Sin duda, la racha victoriosa de HLA ALicante ha puesto todos los focos en el equipo de Pedro Rivero. En una plaza mítica acostumbrada al buen baloncesto y a categorías superiores, se han ido dando pasos a la vez que se sucedían los fiascos, aunque siempre han salido fortalecidos.

Pedimos a Ramón Juan (Hablando en Plata, Lucentumblogging y Solobasket) que nos cuente cómo se ha ido tejiendo este resurgimiento en la ciudad, en el equipo…


El HLA Alicante encadena 16 triunfos consecutivos en LEB Plata y es el máximo favorito al ascenso directo, con permiso de un CB Villarrobledo dispuesto a llevar su condición de revelación hasta el final.

En Alicante ha vuelto la ilusión y esta temporada se ve más cerca que nunca el momento de lograr el ascenso a LEB Oro. Una ilusión que ha costado que cale en una masa social que sufrió mucho con las vicisitudes que vivió el club. Es necesario poner en contexto la nueva ‘Lucentumanía’ que emerge en Alicante.

En mayo se cumplirán 10 años del último ascenso (efectivo) del Lucentum a la ACB. Tras aquel éxito logrado en la Final a Cuatro disputada en Fuenlabrada comenzaba una intensa década para el baloncesto alicantino.

El equipo ha pasado por cuatro categorías diferentes. En 2012 disputó la Copa del Rey y los Playoffs de la ACB. Pocos meses después acabó teniendo que vender su plaza al CB Canarias para seguir en LEB Oro. En 2013 lograba un meritorio ascenso a ACB tras vencer a Andorra, pero el calvario económico que arrastraba el club acabó con el equipo en Primera Nacional y con un cambio en los gestores del club. Se comenzaba prácticamente de cero a reconstruir el baloncesto en una ciudad que había vivido momentos de gloria a comienzos de siglo.

En 2014 se ascendía de Nacional a EBA, pero finalmente el club pudo ocupar una vacante en LEB Plata, una categoría en la que milita las últimas cinco temporadas.

El paso por LEB Plata del Lucentum ha tenido altibajos. Del excepcional debut con Kuko Cruza en el banquillo se pasó a una temporada 2015-16 decepcionante. Con el fichaje de Rejón se conformó el primer proyecto ambicioso en 2016-17, donde se llegó a jugar la Copa LEB Plata, pero se naufragó en cuartos de final en un agónico desenlace ante CBC Valladolid. La pasada temporada, con Rivero como referencia en la cancha, el equipo se acercó más que nunca al ascenso, pero el final fue todavía más cruel. Derrota en casa ante un pabellón abarrotado en un quinto partido ante un Real Canoe que llegaba como auténtica revelación de la liga.

Foto Alberto Nevado FEB
ALBERTO NEVADO (FEB)

Paradójicamente, ese jarro de agua fría supuso el punto de inflexión en el resurgir del
Lucentum. En contra de lo que se podía pensar, aquella afición reenganchada con la ilusión del posible ascenso ha continuado apoyando al equipo esta temporada.

El salto de Pedro Rivero de la cancha al banquillo ha supuesto una de las claves del éxito del nuevo proyecto. Ha conformado un equipo con un estilo reconocible y que ha apostado por una mayor presencia de referencias interiores y por la defensa y el rebote como base para el crecimiento del equipo. Tras un inicio algo irregular, el HLA Alicante ha cogido una velocidad de crucero que le ha llevado a batir records de resultados, pero también para enganchar con su estilo de juego a la afición alicantina.

Foto Carla Cortes FEB
CARLA CORTÉS (FEB)

El acierto en los movimientos de plantilla a mitad de temporada también ha sido
determinante. La llegada de Justin Pitts y Alex Larsson han supuesto un enorme salto de calidad para todo el equipo. Y ya en el tramo final, los refuerzos de Martín Rodríguez y Carlos Toledo han completado una rotación de doce jugadores que permiten al equipo alicantino afrontar con total garantías el tramo final de la competición.

El triunfo en la Copa LEB Plata fue el primer premio para el nuevo proyecto. Además, jugarla en casa sirvió como un nuevo espaldarazo hacia una afición que cada día es más numerosa en las gradas del Pedro Ferrándiz. Una afición siempre liderada por una peña Kali Nord para la que se acaba los calificativos. En todos estos años han seguido apoyando, más si cabe, al equipo con sus desplazamientos en Primera Nacional y todos estos años en LEB Plata. Han estado en las duras y en las maduras y ahora, con casi 25 años de historia, ansían volver a vivir un nuevo ascenso con el HLA Alicante.

Foto Carla Cortes FEB 2
CARLA CORTÉS (FEB)

El HLA Alicante y el baloncesto alicantino están ante una ocasión de Oro (nunca mejor dicho) para aprovechar esa inercia de ilusión que está generando un proyecto que ha sabido tener paciencia y crecer poco a poco. Todo los focos apuntan al Lucentum, pero bien sabemos en Alicante que hasta que suene la bocina del último partido no se puede cantar victoria.


Autor: @lucentumblog