Hoy hablamos con Jon Ander Aramburu, para conocer a fondo la trayectoria de un veterano de la LEB Plata pese a su juventud, que cuenta ya con un lustro de experiencia en la categoría. Desde sus orígenes donostiarras en el mundo del baloncesto, repasamos una evolución posterior que le llevó desde Valladolid a Alicante pasando por Marín, Askatuak y Fuenlabrada. Un jugador interior consciente de la necesidad de ser consistente en el tiro exterior sin perder las ventajas que puede sacar a un físico más liviano que el de sus rivales en la pintura.

Zona de Básquet – ¿Cómo y donde comienzas en el baloncesto? ¿Tuvo que ver tu hermano?

Jon Ander Aramburu – La verdad que desde pequeño estoy relacionado con el tema del baloncesto, a toda la familia le ha gustado el mundillo este y como no a mi también. Empecé en San Ignacio de Loyola con los deportes escolares y ahí empezó todo.

ZdB – En San Sebastián hay tradición polideportiva. En tu caso, ¿coqueteaste con otros deportes o empezaste directamente por el baloncesto?

JAA – He intentado probar todos los deportes que he podido, allí en el colegio no te dejaban hacer un único deporte a no ser que estuvieses en un club y por eso me tocaba probar deportes como el balonmano, fútbol o tenis.

ZdB – ¿Cuándo te unes a Askatuak, cómo recuerdas aquellos años?

JAA – Si mal no recuerdo fue en el salto de Infantil a Cadete de primer año. Lo recuerdo como una experiencia bonita, el cambio del deporte escolar al federado era subir un pequeño escalón y jugar contra mejores equipos

ZdB – El siguiente escalón ya no era tan pequeño: con 16 años das el salto y te vas a Valladolid, aunque se rumoreó que podías haber ido a Baskonia.

JAA – Empecé a hacer pruebas con diferentes equipos y al final acabé en Valladolid, aunque como tú dices hice unos entrenamientos con el Baskonia. El primer año siempre se dice que es el más duro y el que más te cuesta amoldarte al nuevo tipo de vida. Dejar a tu familia y amigos en tu ciudad e irte a otra nueva sin conocer absolutamente a nadie es muy duro y más en esas edades

ZdB – ¿Qué siente un chico de 16 años, que sueña con llegar a lo más alto, que hay posibilidades de trabajar en ello?

JAA – Pues me imagino que como todos los chicos jóvenes que salen de casa para buscar su sueño, muchas ganas de entrenar y mejorar.

ZdB – Sin embargo, en tu segundo año Júnior das un giro y te vas a Marín, ¿a qué se debió ese cambio?

JAA – Me cambié de equipo por diferentes motivos, quería tener más minutos y ser un jugador más importante en la plantilla. De ese año tengo muy buenos recuerdos, hice muy buenos números en liga Júnior y pude debutar con el equipo de liga EBA que en ese momento lo dirigía Quino Salvo.

Hoy en día sigo en contacto con gente de Marín y dio la casualidad que un año o dos después recaló mi hermano por tierras gallegas, una pena no poder compartir vestuario con Joseba.

ZdB – Llega el salto a Sénior, y apuestas por regresar a casa, por lo que empiezas desde EBA en el Askatuak. Aunque para los interiores jóvenes lo habitual es que no haya tantas oportunidades como para los exteriores, sin embargo tienes minutos y buenos números, ¿cómo recuerdas aquellos años iniciales de EBA?

JAA – Regresé a casa más que nada por motivos de estudios, aunque tuve la oportunidad de quedarme dos años más en Marín. Volví a San Sebastián y fue un año bastante bueno por dar el salto a una categoría semiprofesional y volver con la familia. En esos 3 años conseguí un ascenso a LEB Plata y la oportunidad de debutar y hacer un buen año en esa categoría, lo que me dio la oportunidad de fichar a mitad de temporada por Oviedo; al final acabé apostando por fichar en Fuenlabrada en verano.

ZdB – Precisamente el espaldarazo definitivo que hace que más gente se fije en ti es con la temporada en LEB Plata con Askatuak (12/13), formando pareja interior con Arzallus. Tienes tu rol de titular y en una frase resumida se puede pensar que un joven chico delgado vuela por encima de los aros.

JAA – Ese año empecé a compaginar la posición de 4 y de 5, creo que mi físico siempre me ha permitido jugar por encima del aro y ser bastante rápido para poder correr las transiciones y jugar de cara contra jugadores de mayor peso.

AramburuECAP2
En su etapa en Fuenlabrada (imagen de Alba Pacheco para http://www.encancha.com)

ZdB – En cuanto a Fuenlabrada, optas por un club ACB con filial en Plata. ¿Por qué decidiste apostar por ese cambio?

JAA – Ese año me interesó mucho el proyecto que tenía el club, formar un equipo en una categoría que ya conocía y poder tener la oportunidad de hacer la temporada con un equipo ACB. Creo que a cualquier chico joven le das esa opción y la recibe con los ojos cerrados. Pude volver a Marín y poder jugar con mi hermano, pero no quería perder esta oportunidad.

Esa temporada fuimos campeones de LEB Plata, como bien decís, y llegamos a la final de la Copa que perdimos contra el CB Prat después de una remontada épica. Tuve la oportunidad de compartir vestuario y aprender de jugadores que ahora están en ACB o LEB Oro. Esa temporada me costó adaptarme a los entrenamientos de mañana y tarde, eso ya era un equipo profesional y el rendimiento era superior al de años anteriores.

ZdB – Tras una 14/15 no tan buena a nivel global sigues con buen rendimiento y regularidad, lo que te hace fichar por unos de los “gallos” de Plata, Lucentum, en una temporada que no salió como se esperaba.

JAA – El segundo año de Fuenlabrada fue totalmente diferente al primero, fui un jugador más polivalente y jugando más minutos de 4. Me adapté a las necesidades del equipo y mejoré mi tiro de 6’75 con el que ese año obtuve un porcentaje de 3 muy bueno.

Decidí cambiar de equipo y empezar una nueva etapa en Alicante, en la que empecé con muchas ganas ya que conocía a Kuko Cruza, que había sido compañero de mi hermano en el GBC.

Una vez allí, fue una temporada muy larga, con nuevos fichajes a mitad de temporada o el cambio de entrenador a falta de 5 jornadas para empezar los playoffs. No creo que fuese un mal resultado en la liga regular, aunque tuvimos un pequeño desliz cayendo en la primera ronda de PO contra Tarragona: ellos llegaron en mejor estado de forma y mental a la recta final de temporada, y se pudo comprobar en los 2 partidos que jugamos.

Cz-X5xcWgAAk7Cs
Dos temporadas en HLA Lucentum, saldadas con un subcampeonato de Copa LEB Plata (imagen de Alba Pacheco)

ZdB – Al verano siguiente, una renovación profunda que te deja como el único jugador que se mantiene en un equipo que partía entre los favoritos, junto con Granda, y en el que se esperaba que fuera tu año con Rejón al lado ejerciendo de maestro y Ferguson aportando físico.

JAA – Siendo el único fichaje de la temporada anterior y teniendo el apoyo de la afición fue muy fácil la vuelta a Alicante. Es un club en el que me he sentido muy a gusto y me llevo muy buenos recuerdos. A principio de la temporada tenía en mente otra imagen de lo que iba a poder ofrecer al equipo y creo que comparando con años anteriores no he dado lo que se puede decir que era mi juego, empecé el primer partido compartiendo el MVP con Chapela y fue en el partido que más cómodo me sentí la mayoría de tiempo jugando de cara y con mucha confianza.

Jugamos la Copa LEB Plata, algo siempre emocionante, aunque este año no tuve apenas minutos para poder ayudar al equipo, y durante toda la temporada hemos estado por la parte alta de la liga, hemos tenido buenos jugadores y algún refuerzo a mitad de temporada. En playoffs, Valladolid era un equipo que no se nos daba del todo bien, con jugadores que nos hicieron mucho daño y no fuimos capaces de pararlos. Llegamos al 5º partido y jugando en casa, teníamos una motivación enorme para sacar este partido adelante y desafortunadamente no pudo ser…

ZdB – A nivel individual hay aspectos que nos llaman la atención. Hay una clara línea descendente en cuanto a minutos según pasa la temporada, ¿problemas físicos, aspectos técnicos o aspectos de otra índole?

JAA – Creo que eso ya son aspectos técnicos, no he tenido lesiones importantes esta temporada y toco madera. Son decisiones generales más que individuales, todos queremos ganar y quedar primeros.

ZdB – Es muy llamativo que a pesar de ser tu temporada con menos minutos, en clasificación de estadísticas avanzadas como el PER, estabas muy bien situado, lo que daba impresión de que jugabas menos minutos de lo que deberías. ¿Eras consciente de este dato?

JAA – No, no me fijo mucho en esos datos aunque hay gente en redes sociales que siempre te intenta tener informado. No le doy mucha importancia a esos datos ya que me quedo con lo general, no conseguimos la Copa ni el ascenso y creo que un equipo como el de Alicante se merecía alguno de los dos títulos esta temporada.

ZdB – Como jugador, en estos años hemos visto que a pesar de estar aún por debajo de los 100kg te has fortalecido, sin perder ese estilo juego dinámico, por encima del aro, y has progresado en otros aspectos. ¿Cúales dirías que son tus puntos fuertes?

JAA – El tema del peso lo tengo muy cruzado, siempre he sido un jugador delgado para mi posición, pero no me quejo. Siempre me ha gustado correr el contraataque y jugar anticipándome a otros jugadores, soy mas rápido que muchos jugadores en mi posición y no puedo hacer el mismo juego que ellos. Tengo que aprovechar mi velocidad y el salto

ZdB – ¿Por qué crees que siempre se te ha dado bien la faceta reboteadora, algo que algunos jugadores siempre decían que eran ganas e instinto a partes iguales?

JAA – El rebote muchas veces es suerte, aunque no os quito la razón de que sea ganas e instinto. También aprovecho mi salto para tocar muchos rebotes y palmear algunas canastas del equipo contrario, aunque no me cuente a mí como rebote.

ZdB – Tu mejor año en porcentajes desde la línea de tiros libres. ¿Contento con ellos?

JAA – Esta temporada he intentado focalizarme un poco más en el trabajo de este aspecto, ya que es un tiro solo, sin defensor; aún me queda mucho por mejorar.

ZdB – Hoy en día parece que si los ‘cuatros’ no tiran de tres, no son completos, cuando no hace mucho había ‘cuatros’ que eran verdaderos espectáculos en el poste. ¿Por qué este año has tirado tan poco de tres cuando sabemos que puedes tirar de ahí sin problemas y es un aspecto a evolucionar?

JAA – Creo que se está perdiendo la esencia de un ‘cinco’ grande y con buenos movimientos al poste bajo, al igual que los ‘cuatros’, que si no tiran de 3 ocupan espacio en la línea de 6’75. La mayoría de equipos juegan con ‘cuatros’ abiertos y el ‘cinco’ se mueve a todos los lados a bloquear y jugar con algún balón al poste bajo y segundas opciones de tiro después del rebote.

ZdB – 24 años, cinco temporadas en LEB Plata. ¿Qué tiene que hacer el jugador con condiciones y cualidades de Plata para que le den oportunidades en Oro? Se habla mucho de lo que cuesta pasar de Oro a ACB, pero es que de Plata a Oro parece similar…

JAA – Me gustaría probarme en una categoría como la LEB Oro antes de salir de España, cada vez las ligas son más cortas y los veranos más largos. Para cualquier jugador de LEB plata que no tiene un segundo trabajo, el verano se le hace larguísimo y tiene la necesidad de buscar algo para pasar esos 4 meses de verano, aparte de tener que entrenar para no perder la forma.

ZdB – En ese sentido, ¿cómo ves las Ligas FEB, no crees que podrían dar más de sí, más que el simple hecho de nivel local, mejorar las condiciones del jugador, etc?

JAA – Lo primero, deberían de modificar el calendario, no veo la necesidad de tener que jugar el día 30 de diciembre o el día 1 de enero como ha pasado en años anteriores para tener que acabar la temporada regular en el mes de abril-mayo. Son cosas que no las entiendo, todos tenemos familia y nos gusta pasar esos días con ellos.

ZDB – Es extraño que nunca hayas jugado para equipos de País Vasco como Zornotza o Iraurgi, ¿en “casa” no se valora tanto lo autóctono? En cambio sí que es bonita la experiencia de jugar con la Selección de Euskadi, ¿verdad?

JAA – He tenido alguna oferta de esos dos equipos pero no ha cuajado en mis planes, no descarto poder jugar en alguno de esos equipos ya que sería algo bonito.

Llevo varios años jugando con la Selección de Euskadi y representar tus colores siempre es bonito. Compartir vestuario con jugadores de ACB siempre viene bien para aprender nuevas cosas y, como digo yo, “aprender cosas de perro viejo”.

ZdB – ¿Qué papel ha tenido en tu carrera tu hermano Joseba?

JAA – Mi hermano siempre me ha aconsejado en temas deportivos, él conoce mucho estas ligas y siempre me intenta aconsejar para que no pueda cometer algunos errores de libro. Como os decía al principio, me quedo con la pena de no haber tenido la oportunidad de compartir vestuario con él.

ZdB – Por último, si fueras unos años hacia atrás, ¿te gustaría haberte ido a a NCAA de haber tenido la posibilidad?

JAA – Una cosa es cambiar de ciudad dentro de tu país y otra cosa es cruzar el charco, en su momento me dio respeto y opté por quedarme en casa. Hoy en día, lo pienso bien, y sí, me hubiese gustado tener la oportunidad de probar esa experiencia.

Anuncios