En los últimos compases del mercado de fichajes, los movimientos no paran y siguen llegando extranjeros a la liga. A jugadores con cierta reputación como Douvier, Barać o Aranitović, se juntan ciertas incógnitas en cuanto a si podrán marcar diferencias como Cleare o Veljković, y apuestas como el ex Plata Baru (Coruña), el “postlesión” Kabasele en Canoe o la que nos ocupa: Đukan Đukanović en Lleida. Todos con un claro denominador común: la apuesta por lo extranjero (salvo un Granada que de nuevo ha apostado por otro joven valor como Oroz). Los movimientos de este 2019 los podéis consultar rápidamente en Sportaragon.

Salió Robert Turner del equipo ilerdense, que no conectó en el equipo, y con un juego en exceso individualista (como se sabía) nunca llegó a cuajar del todo. Con Chapela por encima de su nivel y la perla Lafuente pidiendo más minutos, y con una economía modesta, ICG Força Lleida ha apostado por un jugador que no rompa la armonía y el juego en equipo que destilan: Đukan Đukanović (1992 / 183 cm), primo de Brano Đukanović.

Formado en la cantera de Metalac, fue poco a poco cogiendo protagonismo, y siendo U22 vivió en la segunda parte de la temporada 13/14 su primera experiencia extranjera en República Chequia (Kolin), donde consiguió un contrato para la 14/15 (3.4 pt, 1.6 as). La temporada siguiente la jugó en Eslovenia, donde se incorporó con la temporada empezada (8.4 pt, 2.8 as), volviendo a casa en la 16/17, a Metalac, donde ha ido creciendo hasta que la temporada pasada (17/18) explotó y fue considerado el mejor jugador de la KLS (sin los equipos de la ABA en esa fase / 17.8 pt, 4.3 as). Esta temporada, tras sonar para diversos equipos, la empezó en Metalac al mismo nivel que el anterior  (35 mi, 16.8 pt, 5.4 re, 5.1 as, 2.9 ro).

 

En cuanto a su juego, hay un scouting report de Bodgan Karacic de 2016 bastante completo en cuanto a líneas generales, aunque Đukanović llega como un jugador más hecho, con más solidez y liderazgo. Se trata de un base pequeño, pero fuerte y explosivo, que se encuentra muy cómodo a campo abierto debido a su fortaleza para llegar al aro o encontrar a un compañero (con su buena visión de juego). Buen dominio del P&R, con 1×1 capaz de generar ventajas o acabar desde la media distancia, ha madurado, además, su tiro exterior. En defensa, manos rápidas, energía y bien al rebote.

 

 

Está claro que Đukanović, como fue Veljković, era un jugador a seguir en la KLS fuera de los equipos ABA, un buen base en esa liga, que no es ni mucho menos tan fuerte técnica-tácticamente como la LEB Oro. En cierto nos recuerda al ex OCB Nick Novak en su juego, y por eso nos genera ciertas dudas, aunque nos pega su estilo en Lleida, pues se trata de un equipo que trabaja desde atrás en busca del despliegue físico y ahí el serbio entra bien; además, es un jugador que puede generar desde el P&R con sus pívots claramente, aunque las defensas en Oro son más fuertes y los rivales están más preparados, pudiendo sufrir ante rivales más altos. Por último, también nos surgen dudas en cuanto a su rapidez de lanzamiento desde fuera en “nuestra” liga, pudiendo suponer esto un problema para los de Jorge Serna.

El tiempo dará o quitará la razón, pero Đukan Đukanović vendrá con muchas ganas de demostrar. Jugador de equipo, sabe llevar el balón, intenso atrás (“mosca cojonera”)… partirá sin presión porque Chapela se ha destapado con una temporada enorme, superando en números y juego sus años de Plata.

Anuncios