Novedades de última hora en Força Lleida, que ha dicho adiós a Kregor Hermet y se ha decidido, tras un período de prueba, a fichar a Eric Stutz (EEUU / 1992 / 203 cm), un interior norteamericano de características diferentes al internacional estonio, pero que aportará lucha y solidez a una plantilla ya cerrada.

Formado en Castle High School, fue reclutado por Eastern Kentucky en el verano de 2011. Allí estuvo cuatro temporadas, con rol de titular en todas, y con un papel destacado en la pintura, que tuvo su culmen en su año Sénior (14/15), doblando sus números (32 mi, 15.6 pt, 5.7 re, 2.4 as) y siendo elegido por la conferencia OVC en el primer equipo.

Con esos registros. no le costó encontrar equipo en Europa para su año rookie y su primera experiencia fue en los Países Bajos (15/16ZZ Leiden). pero duró solo dos meses en el equipo porque no era lo que necesitaba (6 pa, 5.8 pt, 2.8 re), y tuvo otra oportunidad en Eslovaquia, Inter Bratislava (saliendo del equipo en en enero de 2016.

La siguiente campaña (16/17) optó por Kosovo, jugando la liga local (11.3 pt, 4.6 re) y la Balkan League (13.6 pt, 5.9 re); sin embargo, la 17/18 no consiguió un contrato, y hasta bien entrada la temporada no firmó por ningún equipo. La apuesta por Stutz volvió allegar de Kosovo, recalando en un Bashkimi con el que jugó 12 partidos en la competición doméstica (14.7 pt, 7.6 re) y 4 partidos de la Balkan League (16.8 pt, 7 re). Llegó en marzo, cuando iba a cerrar el mercado, y fue una pieza importante para que su equipo ganará la liga tras vencer en los playoffs (3-1).

El nuevo interior lleidatà, habitual practicante de yoga, es un pívot del que hablan muy bien en cuanto a ética de trabajo; incluir aquí que se dejó melena y su colección de pañuelos era mítica ya en la NCAA. Se trata de un 4.5 sólido, móvil, jugador de equipo, buen finalizador y que sabe moverse bien sin balón. Buen juego de pick and roll, capaz de encarar en situaciones favorables por potencia, es un interior que puede correr bien la transición, y entiende el juego. En defensa, no tiene miedo al contacto y cuenta con buena capacidad para el rebote. El problema por el cual no ha cuajado en Europa es que está entre dos posiciones. Como ‘cuatro’, no tiene un rango de tiro fiable (que meta triples es excepcional) y le falta manejo de balón; de ‘cinco’, sufre ante rivales pesados y le falta fuerza para definir en situaciones de poste.

La escuadra ilerdense apuesta por un perfil diferente a Hermet, por lo que ganarán solidez en la pintura, defensa y rebote; perdiendo a un jugador que les abría el campo con su tiro exterior y con capacidad de progresión. Stutz no viene para ser una estrella, sino para aportar al equipo, aprovechar sus cualidades dentro de la pista y ganarse la titularidad.

Anuncios