Hace unos días, Cáceres Patrimonio de la Humanidad anunciaba a Angelo Chol (EEUU – Sudán del Sur / 1993 / 206 cm), el sustituto del polémico Anton Grady. Chol, a su vez, había sido anunciado semanas antes por un Albacete Basket que no pudo finalmente contar con él.

Nacido en Khartoum (Sudán), a los siete años se fue a Estados Unidos en busca de un futuro mejor. Creció en San Diego, donde evolucionó en el baloncesto y adquirió fama en High School como taponador (23 pt, 15 re, 8 ta), obteniendo buenas valoraciones. Esto hizo que Arizona lo reclutase para la 11/12, convirtiéndose en un Wildcat. Buen año de Freshman, pero en su segundo curso sus promedios menguaron (de 12 a 8 minutos), por lo que la 13/14 se la pasó en blanco (Redshirt) al pedir el transfer para cerca de casa, San Diego State, que necesitaba físico en la pintura. La 14/15 fue su primera campaña en SDSt, pero tuvo un rol de segunda unidad (13 mi, 4.4 pt, 3.1 re). En su año Sénior (15/16) tampoco aumentó su protagonismo, aunque se esperaba que sí lo hiciese (13 mi, 3.9 pt, 3.1 re, 0.5 ta).

Tal vez eso hizo que no encontrara una liga potente y finalmente se fuese a un equipo de nivel medio-bajo de Portugal, Illiabum (15 pa, 21 mi, 9.1 pt, 5.8 re, 1.5 ta), el cual dejaba en enero de 2017. El pasado curso cambiaba completamente de aires, recalando en la B2-League de Japón, donde jugaría para Sendai 89ers (18 mi, 10.3 pt, 6.7 re, 0.9 ta).

En la nota de prensa de su nuevo equipo es definido como “un ‘cuatro’ atlético y con talento para jugar tanto de cara como en el poste bajo, y destaca por su capacidad defensiva y reboteadora, pudiendo ser ‘cinco’ en determinadas circunstancias. Es un interior que debe dar energía, rebote, poste bajo y capacidad de intimidar”.

Angelo Chol es un jugador que no ha acabado de romper, pero que tiene fama de trabajador y que entra bien en el rol del equipo. De brazos largos, muy físico, se mueve en ataque por potencia cuando encara el aro y es buen finalizador para jugar en el pick and roll. Además, se siente cómodo en situaciones donde debe definir o aprovechar las segundas opciones. Probablemente, su fuerte sea la defensa, donde su capacidad de salto, buen timing y brazos largos hacen que tenga un rol de protector del aro, destacando en rebotes o tapones.

Claramente es un jugador que intimida, con buen salto, pero falta por ver tácticamente cómo responderá en Oro. Ofensivamente, le falta manejo de balón y rango de tiro para ser un ‘cuatro’ top; y no tiene el físico para ser un ‘cinco’ en ligas importantes. Con Serrano como estilete, parece que Johnson será el jugador que cree de fuera a dentro, con Kody dando minutos, y faltaría ver cómo responde Chol, que claramente en defensa podrá dar cosas, aunque las dudas llegan en ataque, pues al ser un finalizador, en vez de un generador, puede llevar a problemas si los resultados aprietan.

Anuncios