Hace dos años Iker Benzazoua (Bilbao, 1980) se hizo cargo del Terralfas y hoy, tras una temporada de menos a más en la que han tenido que superar los escollos que se han ido planteando, se preparan para jugar la FF2, en la que se enfrentarán a un viejo conocido como Valencia B, al potente Azuqueca y nada menos que al invicto en esta temporada Marín. Hablamos con él para saber cómo llega Sha Wellnes L’Alfàs.

Zona de Básquet – La temporada ha sido compleja, con diferentes jugadores americanos saliendo del equipo por diferentes motivos. Cuéntanos un poco cómo se ha ido desarrollando todo.

Iker Benzazoua – Tuvimos muchos problemas tanto deportivos (bajas de jugadores) como extradeportivos, ya que no pudimos hacer prácticamente pretemporada porque empezamos a entrenar el 6 de septiembre. Esto, unido al difícil calendario del inicio de liga (salidas consecutivas a Paterna, Gandía y Murcia), hizo que el equipo empezara con esa mala racha de 0-5. Pero con la llegada de Udun Osakue y Anthony Jones en noviembre el equipo se compensó, ya que hasta el momento no teníamos un organizador del juego ni un anotador, y con ellos dos acertamos plenamente. Lógicamente pensar en estar en los puestos de ascenso después de un mes de competición, sin haber conseguido ninguna victoria y sabiendo el sistema de competición era una locura. El objetivo está más que cumplido, ya que el Club se marcó la salvación. Cierto es que tras la magnífica racha de once victorias consecutivas, la gente enseguida empezó a ilusionarse con poder llegar a la Fase de Ascenso, aunque al arrastrar los resultados del principio de liga lo teníamos bastante complicado. A mis jugadores siempre les he dicho que mientras tuviéramos la mínima posibilidad de conseguir meternos, había que pelearlo hasta el final. Jugar una Fase Final no es nada fácil, de hecho, este año, de 108 equipos solo entraban 16, y nosotros hemos sido uno de ellos; es para estar muy orgulloso. Creo que hasta la victoria en Murcia, ni ellos mismos pensaban que nos podíamos meter, a partir de ese partido se dieron cuenta de lo cerca que estaban de conseguir ese gran logro, con el paso del tiempo lo valoraran más. Ahora llegamos a la fase sin ningún tipo de presión y con la ilusión de seguir soñando.

Hemos tenido que cambiar nuestra forma de jugar y ahora necesitamos correr más, ya que después de la lesión de nuestro jugador americano interior, nuestro quinteto en pista es más pequeño, y esta es una forma de sacarle rendimiento.

ZdB – ¿Te paras a pensar dónde estaría Terralfas si las cosas no hubieran sido así y ellos continuasen con vosotros?

IB – La verdad que no me paro a pensar en donde estaríamos si no se hubieran ido ciertos jugadores. Al final en el equipo están los que quieren estar, y si están aquí es porque se lo han ganado. Mis jugadores y el club saben perfectamente que yo nunca regalo nada a nadie y me da igual que sean Júniors, americanos o vengan de ligas superiores; el que trabaja y se lo gana antes o después obtiene su recompensa. Ese ha sido uno de los motivos porque han salido tantos jugadores, unos porque no estaban implicados con el equipo y otros porque no se encontraban a gusto, y aquí no queremos a nadie en esa situación.

ZdB – Es tu segundo año como entrenador después de una larga carrera como jugador. Aunque entrenaste en categorías inferiores, no hubo parón en tu salto a los banquillos desde EBA a la pista. ¿Te costó mucho ese cambio, a pesar de que esta temporada has vuelto a jugar algún minutillo?

IB – Cuando llegue a Alfàs hace cinco años para jugar en el primer equipo, estuve entrando tanto a los Cadetes como a los Júniors, consiguiendo llevarlos por primera vez en la historia del club al Campeonato de España. Así que hace dos años decidí dejar de jugar para centrarme únicamente en entrenar, y el club me dio la oportunidad de dirigir al equipo EBA, ya que no encontraba la motivación suficiente para seguir jugando,  aunque como habéis podido ver, por circunstancias que nos han pasado durante la temporada, tuve que jugar algún partido.

ZdB – Tu dupla americana Jones-Osakue ha sido una de las más destacadas del Grupo E. ¿Qué nos puedes contar sobre ellos?

IB – Anthony Jones nos ha aportado pausa en el juego y una gran dirección de equipo. A pesar de jugar a veces mermado por problemas físicos, su experiencia y calidad ha resultado clave en el resurgir del equipo. De Udun Osakue solo puedo tener buenas palabras. De lo buen jugador que es yo no voy hablar, porque eso creo que lo demuestra cada partido, pero sí que me gustaría destacar que es el jugador más profesional y humilde que me he cruzado en mi carrera. No se cansa de entrenar y siempre aprovecha cualquier hueco para ir a tirar al pabellón. Es un ejemplo para los más jóvenes, y estoy seguro que tendrá suerte en el futuro y le irá bien haya donde vaya.

ZdB – Otro punto a tener en cuenta, es la progresión de jóvenes como Ivars, Kasanzi o Rivas, o los minutos de Júniors como Crespo. Está claro que la apuesta por los jóvenes es uno de los pilares del equipo, ¿no?

IB – A los jóvenes yo les tengo un cariño especial, pero también es verdad que es a los que más machaco y ellos saben el porqué. Siempre les comento que yo he pasado por donde están ellos, cuando estaba en Calpe, y sé cuánto me costó en su día llegar a donde llegué. Intento transmitirles que deben esforzarse cada día y trabajar los que más, para cuando el entrenador lo necesite estén preparados para ayudar al equipo, y también es importante que sepan asumir su rol en el equipo. Ellos también saben que su DNI no les va a penalizar, y si trabajan bien, jugarán, tengan la edad que tengan. Uno de los motivos por los que el club quería que llevara el equipo EBA era para transmitir estos valores.

ZdB – Tienes varios rivales enfrente: el invicto Marín, un señor equipo como Azuqueca y otro que conocéis a la perfección como el filial de Valencia. ¿Cómo los ves? ¿Algún favorito?

IB – Lógicamente, después de una inmaculada temporada, todo lo que no sea dar como favorito a Marín sería un despropósito; tener jugadores como Pantín y Romero en esta categoría es un lujo, y sus americanos marcan diferencias. Pero cuidado con Valencia, que dependerá de la plantilla que lleve: con Andrés Rico recuperado, si viaja Hlinason, Puerto cada día mejor, Ferrando aportando siempre cosas, Galarza y Vera peleando por dentro, y los Júniors aportando… pueden ganar a cualquiera. Es un equipo joven y descarado, pero físicamente muy duro y con mucho talento. A Azuqueca lo he seguido todo el año, porque tengo amistad con Yeyo, su entrenador. Quizá las bajas de Tejera y Harris les dejó algo tocados tras un inicio impresionante de liga; además, han sufrido varias lesiones de jugadores importantes, pero supieron rehacerse, y dirigidos fenomenalmente por Álvaro Frutos, y el veterano Tomic dominando por dentro, llegan en un gran momento y seguro que van a ponérselo difícil a cualquiera.

ZdB – En caso de lograr el ascenso deportivo, ¿el club daría el salto o prefiere seguir enfocando el trabajo hacia la formación?

IB – El club ya renunció hace unos años a subir, y sincerarme pienso que no estaríamos preparados todavía para asumir las exigencias, tanto económicas como deportivas, de una liga tan dura como la LEB Plata. Debemos seguir trabajando con la gente joven y asentar el equipo en la categoría y quizá en un futuro plantearse otras metas.

Anuncios