Llevaba Monbus Igualada unas temporadas rondando el acceso a las Fases de Ascenso a LEB Plata y en esta al fin lo ha conseguido. Con la palabra equipo como lema, Jordi Martí hace repaso del curso, de su bloque, de los rivales que le esperan o del posible futuro en caso de conseguir el ascenso.

Zona de Básquet – Este curso tenía pinta (como es habitual) de que Igualada iba a estar ahí en la zona alta. Menudo grupo con Tarragona y Quart luchando a brazo partido, ¿no?

Jordi Martí – Ha sido un grupo durísimo. Honestamente, pienso que nos ha tocado juntos a diferentes equipos con potencial para entrar en las dos primeras posiciones y eso se ha traducido en una clasificación final muy ajustada. Finalmente, el hecho de tener ganado el average con Quart, ha decantado la balanza a nuestro favor. Estamos especialmente satisfechos por haber perdido solo dos partidos en la segunda vuelta y uno de ellos de un punto en el último segundo. Hemos sido muy regulares durante la segunda fase de la competición.

ZdB – En las últimas temporadas, desde que estás en el banquillo de Igualada, siempre habéis estado ahí cerca con buenas posiciones (3º la 17/18 y 5º la 16/17). ¿Qué ha cambiado este curso para que obtuvierais el privilegio de quedar entre los dos primeros?

JM – Nada en especial, pienso que el trabajo que llevamos haciendo durante estos tres años se ha ido consolidando. Sí que es cierto que el equipo lleva más años junto, pero no con estos registros. Personalmente, me he limitado a imprimir una mentalidad concreta y un estilo de juego rápido pero a la vez ordenado. Estoy especialmente satisfecho de haber sido el equipo que haya perdido menos balones de media de la competición.

ZdB – Hablemos de la F4 de hace una semana. En las semis contra Pardinyes lo tuvisteis, pero unos minutos finales de apagón y una jugada de Davis os llevó a la derrota; luego os recompusisteis y ante un duro UBSA llevasteis la iniciativa del partido desde el principio para conseguir el premio.

JM – Teníamos un rival complicado, no tanto por el factor pista, que por experiencia propia en grandes eventos sabemos que es un factor que por la presión de querer hacerlo bien se te puede girar en contra, sino porque Pardinyes es un equipo que juega casi sistemáticamente con cuatro jugadores pequeños. Ante esto tienes dos opciones: adaptarte o intentar imponerte por juego interior. Es muy difícil defender a un jugador americano “pequeño” jugando de “grande” por fuera contra “grandes”. Si no tienes esa capacidad de neutralizar defensivamente se generan muchas penetraciones y tiros exteriores, que son la gran virtud de ese equipo. La verdad es que en la segunda parte nos salió bien pero no tuvimos la capacidad de concentración adecuada para mantener nueve puntos de diferencia a falta de cuatro minutos. Al final, en un resultado de cara o cruz un jugador como Davis resultó determinante. Por lo que respecta a UBSA, puedo decir que es un gran equipo con grandes jugadores, pero mucho más acordes a nuestro perfil de roster. Ante esto, estuvimos más acertados que ellos diría que casi todo el partido. Cabe felicitarles también por la gran temporada.

ZdB – Una de las mejores virtudes de Igualada es que es un equipo: 10 jugadores y todos por encima de los 14 minutos de media y ninguno supera los 24. ¿En una fase tan intensa y corta crees que esta amplitud de rotación puede ser una ventaja?

JM – Espero que sea así. Nosotros somos un equipo compensado en juego interior/exterior y también en responsabilidades. Podemos competir con ausencias por la coralidad de nuestro juego. En una fase intensa el descanso va a ser importante y no depender de ningún jugador en concreto también.

ZdB – Otra virtud es que no hay una estrella pero sin embargo hay jugadores que marcan por su calidad: Camí mete mucho ritmo desde el ‘uno’, Micky García (alargando su despedida) es la experiencia y Edu Tejero desde el ‘cuatro’ es un jugadorazo. ¿Lo compartes?

JM – Sí, únicamente añadir que lo haría extensible al resto de jugadores de los que os podría decir varias virtudes que dan un registro importante al equipo. En una fase corta si dependes de un solo jugador o dos puedes ser más “defensible”. Siempre hemos querido evitar los protagonismos.

ZdB – Igualada ha quedado encuadrado en un grupo que reúne a dos primeros, con lo que eso conlleva. Pasamos ahora a hablar de ellos y empezamos por Gandía. Sin duda, un equipo dominador del Grupo E en los últimos años y con experiencia en Plata, aunque sin una amplitud como la vuestra de plantilla y un estilo de juego parecido, con el añadido de tener a jugadores como Miller o Gil, ya expertos en estas lides. ¿Equipo temible o simplemente respeto?

JM – Es evidente que es un gran equipo con jugadores experimentados y con una buena dinámica de resultados. Es más importante esto que no ser primero o segundo, porque fijaos que nosotros entramos como terceros y en cambio hemos ganado al primero (Tarragona) en los dos partidos de la Liga Regular. Por tanto, en una fase corta todo puede pasar.

ZdB – Los melillenses de Enrique Soler, por proximidad, lo tienen mejor que otros equipos. Un equipo potente hecho para ascender. ¿Qué destacarías de ellos?

JM – Encuentro determinantes a Javier González y a Daniel Terrón, aunque no se deben desmerecer las aportaciones de otros jugadores como Donta Smith y Erikas Kalinicenko. Me parece un equipo compensado y con experiencia como valor importante. Destacaría su tiro exterior, tanto de interiores como de exteriores.

ZdB – Desde Burgos llega Tizona, un equipo histórico, germen del éxtasis que se vive en la ciudad con el baloncesto y que vuelve desde abajo. ¿Cómo vas a detener a su juego interior, con Julio de Assis en modo MVP o jugadores grandes como Román o Tobar?

JM – La verdad es que nosotros en juego interior tampoco estamos mal. Venimos de una liga muy competitiva con mucho ritmo y con mucha exigencia. Estos tres factores pueden ser determinantes. Sobre todo para fijarnos más, en hacer bien las cosas nosotros, que mirarlos a ellos.

ZdB – Por último, en caso de ascenso deportivo, ¿actualmente sería factible ver a Monbus Igualada en LEB Plata?

JM – Siempre depende de varios factores. En cualquier caso, Igualada como ciudad, con un proyecto REAL con un alto porcentaje de jugadores de la cantera en el primer equipo del club, entiendo que se lo plantearía con total seriedad por ser un proyecto natural y con una buena proyección de futuro.