Siguen llegando piezas al RETAbet Bilbao Basket, y en este caso es el primer fichaje sin experiencia en la competición. Turno para el combo guard americano Jaylon Brown (1994 / 183 cm / 84 kg), que llega tras haber jugado su año rookie en Europa.

Formado en Evansville, Brown es el ejemplo claro de cómo se va progresando en la NCAA durante los cuatro años. Con rol de segunda unidad en sus dos primeros años, fue en su año Júnior (15/16) cuando elevó prestaciones (10.7 pt, 2.9 re), pero con Mockevicius y Balentine como referentes. Tras la graduación de estos jugadores, Brown cogió galones, siendo primera referencia en ataque. El resultado, unos promedios de 20.8 pt, 4.4 re y  3.0 as, máximo anotador de la conferencia MVC y nominación al segundo mejor equipo de la conferencia.

Empezaba su andadura como profesional en el Karpoš Sokoli de Macedonia, pero en este equipo solo estuvo unos meses mientras duró la competición europea (luego hubo una desbandada generalizada de los grandes nombres del equipo), jugando la fase clasificatoria de la FIBA Champions Cup, donde perdieron en una doble eliminatoria, y pasaron luego a la FIBA Europe Cup (5 pa, 23 mi, 11.4 pt, 2.2 as), donde no ganaron ni un solo partido; también jugó algún partido de la competición local (10.3 pt, 1.0 as). Finalmente, en febrero, tuvo un hueco en Finlandia (27 pa, 24 mi, 15.5 pt, 3.4 as), fichando por un equipo potente como el Salon Vilpas (sustituyendo a Jonathan Jordan). Allí obtuvo el subcampeonato de liga, teniendo un papel de segunda unidad, hasta que se lesionó la figura del equipo, el mítico ex ACB Teemu Rannikko, lo que provocó que las puertas se le abrieran y jugará más suelto y con minutos.

La definición de Rafa Pueyo, director deportivo de Bilbao Basket, en la nota de prensa es muy certera: “’dos’ muy rápido y explosivo que va ofrecer posibilidad de anotar en contraataque y transición, siendo un anotador capaz de generarse sus propios tiros en uno contra uno o de aprovechar los bloqueos, tanto directos como indirectos”.

Brown, 3 azul (con Karpoš) – 23 puntos y 4 asistencias vs Falco (FIBA Europe Cup)

Ha ocupado las dos posiciones del backcourt durante su carrera, como se pudo ver esta misma temporada. En el Karpoš jugaba de ‘dos’ con Collins dirigiendo y el ACB McFadden anotando desde fuera; en Finlandia, jugaba de ‘uno’ claro. De ‘uno’ no es ni mucho menos un base director, sino un base rápido, atlético, con buen manejo de balón, capaz de generarse sus opciones de canasta o crear desequilibrios para sus compañeros o él a través de su 1×1, que prefiere el “desorden” y el juego dinámico abierto que el ataque lento, estático, donde le cuesta más y sufre cuando le hacen pensar.

Final Liga Finlandesa: Brown, 3 rojo (Salon Vilpas) – 10 puntos y 4 asistencias vs Kauhajoki

De ‘dos’ es un jugador que busca sus opciones, con o sin balón, capaz de llegar al aro con buena capacidad de definición o levantarse desde el triple en un abrir y cerrar de ojos, con un salto muy potente que provoca que sea muy difícil puntearle los tiros. Muy vertical, saca muchas faltas y es muy seguro desde el tiro libre, lo que es un plus para momentos finales. En defensa es activo y ayuda en el rebote con su salto (pese a su talla), pero sufre ante rivales físicos y a veces pierde la colocación.

Llega a Bilbao con la posición de ‘uno’ bien cubierta por Javi Salgado y Thomas Schreiner, por lo que todo indica que irá al ‘dos’, ayudando en la dirección en momentos puntuales. En el ‘dos’ da impresión de que buscarán que sea un jugador que dé puntos, ponga esa nota que se salte la partitura y sea igual que una picadura de serpiente en esos momento de correcalles o atasco generalizado. Un jugador que puede revolucionar partidos, pero que debe adaptarse a un ritmo de juego más táctico y de menos libertad que sus experiencias previas; también deberá tener consistencia en su tiro exterior, donde no se prodiga, y no ser un punto débil en defensa ante rivales físicos. Por poner un ejemplo a los seguidores de la LEB Oro, Mo Evans (Iraurgi, 17/18) es de este perfil, y un buen ejemplo para que Brown sea más decisivo que él en su momento y no repetir errores, amén de que Brown será una pieza más en un equipo de grandes nombres sin la necesidad de echarse el equipo a las espaldas, salvo cuando se necesite un desatascador.

Anuncios