Tras publicar ayer el informe sobre la caída del minutaje y presencia del jugador español en las plantillas de LEB Oro, nos ponemos en contacto con Rafa Jofresa, Secretario General de la Asociación de Baloncestistas Profesionales. Uno de los grandes escollos para que los jugadores puedan mejorar condiciones o llegar a acuerdos es que la ABP, como sindicato, no puede negociar con quien no es patronal (el caso de la FEB), aunque a pesar de ello esta asociación siempre está cerca de los jugadores, asesorando y escuchando sus propuestas.

Zona de Básquet – Ya ha salido en muchos medios la preocupación por la escasez del jugador español en la ACB. A raíz de nuestro informe, ¿se puede extender a la LEB Oro esta idea?

Rafa Jofresa – Todas las ligas federativas, y también ACB, son un reflejo de Euroliga, donde no hay restricción de jugadores de formación local. Todo eso se va reflejando en el resto de ligas nacionales y federativas.

ZdB – No solo cae el número de jugadores españoles, sino también el tiempo de juego de ellos. ¿Puede tener consecuencias en un futuro próximo?

RJ – Sí, seguro. Es una tendencia de los clubes, que se han preocupado más de completar las plantillas que de creer que el jugador español es una gran apuesta para el club que reconoce el aficionado. La “clase media” de cada liga ha ido desapareciendo para jugar sólo los “muy importantes”, penalizando al resto.

ZdB – Es complicado quedarse con solo una causa, pero a vuestro modo de ver, ¿qué razones pueden haber llevado a esta situación?

RJ – Cuando traes a tantos jugadores de fuera, hay un tema económico. A igualdad de condiciones, se suele penalizar al jugador local, porque se tiene la idea de que el coste económico hay que amortizarlo. La experiencia demuestra que es un error.

ZdB – Otro factor que nos preocupa es la escasez de jugadores jóvenes. La excusa de que el salto es muy grande es perfecta, pero tampoco se ayuda o se apuesta por ellos. ¿Opináis igual?

RJ – Hay un efecto embudo. El jugador joven se encuentra con un muro cuando se incorpora a categoría Sénior. Con 18 años se encuentra con jugadores foráneos de 28-30 años, mejores que él. Es un círculo vicioso. Sólo puede crecer si dispone de minutos. Y no dispone de minutos porque no hay una apuesta decidida en el jugador joven local. Hay que romper este círculo.

ZdB – Las comparaciones son odiosas, pero en países cercanos con segundas divisiones similares ya hemos explicado las diferencias que existen respecto a la LEB Oro. ¿Por qué no se intenta aplicar algo similar en España buscando la protección del jugador nacional?

RJ – La FEB ha tomado medidas en este sentido, como que la inscripción del jugador de fuera sea más cara. Pero seguramente se debería avanzar en esa línea. En nuestra opinión, en Liga EBA y LEB Plata debería limitarse mucho más la participación de los jugadores de fuera.

ZdB – Como ya hemos dicho al comienzo de esta entrevista, no se puede negociar por vuestra parte un convenio para los jugadores de LEB Oro, ¿pero se podría soñar con llegar a un acuerdo entre jugadores, clubs y organizador en pos de la mejora de condiciones, y con ello la calidad de la competición, o realmente es algo utópico?

RJ – No es utópico. A la utopía se llega paso a paso, con el convencimiento de cambiar y mejorar. Por ejemplo, el hecho de que este año haya ascensos y descensos, enriquecerá la LEB Oro y seguro que esa mejora cala en las ligas de abajo. Los pactos entre todas las partes que formamos el baloncesto no debería ser problema. Pero debe partir desde arriba, los clubes quieren una libertad de acción mal entendida y no hay una apuesta clara por un acuerdo general.

ZdB – Vosotros escucháis a los jugadores LEB y en muchos casos les asesoráis y compartís sus inquietudes y preocupaciones. ¿Qué medidas se podrían proponer o aplicar para aumentar la identificación de las aficiones con sus jugadores o para que hubiera más jugadores españoles en plantillas?

RJ – Básicamente para que haya más identificación es necesario que haya más jugadores formados localmente y que permanezcan más tiempo en el club. Hay que mejorar la regulación de la entrada de tantos nuevos jugadores. Para eso, se debe llegar a un pacto más privado entre federación, clubes y jugadores.

ZdB – Desde fuera, a veces se perciben, por las declaraciones que se leen o escuchan, que los jugadores están atados de pies y manos y que no se cuenta con ellos para nada. ¿De verdad esta situación es así?

RJ – La situación es así, el jugador es lo más importante, pero pocas veces se le tiene en cuenta en la confección de calendarios, elegibilidad de jugadores… En ligas federativas deberíamos poder ir más juntos. El jugador no tiene una patronal por lo que no se puede negociar un convenio y esto lo dificulta. Pero como bien decís, en la ABP asesoramos, apoyamos y escuchamos a los jugadores LEB día a día.

Anuncios