Buscaba Rio Ourense Termal un base, y la apuesta del cuadro gallego llega desde Sudamérica. Tras no conseguir renovar a un Reggie Johnson Jr que aspira a mayores competiciones (según apuntaba el diario local La Región), el elegido para dirigir las operaciones ha sido un base completamente diferente: el internacional uruguayo Santiago “Pepo” Vidal (Montevideo, 1989). Tras Pol Molins, Sergio Rodríguez y Alfredo Ott, el charrúa se convierte en el primer fichaje que llega de fuera de las Ligas FEB.

Con los bases uruguayos de moda (Fitipaldo fichando por el Burgos de ACB, Parodi llegando a Europa, con un “clásico” como Granger en el candelero de equipos top o el mítico Barrera por Sudamérica), Pepo Vidal ha sabido buscarse su hueco entre tanta calidad. Formado en el Biguá de Villa de Biarritz durante años, el chico de cantera fue cada vez a más con mucho trabajo, mejorando sus carencias sin que su talla (180 cm) fuera un impedimento. Y la 13/14 fue la temporada de explosión: máximo asistente en la LUB (8.0 as con 16.1 pt) y reclutado temporalmente por Aguada para jugar la Liga de Américas. Llegaba el momento de cambiar de aires, y fue la campaña siguiente (14/15) cuando fichó por Trouville, donde volvió a ser un jugador básico en la dirección de juego durante dos temporadas (media de 6-7 asistencias/temporada).

Tocaba irse a una liga más fuerte, recalando en el Regatas Corrientes de Argentina, un equipo importante en el que en la 16/17 tuvo un rol de segunda unidad pero con importancia en el subcampeón argentino (17 mi, 4.6 pt, 3.4 as). La temporada pasada (17/18) su rol creció, siendo titular y estando en pista 24 minutos (7.7 pt, 5.0 as), compartiendo vestuario con ex ACB como Paolo Quinteros, el español Carlos Cabezas, Gerald Fitch o el ex EBA Tom Granado. Según los rumores, contaba con ofertas para volver a su país natal, irse a Brasil o seguir en Argentina, pero Pepo quiso cruzar el charco, y con la baza de su pasaporte español finalmente el COB se hace con sus servicios. Otro aspecto importante es su presencia con la selección de Uruguay, a pesar de la enorme competencia en su puesto, como ya mencionamos; su papel en el combinado nacional ha cobrado cada vez mayor importancia, como ha mostrado en las ventanas FIBA (6 pa, 19 mi, 5.5 pt, 2.3 as, 2.3 ro).

Desde Uruguay, quién mejor que Fer Martínez Larrosa (@fermartinezlar), que ya ha colaborado con nosotros en otras ocasiones, para hablarnos de Pepo Vidal:

“Santiago es un jugador muy inteligente, con una gran lectura y visión de juego, un base que prefiere asistir a anotar como demuestran sus números con alta calidad como pasador. Una de sus mejores virtudes es su capacidad para adaptarse a lo que su equipo necesita en cada momento leyendo sobre la cancha lo que su equipo requiere, en el Regatas argentino sabía que los puntos llegaban a través de Quinteros, y Vidal buscaba las mejores opciones para su equipo como base cerebral que era. Pero que nadie dude que si su equipo necesita anotación, estará ahí para hacerlo ya que penetra muy bien, ha trabajado mucho su tiro, es seguro desde la línea de tiros libres, y está capacitado para ello, por lo que será importante el rol que el entrenador de COB le quiera dar. No debemos dejarnos llevar por los números que promediaba en Regatas, donde su misión era armar el juego, siendo el propio jugador capaz de hacer mucho más. Es un jugador que llega en plena madurez, preparado para jugar en LEB Oro, sin duda, y que puede servirle de trampolín para retos mayores”.

Cambio de registro en Ourense, que tras dos años con bases de mucho 1×1 y juego rápido (Christian Díaz y Reggie Johnson Jr) el equipo de Gonzalo García de Vitoria vuelve a un base cerebral que no tenía desde la 15/16 con el ya retirado Pedro Rivero. Pepo Vidal es un jugador ya hecho, con experiencia al alto nivel, pero con el hándicap de no conocer la competición europea. Recuerda a aquellas épocas cuando llegaban jugadores latinoamericanos ya hechos a estas latitudes y sorprendían. El uruguayo ha apostado fuerte y ha empezado por la LEB Oro. Va a sorprender por su manejo de balón y dribbling, por la búsqueda del compañero libre que nadie más ve y por los trucos de magia con el balón. Jugador cerebral, en defensa es un incordio (con manos rápidas y siempre atento al robo), aunque con bases físicos, que los hay en esta liga, sufrirá y será una carencia a tapar. Tampoco tiene el COB en nómina unos tiradores o jugadores “mega-atléticos” para jugar por encima del aro, por lo que Vidal tendrá que asumir más galones de tiro, algo para lo que está capacitado; además, es un jugador muy seguro a la hora de qué hacer con el balón (ratio asistencias/pérdidas de 3.2). En definitiva, un buen fichaje, un jugador que puede dar mucho juego si se adapta, que hará las delicias de la hinchada local y que conecta muy bien con ella por su entrega allá donde juega.

Anuncios