Pocos serán los que no conozcan en el sur de España el trabajo en los banquillos del entrenador algecireño Javier Malla. Toda una vida dedicada al baloncesto en los diferentes equipos de la región, que abarca desde la LEB a Primera Nacional y en muchos casos con sinónimo de éxitos en forma de clasificación para fases de ascenso.

Este verano en Algeciras se gestó el resurgimiento de un club mítico allí, determinadas personas se unieron para que el UDEA Algeciras volviera a resurgir. La decisión para buscar entrenador la tenían clara: Javier Malla era el indicado. Un luchador que se las sabe todas desde el banquillo y que ha formado un bloque potente, con jugadores de la zona bien acompañados de refuerzos foráneos que marquen la diferencia. De esta forma UDEA Algeciras se encuentra en el primer puesto del grupo D-B con tres victorias e invicto.

Zona de Básquet – Muy buenas coach. ¿Cuándo te enteras de que UDEA Algeciras quiere volver a las pistas y se ponen en contacto contigo para que seas el entrenador? Imaginamos que en cierto modo tú también te sientes como parte de este proyecto tras entrenarlo en la anterior etapa.

Javier Malla – Un grupo de personas ligadas al baloncesto algecireño y muchas de ellas al antiguo UDEA veníamos trabajando con la idea de recuperarlo. Hace cuatro años hicimos realidad esa idea a nivel estatutario, al objeto de dar cobertura a una de las mejores camadas de jugadores de los últimos años (la generación del 98) y, desde entonces, se ha estado intentado dar el salto hasta llegar a la presente temporada en la que se ha podido salir en EBA.

En lo personal, ha sido un placer trabajar con ese grupo de trabajo encabezado por Lino Muñoz y es un honor volver a ser el entrenador del equipo de mi ciudad.

ZdB – Hace unas semanas publicábamos, gracias a Álvaro Valle, un artículo con recomendaciones para la gente que quiere fundar un club. De puertas para adentro, ¿es tan difícil como parece?

JM – Fundar un club es muy fácil, lo difícil es mantenerlo. Ese es el gran reto de este nuevo grupo de trabajo: mantener a UDEA al menos en la categoría que debuta esta temporada. Todos los que nos implicamos en su día hemos puesto nuestro grano de arena para que hoy por hoy el renacido club sea una realidad.

ZdB – En unas declaraciones hace menos de un año comentabas que Algeciras no estaba preparado para volver a tener un equipo, pero que eras optimista en este sentido. Aunque sea redundar en lo mismo, ¿qué ha cambiado en tan poco tiempo para que Algeciras vuelva a tener un equipo en EBA?

JM – Que ha creído y apoyado firmemente en el proyecto deportivo un patrocinador de la importancia de ICOM. Es así de sencillo. La crisis puso en bandeja la retirada de ayudas al Deporte tanto por parte de empresas privadas como Administraciones. Ahora parece que el panorama está reverdeciendo y eso se nota en la configuración de las plantillas de las últimas temporadas que parecen mejorar paulatinamente.

ZdB – ¿Vuestra actividad es solo en el primer equipo de EBA o el objetivo es trabajar en la ciudad con los niños?

JM – Algeciras carecía en estos momentos de equipo sénior y con la aparición del equipo EBA se ha cubierto una parcela que estaba algo vacía. De momento UDEA no se plantea trabajar con la cantera porque ese trabajo lo realizan ya con gran dedicación otras dos entidades de la ciudad (Deportivo Algeciras y CBC Algeciras). Lo ideal sería potenciar puntos de colaboración entre las tres entidades y sumar esfuerzos, pero imagino que todos necesitamos todavía un poco de tiempo. El sentido común nos dice que el camino es el entendimiento por el bien del baloncesto.

No obstante, yo estoy muy comprometido con los jugadores jóvenes y la plantilla está formada por 8 jugadores del Campo de Gibraltar y 4 norteamericanos que en su mayoría no alcanzan los 23 años.

ZdB – Hasta ahora la respuesta del público ha sido muy positiva, imaginamos que estaréis muy contentos en ese sentido.

JM – Sí, estamos muy contentos con nuestra afición. Algeciras tiene una afición numerosa y muy entendida. Como en todos los rincones, si la trayectoria del equipo acompaña, las gradas del pabellón Dr. Juan Carlos Mateo estarán muy pobladas.

La directiva está trabajando todavía en su campaña de socios (sólo hemos disputado un partido como local) y, aunque los datos reales los manejan los responsables de esta parcela, sí puedo decir que el ambiente del pabellón es espectacular.

ZdB – Pasamos al plano deportivo, nunca es fácil montar un equipo nuevo, con jugadores que no se conocen, y sin embargo vuestro inicio ha sido sorprendentemente bueno. ¿Esperabas estar tan bien?

JM – UDEA tenía que volver a la ciudad con el proyecto más ambicioso posible y el esfuerzo realizado por nuestra directiva ha sido importante. El verano ha sido intenso para el director deportivo, Álvaro Orduña, y para mí porque partíamos de cero, pero creo que, dentro de nuestras limitaciones económicas, hemos confeccionado un equipo competitivo.

La apuesta era clara y he apostado por jugadores que o bien son de “mis” equipos de cantera o ya habían trabajado antes conmigo. Y, en lo que a extranjeros se refiere, quería a jugadores que conocieran la competición para minimizar riesgos.

ZdB – ¿Qué estilo de juego quieres para el UDEA?, ¿eres un entrenador de ideas fijas que buscan jugadores que se adapten a tu sistema o eres de los que según los jugadores qué tengas intentas sacar más provecho adaptándote a sus puntos fuertes?

JM – Mi baloncesto es muy sencillo y se basa en dos pilares: 1.- Intentar que el equipo tenga la mejor defensa de la Liga y 2.- Que los espectadores digan eso de “los jugadores son tan buenos que juegan solos”. Con eso es suficiente. ¿Ideas fijas? El equilibrio está en mantener la filosofía de uno conviviendo con los puntos fuertes y las limitaciones del grupo. La adaptación es la base de la evolución.

ZdB – Contar con un jugador como Balmón en la pintura te asegura tranquilidad, ¿verdad? Parece que los años no pasan por él…

JM – Balmón es un jugador muy importante en nuestro equipo por dos grandes motivos: 1.- Por lo que dicen de él directamente sus estadísticas y 2.- Por todo lo que nos da y que en las estadísticas no se refleja (los famosos intangibles del juego…). Es un profesional y el paso de los años lo lleva bien porque se cuida y trabaja muchísimo.

ZdB – Su compañero principal en la pintura en este inicio es un rookie Non-DI. ¿Cómo está siendo la adaptación de Mofunanya?

JM – Austin es un jugador que está en plena evolución. Esta temporada debe ser importante para él porque debe aprovechar para diversificar sus prestaciones. Es un joven con un físico espectacular y puede avanzar hacia posiciones un poco más alejadas del aro. En la Liga EBA va a estar sobrado por su intensidad física y su calidad técnica en la pintura (es de esos jugadores que ven aro en todas partes), pero su crecimiento deportivo hacia ligas superiores estará en función de su desarrollo en posiciones exteriores. Su tiro es más que aceptable y está a tiempo. Es un chaval excepcional y nosotros estamos muy contentos con él.

ZdB – Imaginamos que cuando fichaste a Mike Murray era con la idea de que fuera el jugador que lleve el peso ofensivo. Tras verlo varios años en EBA tenemos la impresión de que es un gran jugador, pero que debe mejorar la toma de decisiones. ¿Crees que está mejorando en este aspecto?

JM – Sin duda Mike es nuestro referente exterior más claro. Él sabe que su responsabilidad principal es esa, la de aportar puntos de calidad, pero que en UDEA tiene otros dos grandes trabajos: 1.- Defender colectivamente con entrega y corrección y 2.- Ayudarnos en el rebote.

Hasta el momento está cumpliendo con el trabajo encomendado y creo que tiene un amplio margen de mejora. Si alarga sus periodos de concentración durante el partido puede evolucionar mucho.

ZdB – Os habéis reforzado con otros dos extranjeros más, que conocen bien la EBA y ya han demostrado que aseguran trabajo. ¿Contentos con Crane y Sargent?

JM – Michael Crane fue el primer extranjero que firmé esta temporada. Lo seguí la pasada temporada en Cazorla y estuve viéndolo en la F-4 que se celebró precisamente allí. Es un jugador básico en mi concepto del baloncesto. No es un base puro, no es un escolta puro, no es un alero puro… pero puede jugar como el mejor base, el mejor escolta y el mejor alero. Es otro hombre de “intangibles” y ya ha entendido que necesitamos su intensidad física durante todos los minutos que esté en pista.

Por otra parte, Julien Sargent ha sido el último en llegar. Nuestro objetivo era completar una rotación de cuatro pívots (con Balmón, Austin y Buxton) y buscábamos centímetros y experiencia en la pintura. Sargent está ahora en plena adaptación al equipo, a la ciudad y al entrenador. En breve estará produciendo conforme todos esperamos de él.

ZdB – ¿Es un plus para ti contar en el puesto de base con Javi Fernández, al  que conoces a la perfección?

JM – Javi es una persona muy equilibrada y es capaz de trasladar esa cualidad al vestuario y a la pista. Llevamos trabajando juntos las tres últimas temporadas (ULB, Benahavís y UDEA) y sabe perfectamente lo que yo quiero que haga en la dirección del equipo. Es un trabajador nato y capitanea al grupo con maestría.

ZdB – También UDEA ha querido ser un club para dar salida a jugadores jóvenes ¿hora de que Joel Expósito dé rienda suelta a todo su caudal ofensivo? ¿Cómo es el juego de Juanmi López, que al fin pudo volver a casa a pesar de su juventud?

JM – En el caso de estos dos jugadores los he tenido desde benjamines. Joel es un jugador polivalente que ya conoce la competición y sabe que su trabajo de esta temporada es ofrecer una rotación con dos grandes compañeros como Crane y Murray. Conmigo siempre ha tenido un papel de mayor protagonismo, pero ahora tiene que hacer bien este trabajo y goza de mi plena confianza para hacerlo.

Por su parte, Juanmi López se encuentra en pleno proceso de formación y ya ha sido capaz de dirigir la pasada campaña durante muchos minutos a la ULB en Liga EBA. Su pretemporada y el arranque liguero con UDEA no han podido ser mejores. Forma tándem con Javi Fernández y su proyección es tremenda. Tiene todos los ingredientes para seguir creciendo y, en cuanto descubra que es un buen tirador, lo veremos pronto en competiciones superiores.

ZdB – Tener jugadores como Corrales, Samu Ortiz o el gibraltareño Sam Buxton es la mejor prueba de que UDEA, como nos decías, quiere ser un club que potencie una región tan rica en jugadores de baloncesto como la vuestra.

JM – Efectivamente, ya comentaba antes que ese había sido uno de nuestros propósitos. Samu ya estuvo conmigo en la ULB y nos da muchísimo al grupo. Sabe que si defiende como lo viene haciendo seguirá arañando minutos.

Sam Buxton es un “tres y medio” de gran nivel. Nos abre el campo y es capaz de defender tanto a un alero alto como a un cuatro. Tiene un físico muy interesante y nos permite una rotación interior con Austin muy interesante.

En cuanto a Borja Corrales, es otro algecireño que no sólo nos da calidad en los entrenamientos sino que a lo largo de la temporada irá cogiendo su sitio porque tiene un tiro exterior excelente y cada vez defiende mejor.

ZdB – También tu hijo Sergio, a pesar de su juventud, está en el equipo. ¿Es raro entrenar a tu propio hijo? ¿Le exiges más inconscientemente o a efectos prácticos es un jugador más?

JM – Sergio y Juanmi son dos jugadores del 98 y los he tenido en casi toda su formación. Entrenar a mis hijos no me ha provocado ningún problema, sino que para mí ha sido un privilegio. Empecé con mi hijo Javi hasta que se fue a la Universidad y ahora lo hago con Sergio. He podido estar muchas horas en su compañía.

Es una alegría tener a jugadores que uno ha tenido de niños y que ahora pueden jugar, de momento, en la EBA… Sergio tiene muy buen tiro y debe aprovechar su presencia con compañeros de tanta calidad para seguir con su aprendizaje.

ZdB – Creemos que el grupo D de Liga EBA este año ha subido su nivel un escalón. ¿Opinas lo mismo? Vemos proyectos como Cazorla, Marbella, equipos inesperados que siempre surgen, y pensamos “ojo al grupo D en las Fases de Ascenso”.

JM – Cierto, el grupo D parece haber dado otro pasito esta temporada y los equipos han incorporado a más jugadores extranjeros entre sus filas. Ojalá seamos capaces de conseguir objetivos tan importantes como los alcanzados por Granada o Morón, actuales equipos de LEB Plata, hace unos años. No será nada fácil porque existe muchísima competitividad y eso es muy bueno para el baloncesto español.

ZdB – Hemos leído que el objetivo es el partido a partido, sin renunciar a nada; por plantilla, deberíais ser de los equipos de arriba. ¿Continúas con el mismo discurso tras este brillante inicio?

JM – La temporada acaba de empezar. Somos un buen puñado de jugadores y estamos trabajando mucho para conocernos y transformarnos en un equipo. Esa labor de crisálida lleva su tiempo y el desarrollo hasta transformarnos en una bella mariposa conllevas unas fases de obligado cumplimiento.

Prefiero tener los pies en el suelo y que todo nuestro club pise tierra firme. Acabamos de despegar y en el viaje llegarán vientos, lluvias y truenos… Acabamos de renacer, así que “pasito a pasito… suave, suavecito”. No obstante, siempre es mejor empezar bien que mal.

ZdB – Después de tantos años en los banquillos. ¿Cómo consigues seguir ilusionándote cada verano y mantener intacta la ambición?

JM – Cada temporada que acaba, recoges tus cuadernos de entrenamientos, el silbato y los cien mil archivos de vídeo y te entran ganas de meterlos en manteca porque estás agotado. Vas unos días a la playa, vuelves a escuchar a tus amigos que hablan de baloncesto, te reencuentras en algún campus con entrenadores de toda la vida y vuelven a brillarte los ojos ante el próximo proyecto… Estoy condenado a seguir…

ZdB – Cuando tuviste aquel problema de salud, ¿fue el baloncesto un aliciente más para seguir luchando?

JM – Los deportistas estamos educados para luchar contra la adversidad y el baloncesto me ayudó muchísimo a luchar contra el cáncer. Fueron momentos de extrema dureza, pero el espíritu deportivo fue determinante para colaborar con la Medicina y salir adelante.

ZdB – Y Javier, tú qué tantos años has compaginado actividad profesional con la de entrenador de baloncesto, ¿cómo se consigue esto sin que afecte al clima familiar?

JM – Es fácil si consigues que tu familia esté tan loca como tú por el baloncesto.

Anuncios