Muchos puntos en la duodécima jornada de competición en la Conferencia Centro y anotación récord para tres equipos madrileños que además ganaban lejos de casa. Un total de 112 endosaba el Real Madrid a Liceo; 101, CB Pozuelo a Casvi, y 100, Zentro Basket a Daimiel.

Real Madrid y Gran Canaria, igualados a 10 victorias, siguen liderando el Grupo B. Los dos filiales ACB solventaron sus compromisos ante Liceo y Guadalajara, respectivamente, pero mientras el equipo blanco doblaba en anotación a su rival, la cantera amarilla se imponía a los alcarreños por un tanteo ajustado.

Tercero en la tabla, Náutico de Tenerife, que superaba en la clasificación a un Alcobendas -cuarto, tras esta jornada- con un partido menos porque los madrileños aplazaban al próximo día 22 su encuentro contra Lanzarote Conejero.

Seis victorias seguidas atesoran los tinerfeños que ganaban por la mínima a Quintanar tirando de épica para remontar y sacando toda su artillería en el último cuarto.

Quinto en la tabla con siete victorias y viviendo de las rentas, Guadalajara, que encajaba ante Gran Canaria una derrota más, la cuarta consecutiva, aunque no se lo puso fácil a la cantera amarilla, que aprovechando su fondo de armario y su superioridad en el rebote se adelantó en el último cuarto y se llevó el partido.

Cuádruple empate a seis victorias y otras tantas derrotas entre Zentro, Quintanar, Rivas y Pozuelo, que son, respectivamente, sextos, séptimos, octavos y novenos.

Zentro ganaba en cancha del colista, CB Daimiel, que solo pudo aguantar a los madrileños en el primer cuarto. La derrota, una más casa, condena a los manchegos a seguir en el último puesto de la clasificación general.

Y para los madrileños, la victoria es “una grandísima oportunidad” de seguir en el grupo de equipos igualados en mitad de la tabla.

Perdía Quintanar, en casa y por la mínima, ante Náutico, “una derrota cruel” para los conquenses, a los que lastró un mal último cuarto.

Rivas sumaba una derrota en casa de un Estudio superior físicamente que castigó a los ripenses en el rebote, con segundas y terceras opciones. Un partido con un final loco, que el equipo local no supo manejar.

Por un abultado tanteo, más de 100 puntos, ganaba Pozuelo a un Casvi que pagó muy caro un mal último cuarto (parcial de 17-30), porque las ganas de remontar le llevaron a precipitarse en ataque, lo que aprovecharon los visitantes para romper el partido y llevarse la victoria.

Décimo, con cinco victorias y un partido pendiente, Movistar Estudiantes, que se imponía en el Magariños a CB Aridane con un juego coral, un claro dominio del rebote y más acertado en el tiro que su rival, al que lastraron 20 pérdidas de balón.

Cuádruple empate con cuatro victorias entre Casvi, Liceo, Conejero y Estudio. Los dos primeros perdían en casa, el primero ante Pozuelo y el segundo ante el Madrid, un resultado que les sitúa, respectivamente, undécimo y duodécimo en la tabla.

Lanzarote Conejero y Estudio, con un partido menos, son décimo tercero y décimo cuarto. Los canarios tienen aplazado el partido de esta semana ante Alcobendas, y los madrileños, el de la jornada 11 ante Estudiantes.

Aridane, con tres victorias, es penúltimo y décimo quinto en una clasificación general que cierra Daimiel, décimo sexto. Ambos perdían esta jornada, los palmeros ante Estudiantes y los manchegos ante Zentro. El club canario ha comunicado que tras las cinco derrotas consecutivas que acumulan, Carlos García deja de ser el entrenador, sustituyéndole de forma interina Raquel Padrón.

Los mejores

En actuaciones individuales, el jugador más destacado y por tanto MVP de la duodécima jornada fue Gabriel Rodríguez Mozos, de CD Estudio, 22 puntos, 11 rebotes, 10 faltas recibidas y 34 de valoración; el máximo anotador, Borja López, de CB Pozuelo Arrabe Asociados, con 26 puntos; el máximo reboteador, Cristian Uta, de Gran Canaria, con 13 rebotes, y el mejor asistente, Nacho Arroyo, de Movistar Estudiantes, que repartió 8 asistencias.

Los partidos

El Madrid ganó a Liceo, al que dobló en anotación

El Real Madrid ganó a Novum Energy Liceo Francés que solo anotó 55 puntos por 112 de su rival, pagando muy caro su desacierto en el tiro y su inferioridad en el rebote.

Liceo solo aguantó el primer cuarto, que acabó con 11-19 en el marcador, y se vino abajo en el segundo (parcial de 17-33). Al descanso, la ventaja del Madrid era de 24 puntos, 28-52 en el marcador.

Pese a tener el partido encarrilado, los de Mariano de Pablos siguieron sumando y llegaron al final del tercer cuarto con un rotundo 38-77 a su favor, para sellar la victoria con un abultado 55-112.

El Madrid anotó 12 rebotes más que Liceo (33/45) y tuvo un 61% de acierto en tiros de campo, por un 29% de los locales.

Hasta siete jugadores del Real Madrid anotaron 10 o más puntos; cinco valoraron por encima de 10, y 3, más de 20.

“Estuvieron muy bien y nosotros muy mal”, nos dice sobre el partido el entrenador de Liceo, Jorge Lorenzo, quien añade que “solo competimos el primer cuarto”.

“Nos frustramos un poco por fallar canastas fáciles… bandejas que no metimos en la primera parte”, y en la segunda, “bajamos los brazos y dejamos de competir”.

Subraya Lorenzo que el Madrid está a otro nivel “y cada vez la diferencia será mayor” y recuerda que son más jóvenes y entrenan más.

Explica que en un determinado momento se pusieron en zona “a ver si parábamos su ritmo de anotación”, pero tampoco, porque “también estuvieron acertados de tres”.

Solo felicitarles y darles la enhorabuena “porque hicieron muy buen partido”, precisa el técnico, quien añade que a ver si la derrota “nos sirve para mejorar y competir mejor los partidos”.


Gran Canaria se impuso a Guadalajara con tanteo apretado

Gran Canaria se impuso por un ajustado 69-62 a un Lujisa Guadalajara Basket que tuvo opciones durante todo el partido gracias a una gran primera mitad.

Es la cuarta derrota consecutiva para los de Marino Rodríguez que, sin embargo, ofrecieron una buena imagen y conservan la quinta plaza de la Conferencia Centro, con siete victorias y cinco derrotas.

Según el club alcarreño, el primer cuarto que acabó con 16-22 en el marcador fue “claramente nuestro, con ritmo, intensidad y anotación”, pero la cantera amarilla apretó en el segundo para llegar al descanso con un ajustado 36-38.

Igualado también fue el tercer cuarto, con empate a 49 al final del periodo. Y en el último Gran Canaria aprovechó “su fondo de armario” y su superioridad en el rebote para ponerse por delante, aunque “con todo, se llegaba al último minuto con un 64-62 que nos daba opciones, pero que no pudimos solventar”.


Náutico tiró de épica para ganar a Quintanar

Náutico de Tenerife tiró de épica para remontar el partido ante Globalcaja Quintanar, al que acabó ganando por la mínima (80-81), remontada incluida.

Y es que al descanso los de Santi Lucena perdían de 14 puntos (44-30), pero a partir de ahí mejoraron “su rendimiento” y aunque en el tercer cuarto solo recortaron  cuatro puntos, en el último “sacaron la artillería” para vencer por 80 a 81, señala la crónica sobre el partido del club nauta.

Igualado comenzó el partido, con Náutico arriba. “Fue con el empate a cinco cuando el cuadro local empezó a imponer un ritmo más sólido en ataque”. Con un parcial de 8-0 Quintanar abrió la primera brecha y llegó al final del primer cuarto por delante.

En el segundo, Náutico empezó a fallar, lo que aprovechó Quintanar para llevar el partido a su terreno y marcharse al vestuario con una renta de 14 puntos (44-30).

Tras el descanso, el equipo nauta “mejoró algo” y “mantuvo a raya” al conquense, al que le costó romper la defensa tinerfeña para seguir ampliando la ventaja en el marcador. No lo consiguió “gracias a la reaparición de Sami y el acierto desde la línea de tres de hombres como Juan Andrés García, Roberto de la Rosa y Alberto Cabrera” que ayudaron a que los tinerfeños se llevaran el parcial del tercer cuarto, que acabó cuatro puntos de ventaja para los visitantes.

En el último cuarto Roberto de la Rosa jugó su mejor baloncesto y anotó 14 puntos, lo que permitió que “el marcador se equilibrara” en el último minuto y los tinerfeños se pusieran por delante por segunda vez en el partido (78-79).

Canasta local y dos puntos más de Roberto de la Rosa, definitivos para ganar el partido por 80-81, aunque Quintanar “quiso apurar su última opción con un tiempo muerto, pero resultó en vano.

Según El Deporte Conquense fue una “derrota cruel” para Quintanar. Un mal último cuarto condenó a los de David Varela que “no estuvieron duros en defensa” e hicieron muchas faltas personales. También “les penalizó” la expulsión de Khion Sankey y Jhan Mejía, aunque “con el choque igualado llegaron a anotar y ponerse uno arriba a falta de seis segundos”.

Pero no pudo ser. Quintanar “tuvo carácter, pero era un rival demasiado duro y con rotación amplia”.

QuintanarNáutico_
NÁUTICO

Un Estudio superior físicamente ganó a Rivas

Un CD Estudio superior físicamente se impuso en casa a Uros de Rivas Bon Lar (92-84), al que castigó en el rebote con segundas y terceras opciones.

Según Rivas, un partido “equilibrado que tuvo un final loco que los locales supieron manejar mejor”.

Tras un primer cuarto de tanteo, que se cerró con una ligera ventaja para Estudio, 22-19, el segundo y tercer periodo “estuvieron dominados” por Rivas que afrontó el último por delante en el electrónico (56-60).

El control de ambos equipos durante los tres primeros periodos saltó por los aires en un cuarto final jugado a un altísimo ritmo y cargado de acierto”, sobre todo por parte de Estudio. Un parcial de 36-24 que “alejó a Rivas de una victoria que se llevó Estudio por 92-84”.

Un “partido igualado, con alternancias”, según el entrenador de Estudio, Borja González de Mendoza, quien afirma que en el último cuarto “tuvimos mucho acierto y metimos 36 puntos”.

Gabriel Rodríguez Mozos, MVP de esta jornada, “metió un triple y un tiro de 2 decisivos a falta de un minuto y luego se resolvió con tiros libres”, dice Borja, que también destaca la superioridad en el rebote de Estudio.


Daimiel cayó en casa ante un Zentro anotador

Autocares Rodríguez CB Daimiel cayó en casa ante Zentro Basket Madrid (79-100), al que solo hizo frente el primer cuarto, que acabó con 24-22 en el marcador.

Según el diario Lanza, “ni la excelente actuación” de Anthony Holliday (24 puntos) permitió a los de Bernardo Rodríguez ganar en casa, lo que les condena a “seguir en el último puesto de la clasificación” con dos triunfos en las 12 jornadas disputadas.

En su análisis, el entrenador ayudante de Zentro, Dani Molina, nos dice que el partido empezó “muy frío” -recuerda la baja temperatura en la cancha-, con “defensas muy contemplativas y ataques lentos” que “encontraban canastas sencillas”. Un primer cuarto con “pocas faltas” y anotación fácil, que acabó con un triple del local José Luis Otero “por un error defensivo nuestro en el último segundo”, que puso a Daimiel +2, 24-22, al final del periodo.

“Entramos en calor” en el segundo, con más ritmo y “ellos más incómodos” y con “malas selecciones de tiro” que “acababan en robo por parte nuestra o en rebote y correr”. Zentro, según Dani, empezó a sentirse “muy cómodo, acertamos en varios triples y nos fuimos al descanso con ocho puntos de ventaja (41-49). En el vestuario, instamos a los jugadores a no perder el ritmo y a seguir sumando para romper el partido y que no pudieran (Daimiel) reengancharse”, porque “si les dejábamos empezar más metidos y recortaban la diferencia, en un partido igualado era posible que se llevaran el gato al agua”.

“Salimos mejor nosotros, volvimos a dominar y rápidamente nos fuimos a más de 15 e incluso llegamos a 21”, explica el técnico, y aunque Daimiel con “acciones de calidad de Otero, Lewis o Holliday recortó algo”, llegó al final del tercero 18 abajo (60-78).

En el último cuarto, Daimiel dejó de defender y “nosotros metimos tiros liberados controlamos el partido y el ritmo” y “nos llevamos el gato al agua” por un abultado 79-100.

Una “grandísima oportunidad” para seguir en el grupo de equipos igualados en mitad de la tabla, dice Molina, que destaca el día “muy acertado” de Pavle Titic; la “fabulosa” labor de Ismael Herrero saliendo desde el banquillo; el trabajo de Erik Persson y Guillermo Bastante, “pilares en ataque”, y la “encomiable labor defensiva” de Jorge Alonso.

Pero hubo “reparto de minutos: casi todos por encima de los 15 y nadie por encima de los 23”, concluye el técnico.


Pozuelo sorprendió a Casvi en su cancha

Más de cien puntos endosó CB Pozuelo Arrabe Asociados a Eurocolegio Casvi (79-101), otra importante victoria, la sexta, para los de Mariano Arasa y además en casa de un rival directo.

Casvi, que no perdía en su cancha desde que cayera en la primera jornada ante Movistar Estudiantes (61-64), no pudo con un Pozuelo que firmó un parcial de 17-30 en el último cuarto.

Y ahí “llegó la debacle”, dice en su crónica Villaviciosa Digital, porque hasta el final del tercer cuarto Casvi mantuvo opciones, pese a que Pozuelo llevó el ritmo del partido en muchos momentos.

Igualada fue la primera parte, en la que destacó “un imperial Sebastian Dalsgaard, que acribilló a los pozuelenses desde el perímetro” (4-9 en triples), al que se sumó Emil Hjorth con un tremendo 5 de 8. Esto y “momentos de buena defensa” permitieron a Casvi “seguir vivo e incluso pensar en la victoria” al llegar al descanso solo cinco abajo, 37-42.

Tras el paso por vestuarios, Pozuelo apretó en intensidad y mejoró en los lanzamientos de campo “con buenos movimientos ofensivos que provocaron dificultades en la defensa local”. Parcial de 25-29 en el tercer cuarto y 62-71 en el marcador, un tanteo “que ponía un poco más cerca la victoria visitante”.

“La debacle llegó en el último asalto”, en el que las ganas de remontar llevaron a Casvi a precipitarse en ataque “y a cometer desajustes defensivos”, lo que permitió a Pozuelo “hacer sangre y romper el partido” para acabar ganando por un rotundo 79-101.


Un solvente Estu se impuso a Aridane

Movistar Estudiantes se impuso en el Magariños al CB Aridane (83-65) mandando en la cancha durante todo el partido, con un juego coral, un claro dominio del rebote y más acertado en el tiro que su rival, al que pasaron factura 20 pérdidas de balón.

Una victoria, la quinta, que sitúa al Estu décimo en la clasificación del Grupo B y rompe una racha negativa de cuatro derrotas consecutivas.

Liderado por el alero Diego Alderete (19 puntos y 12 rebotes) y muy superior tanto en defensa como en ataque,  Estudiantes dominó bajo los aros con 11 rebotes (51/40) más que CB Aridane, que concedió 27 ofensivos y solo repartió seis asistencias.

Con solvencia arrancó el equipo colegial, que abrió el marcador con una bombita de Nacho Arroyo. Triple de Dovy (8-2, min. 3), el primero de los 15 que anotaría el Estu, y canastón de Diego Alderete (10-4) de costa a costa. El resto del primer cuarto intercambio de acciones y canastas y un 20-15 al final para los de Javi Zamora con un triple casi sobre la bocina de Pablo Suárez.

La racha se prolongó en el segundo -que inauguró un nuevo triple de Sueco- con Estudiantes rápido, muy serio atrás y efectivo en ataque ante un Aridane a rebufo que tardó casi tres minutos en anotar (30-17, min. 13.51). Tras un claro parcial de 22-13, los colegiales se fueron al vestuario con un amplio 42-28 a su favor.

Tras el descanso, siguieron sumando los del Ramiro, con un juego de equipo y todos aportando (48-33, min. 22.58), pero Aridane subió las defensas y recortó la diferencia hasta los 10 puntos (48-38, min. 24). No pudo acercarse más, porque todos a una, anotaron Dovy, Andrey, Tamayo, Víctor, Suárez, Héctor Alderete… para cerrar el tercer cuarto con un abultado 66-46.

No bajaron los brazos los de Carlos García, que intentaban frenar con ataques rápidos el ritmo anotador de Estudiantes. Pero el partido ya estaba decidido y los de Zamo lo acabaron sellando por un rotundo 83-65, que supone la salida del entrenador de los canarios, sustituido por Raquel Padrón.

En esta jornada, Nacho Arroyo, con 8 asistencias, fue el mejor asistente del Grupo B, y Diego Alderete, con 12 rebotes, el segundo mejor reboteador.

EstuAridane_
CB ARIDANE

Autora: @lopezrosa