La decisión de la FEB, adoptada el pasado viernes, de ampliar la Conferencia A de la EBA para poder dar cumplimiento a lo establecido por el CSD, que dio la razón a Chantada en su pretensión de continuar en una liga de la que es subcampeón y de la que se vio excluido por un error de la Federación Gallega, se ha materializado con la inscripción de tres nuevos equipos.

Tal y como estaba previsto, Marín y Zornotza, a los que el CSD no dio la razón en su conflicto con la FEB por su exclusión de la LEB Plata, se han acogido a la puerta abierta por la Federación y se han inscrito en EBA, una categoría por debajo de lo que les corresponde por méritos deportivos. También lo ha hecho Venta de Baños, que evita así el descenso deportivo y logra la plaza que también fue suya durante un breve lapso de tiempo en julio, hasta que la FEB rectificó su decisión y se la concedió a Zarautz.

Pasa así la Conferencia A de 28 equipos a 32, que seguirán separados en dos grupos, con la siguiente distribución:

Grupo AA

Cantabria (Cantbasket, Estela, CB Torrelavega y Pas Piélagos), Euskadi (Zornotza, Santurtzi, Easo, Mondragón Unibertsitatea, Zarautz y Ordizia), Navarra (Valle de Egüés y Ardoi) y parte de Castilla y León (Universidad de Burgos, Grupo de Santiago, Universidad de Valladolid y La Flecha, que cambia así del AB al AA, como pretendía y tenía derecho)

Grupo AB

Galicia (Santo Domingo Betanzos, Narón, Coruña B, Culleredo, Rosalía, Obradoiro B, Marín, Chantada, Estudiantes y COB B), Asturias (Gijón) y parte de Castilla y León (Ciudad de Ponferrada, Fundación León, Virgen de la Concha, Venta de Baños y Carbajosa)

Esta decisión implica que se sorteen de nuevo los calendarios y que se busquen cuatro fechas nuevas para dar cabida al incremento de jornadas, lo que se resuelve utilizando los festivos intersemanales disponibles, de forma que no se modificarán ni la fecha de inicio ni la de finalización de la liga.

Además del evidente perjuicio económico para los clubes que integran la categoría, que deberán afrontar mayores gastos tanto de desplazamiento como de organización, se genera un nuevo problema para todos ellos, pues al mismo tiempo que aumentan las plazas también lo hace el número de descensos, que pasa de 7 a 11. Es decir, que más de un tercio de los equipos perderá la categoría a final de año, mientras que solo 3 lucharán en las fases de ascensos, lo que significa que hay cuatro veces más plazas de descenso que de “ascenso”. La reforma de la liga EBA parece hoy más ineludible que nunca.

Anuncios