de efectividad). En el plano asistente reparte casi el 40% de las asistencias de su equipo cuando está en cancha, un dato que le sitúa en un TOP5 en todas las ligas europeas. En total, el 25% de los puntos de su equipo llegan, bien a través de su anotación, o bien a través de las asistencias que reparte. Es un jugador muy seguro como marca su ratio asistencias/pérdida que se sitúa en 2.72. Por poner un ejemplo, el año pasado solo Óscar Alvarado y Sergio Llorente tuvieron un ratio superior en LEB Oro. En resumen, candidato a ser uno de los mejores bases ofensivos de la competición”.

Teníamos ganas de verle en Oro, pero ahora habrá que ver cómo se adapta al ritmo, si sufre en defensa o si su tiro exterior no es irregular, pero es el complemento perfecto a los otros bases, tiene una visión de juego que da gusto y genera mucho. Muy buen refuerzo para el cuadro de Rubén Perelló.


Buscaba una referencia para el exterior el Club Ourense Baloncesto, un sustituto para Zamora que aportara puntos y fuera decisivo en las momentos calientes, y al final las vicisitudes del marcador le han hecho incorporar al canadiense Connor Wood (1993 / 193 cm), que dará puntos pero desde otro estilo.

Wood se formó en uno de los centros más prestigiosos del baloncesto universitario canadiense, Carleton, donde fue cogiendo fama y creciendo cada temporada hasta que en su último año se salió (16/17 / Sénior / 17.4 pt, 4.0 re). Su salto al profesionalismo fue en la NBL canadiense con los Niagara Rivers; tal vez no era la mejor liga para su estilo de juego, pero consiguió una media de 9.2 puntos por partido. Saltó a Europa y se fue a Paderborn (ProA alemana / 12.6 pt, 2.9 as) donde lo hizo bien y llamó la atención de Francia, país en el que aterrizó para reforzar al Quimper (ProB / 8.9 pt, 1.9 re). Este verano jugó la CEBL canadiense.

Nos ponemos en contacto con Miguel Rodríguez, entrenador asistente de Kirchheim Knights (ProA alemana) y autor de un scouting en el que salían actuales jugadores de Oro como Reed Timmer y Kristian Kullamäe, para saber más de Wood: “Se trata de un tirador muy bueno, con una mecánica poco ortodoxa, pero efectiva, e incluso le hemos visto ser usado como ‘cuatro’ abierto por Paderborn. Es un jugador letal saliendo de los bloqueos; si los rivales no están atentos puede entrar en rachas letales de triples que cambian partidos. Aunque en defensa tiene buena envergadura, sí que puede sufrir en el ‘tres’ ante jugadores rápidos”.

@basketenvenacom apunta lo siguiente sobre él: “Raza blanca, tirador… a pies quietos. En situaciones de ‘catch & shoot’. Wood atesora 1,3 puntos por tiro, o lo que es lo mismo, un 43%. Además, sabe aprovechar muy bien la gravedad que genera para asistir (este último año ha repartido el 21% de las asistencias de su equipo cuando estaba en cancha). Su %eFG fue esta última temporada del 60%, un dato que, de mantenerlo en LEB, le colocaría en el TOP3 en su posición. Defensivamente sufre más y le cuesta defender a jugadores más rápidos que él. Con Wood en pista, sus equipos el año pasado encajaban 117 puntos por 100 posesiones y este año 113.2, un dato muy alto y que, unido al 47% en el que deja a sus rivales, obligará a buen seguro a Gonzalo García de Vitoria a situarlo con jugadores que tapen sus carencias atrás”.

Un tirador letal (por encima del 40% T3) que se beneficiará de jugar con Alvarado y Figueras, que le generarán muchas opciones para lanzar cómodo. Un jugador al que seguro que su entrenador le sacará todo su rendimiento y camuflará sus carencias.


ZTE Real Canoe NC sigue buscando acentuar la calidad en su humilde proyecto y, así, ha conseguido reclutar en forma de cesión a Facundo Corvalán, que se sumará a otras jóvenes promesas como Kullamäe o Lundqvist. Hablamos de un base que es uno de los mejores proyectos del baloncesto argentino. Formado en esa factoría que es Bahía Basket, ha ido creciendo durante estos cuatro años de forma progresiva, mientras destacaba con las selecciones de formación, como en el Mundial U19 ’17, donde fue el máximo asistente (ya ese verano Daniel Mérida lo veía en Cancha Latina como uno de los mejores proyectos argentinos).

Con el pasaporte europeo ya en su poder según diferentes informaciones, su última temporada fue la de su consagración y la mejor demostración de que está preparado para dar el salto (28 mi, 14.4 pt, 3.8 as). Ahora llega cedido al cuadro canoísta por el Coosur Real Betis.

Qué mejor que preguntar por él a Saúl Roel, que lo sigue desde hace años y está muy atento a su evolución: “La progresión de Facundo durante sus dos últimas campañas en Bahía Basket ha sido magnífica. Él tenía muy claro desde el principio que quería desarrollarse poco a poco en Liga Nacional para acabar contando con un rol importante antes de cruzar el ‘charco’. En términos generales, se trata de un base que no es excelente en ninguna faceta en concreto, pero que domina distintos registros del juego. En cuestiones de ataque estático, es principalmente un jugador capaz de involucrar a todo el equipo con una correcta circulación de pelota, haciendo llegar el balón a las esquinas, asistiendo a los tiradores del lado débil y aprovechando las ventajas generadas por sus compañeros. Su evolución más notoria se encuentra en el apartado de anotación. Siempre se ha caracterizado por ser vertical de cara al aro a base de penetraciones, pero es evidente que ha ampliado su rango desde la larga distancia (dotando a su mecánica de mucho arco). Recuerdo que en el Mundial U19 de hace dos veranos, apenas se atrevía con situaciones de tiro alejado generadas desde su propio bote. Ahora, no solo se muestra medianamente certero con el lanzamiento a pies quietos, si no que empieza a producir en situaciones de ‘pull-up’. Defensivamente, sus rápidos desplazamientos en distancias cortas le permiten incomodar al atacante y defenderle desde cerca. Peligroso a la hora de cortar balones en líneas de pase y salir conduciendo la transición a toda velocidad. Canoe es una plaza atractiva para él porque es más que previsible que tendrá minutos para adaptarse lo más pronto posible al baloncesto europeo y a la liga”.

La opinión de @basketenvenacom sobre él: “Es del estilo de juego de Miguel Cardoso, pero a la argentina. Casi el 40% de sus puntos los genera a partir de ‘P&R’, aunque apenas anota 0.7 puntos por tiro, ya que ni en situaciones de ‘pull up’ (26%) ni en la zona restringida (37%) es un gran anotador. Mejora bastante sus porcentajes en situaciones de ‘catch & shoot’, donde anota con un 40% de efectividad. Debido a su juventud, tiende a cometer pérdidas (su ratio asistencias/pérdidas es de apenas 1.49). Con su edad, tiene visos de que a poco que mejore la selección de tiro y sepa controlar las pérdidas estaremos hablando de un base ‘top’ a nivel europeo”.

Intriga por ver qué nivel presenta y sus cualidades. Tras la irrupción que supuso Bolmaro en Oro, hay que ver si Corvalán puede igualar este nivel. Sorprenderá con su visión de juego y sus roturas, pero habrá que ver si consolida su tiro y si controla el tema de pérdidas. El talento joven, siempre debe ser bienvenido.


Cierra plantilla, en teoría, Cáceres Patrimonio de la Humanidad, y lo hace con un pivot desconocido en Europa como es el estadounidense Arkeem Joseph (1995 / 206 cm). Empezó su carrera universitaria cerca de casa, en un JUCO (Monroe College), y su presencia interior hizo que le reclutase Tennessee-Martin (DI / 14/15 / 4.9 pt, 2.8 re). Para su año sénior decidió irse a DII para tener un papel más importante, eligiendo Texas A&M International (12.9 pt, 6.8 re).

Su primer equipo como profesional fue el Oberá de la segunda división argentina (16/17), donde realizó un buen curso que le llevaría a fichar por el Ancud chileno (17/18, 15.8 pt, 8.8 re). A pesar de su buen papel, no fue hasta diciembre del pasado año cuando el CD Las Ánimas lo repescó y allí estuvo unos meses (14.0 pt, 7.8 re) hasta que se desvinculó para firmar al máximo nivel en marzo en Argentina (Argentino de Junín, donde acabó la temporada).

Joseph es un jugador que se sale de nuestro radar y cuyo juego desconocemos, por lo que contactamos con Manu Córdoba, entrenador del CD Valdivia y buen amigo de esta web, para saber más del nuevo interior verdinegro: “Joseph es un ‘cinco’ puro, un jugador de los que hacen el trabajo sucio, duro y pesado en el poste bajo. Aunque no es muy técnico en cuanto a fundamentos, es efectivo cerca del aro, pudiendo realizar sus ganchitos particulares por ambos lados, por lo que resulta complicado de defender en el 1×1 abajo. Capaz de ser buen finalizador en el ‘P&R’, su mayor carencia es que apenas juega de cara al aro y que sufre cuando se le aleja a 2-3 metros de la canasta a la hora de lanzar. En defensa, protege bien el aro y el rebote, aguantando en los contactos aunque sufre ante jugadores rápidos y en los desplazamientos laterales. En definitiva, es un jugador trabajador, más de fuerza que de talento, pero que si aguanta los primeros meses de adaptación puede sorprender y hacerlo bien”.

En resumen, Joseph parece encajar bien en el estilo de juego que quiere mostrar Roberto Blanco. Un jugador de equipo que sabe lo que viene a aportar y que buscará dar solidez en la pintura cacereña.

Anuncios