Hoy charlamos con Arturo Cruz, un base del 93 que hizo sus primeros pinitos en el mundo del baloncesto en su Salamanca natal. A partir de ese momento, siempre con la consideración de joven promesa, va quemando etapas en EBA y LEB Plata, siendo en esta última un jugador consolidado con ganas de más.

Repasamos con él sus inicios, sus impresiones sobre la situación de las competiciones, la precariedad laboral de “profesionales” como él…

Zona de Básquet – ¿A qué edad y dónde empieza a jugar Arturo Cruz al baloncesto? ¿Por qué este deporte en vez de otros?

Arturo Cruz – Lo primero, un placer atenderos y gracias por vuestro interés. A los 10 años empecé a jugar a baloncesto. Hasta entonces probé con el fútbol y el tenis. En tenis llegué a ser federado y en fútbol me pusieron de defensa cuando yo era delantero, así que decidí dejarlo.

ZdB – Cuando eras infantil en CB Tormes ya juegas en categorías superiores a las que te toca, y además con éxito (vencedores del Campeonato Cadete de Castilla y León), ¿cómo es eso de jugar con gente mayor que tú?

AC – Te estimula porque eres pequeño, pero también te ayuda a asumir tu rol y a ir aprendiendo tu papel en un equipo donde no eres uno de los jugadores claves.

ZdB – Siendo cadete, en el Campeonato de Selecciones Autonómicas ves que tu nombre sale como uno de los más destacados, ¿cómo recuerdas y asimilas eso?

AC – Es un momento muy bonito, además había jugadores de gran calidad (algunos de los cuales han llegado a profesionales) y el nivel fue realmente alto. Personalmente jugué a un gran nivel, e incluso me permitió ser preseleccionado en la U16, aunque sin llegar a ser concentrado finalmente.

ZdB – Ya como júnior juegas un paso por delante, haciéndolo en Primera Nacional, donde obtienes el premio a mejor promesa de la región. ¿Te era complicado jugar contra gente veterana en “otro tipo” de baloncesto?

AC – Es difícil, muchas veces la gente mayor no es madura, cuando debería serlo. En vez de verte como un jugador joven con ilusión que quiere ayudar, te ven como un intruso. A pesar de esto, disfruté y seguí aprendiendo.

CruzCBT
Cruz en su etapa con Tormes (CB Tormes)

ZdB – Al fin sales de tu entorno. El destino: CB Majadahonda. Allí estaba Nikola Lončar como entrenador. ¿Cómo fue esa temporada en el equipo madrileño?

AC – Fue una experiencia muy bonita a la vez que difícil, porque teníamos un equipo un poco limitado. A mitad de temporada se nos fue un gran jugador como era Kevin, lo que supuso que por una canasta no entrásemos en la F4 de Madrid. Personalmente, fue un año muy importante para mí pese a lo que me iba a enfrentar: salir de casa tan joven, tener que estudiar yo solo, la disciplina de Lončar… Todo esto me hizo madurar.

ZdB – La invitación del Real Madrid al prestigioso Torneo Junior de L’Hospitalet terminó por situarte entre los mejores. ¿Cómo fue aquello?

AC – Llevaba una gran temporada y al finalizar un entrenamiento, ya cerca de las vacaciones de Navidad, me llamaron Nikola y el presidente del club para comunicarme la llamada del Real Madrid para ir al torneo, a la vez que tenía que ir a entrenar con el equipo para prepararlo. Fue una de las mejores experiencias que he vivido hasta entonces.

ZdB – Es extraño que un jugador que destacase en categorías inferiores no fuese tentado por equipos ACB. ¿Hubo interés? ¿Nunca se llegó a concretar? ¿No te interesaba?

AC – La temporada siguiente estuve cerca de volver al Real Madrid, pero lo que ocurrió para que así no fuera, lo desconozco, porque hubo contactos. Como no se concretó, decidí volver a Salamanca para terminar el Bachillerato; en ese curso aproveché para jugar en EBA con Zamora. En agosto de ese año recibo una llamada de Fuenlabrada, con quien había hecho postemporada, para incorporarme a su equipo filial, pero esa misma mañana, a las pocas horas, me vuelven a llamar para decirme que se han decantado por otro base de la zona que vive en Madrid. En definitiva, contactos hubo pero nada se concretó. Poco a poco me iba dando cuenta cómo era la realidad del mundo del baloncesto.

ZdB – Finalmente en tu primera temporada Sénior (11/12) decides fichar por Zamora, donde sorprendiste jugando a un alto nivel en tu primer año y quitando minutos a otra promesa como Markovic. ¿Cómo recuerdas ese debut con Saulo Hernández a los mandos (por el cual parece que no pasan los años) y compañeros como Savoy, Dani López o Patus?

AC – Hicimos una buena temporada, la experiencia fue muy positiva. Recuerdo grandes momentos y grandes jugadores con los que jugué como Brian Savoy y Chad Patus, sin desmerecer a los demás. Saulo supo llevar muy bien el equipo y eso que, si no recuerdo mal, era su primera temporada como entrenador. Estuvimos luchando por meternos en la Fase de Ascenso a LEB Plata, pero finalmente equipos como Marín y Cambados estaban un peldaño por encima.

ZdB – La temporada siguiente vuelves a CB Tormes, a un proyecto más modesto. A pesar de no tener ni 20 años eres, claramente, el máximo referente. Temporada más modesta pero contento de volver a casa, ¿no?

AC – Contento de volver a casa en el aspecto deportivo no estaba, pero sí en el aspecto extradeportivo, pues pude empezar la carrera, lo cual compensó mi decepción.

En el aspecto deportivo, precisamente, la recuerdo como una temporada diferente puesto que hicimos una primera vuelta donde perdimos, creo, una decena de partidos seguidos, y donde luego hicimos la segunda mejor vuelta de nuestro grupo.

ZdB – En la 13/14, cuando habías empezado en Tormes de nuevo, todo un LEB Plata como Zornotza te llama para ficharte ante las bajas que sufre el equipo. Paso lógico, ¿pero no te hubiera gustado más que hubiera sido desde la pretemporada?

AC – Tenía ilusión durante el verano, pero de nuevo me quedé un tanto decepcionado, porque creo que estaba capacitado para jugar en una categoría superior. La llamada de Zornotza, contra los que había hecho buenos partidos, supuso una grata sorpresa. Además, es un equipo con el que me había enfrentado cuatro veces y me gustó su empaque. En tres días estaba en Bilbao empezando a entrenar.

Cruz3

ZdB – Estás en Zornotza dos temporadas y media, con un rendimiento similar, en un equipo que ya es un clásico en LEB Plata. Imaginamos que este club habrá marcado un antes y un después para ti, ya que es raro que un jugador que no sea de la zona permanezca tanto tiempo en un equipo, ¿no?

AC – Me ha marcado, pero no solo por no ser de la zona, puesto que yo a nivel personal siempre me he sentido muy querido allí por la afición. Recuerdo en especial la primera temporada que conseguimos meternos en playoffs cuando parecía que íbamos a descender, y la segunda temporada donde jugamos las semifinales contra Guadalajara, donde me lesioné en el segundo partido cuando estaba en muy buen momento de forma.

ZdB – Tras la 15/16 parecía que Arturo Cruz ya era un base titular y con cierta reputación, incluso podía haber entrado en quinielas de equipos de Oro. Finalmente fichas por el Óbila, ¿cómo fue ese verano?

AC – Durísimo. Estuve a punto de dejar el baloncesto porque veía que todo lo que había trabajado, y muchas horas en la sombra de entrenamiento, parecían no servir para nada. Me planteé preguntas muy serias sobre si realmente tanto esfuerzo merecía la pena, hasta tal punto de pensarme muy seriamente seguir o no. Gracias a David Mangas, quien hizo un gran esfuerzo por hacer que jugara para el Óbila, recuperé la ilusión que me ha hecho disfrutar esta temporada.

ZdB – Llegas al Óbila, un equipo de juego versátil, mucho tiempo con 9 jugadores profesionales; tras un buen inicio, dio la impresión de que la temporada se os hizo larga, ¿verdad?.

AC – Efectivamente, muy larga. Fuimos muy regulares durante la mayor parte de la temporada, llegando a ser líderes el 7 de enero tras ganar a Granada. A partir de ese momento la temporada se nos hizo muy cuesta arriba y en playoffs llegamos mentalmente agotados. Aún con todo, el equipo consiguió hacer la mejor temporada regular del club en Plata.

ZdB – David Mangas, un entrenador que saca lo mejor de ti y que tiene un alto nivel de exigencia. ¿Cómo es ser entrenado por él?

AC – Al menos para mí, asumí la responsabilidad de intentar dar el cien por cien cada día, porque es su forma de entender el baloncesto. Me ha enseñado mucho, cosas que no imaginé aprenderlas y que son detalles que siempre recordaré. Es muy buena persona y eso para mí es más importante que cualquier otra cosa.

ZdB – Siempre se ha catalogado a Arturo Cruz como un base desequilibrante, con un 1×1 muy bueno, ideal para juego abierto, pero que le faltaba más consistencia en su tiro exterior y temple de juego. Podemos decir que ese déficit ya no es real, ¿verdad?

AC – Es cierto lo que decís, he intentado mejorar cada día ambos aspectos, y otros muchos que tengo por mejorar. Pero en esos dos he dedicado mucho tiempo y sí que creo que he dado un paso adelante y que soy un jugador diferente al de hace algunos años. De hecho intento mejorar todas las facetas del juego, incluso el rebote, pese a ser base.

ZdB – Esta temporada vimos varios partidos del Óbila y te vimos muy bien, siendo el líder del equipo, asumiendo, controlando el juego… Sin embargo, al ver los números, un dato negativo llama la atención: solo 1.6 asistencias. Por otra parte, tu número de balones perdidos se ha reducido en amplia medida. ¿A qué pudo ser debido?

AC – Estadísticamente no ha sido mi mejor año en ese apartado, pero creo que tengo mejor visión de juego en ese aspecto. El año pasado, por ejemplo, asistí mucho más y este año he intentado hacerlo de la misma manera, pero no me ha salido como quise. Tengo que seguir mejorando en ese punto, porque sé que puedo hacerlo.

Por el contrario y como bien decís, el tema de las pérdidas siempre ha sido algo que me planteaba cada temporada mejorar, y este año, sin duda, lo conseguí, porque se de la importancia que tiene; esto no quita que haya habido partidos que una pérdida menos, habría cambiado el resultado final. Por mi forma de jugar, la pérdida de balón es un riesgo constante que asumo e intento evitar.

Cruz1
Cruz (8) celebrando una victoria de Óbila junto con sus compañeros (Corazón Verderón)

ZdB – ¿Cuáles crees que son tus puntos fuertes y los aspectos que debes mejorar?

AC – Me remito, en gran parte, a la anterior pregunta. Añadiría que tengo que seguir mejorando en el tiro de 4-5 metros. De todas maneras, a veces hay rachas y mejorar en la autocrítica desde un aspecto positivo considero que es importante. También es importante seguir manteniendo un punto de control mental que sé que siempre me ayuda.

ZdB – Tal y como pinta la temporada, con los jugadores que se están marchando fuera, en este momento de tu carrera creemos que es hora de que algún LEB Oro apueste por ti. ¿Cómo lo ves?

AC – Mi esfuerzo diario es superar fases, y juego cada día para superarme, porque en este complicado mundo de ascender de categoría me he dado cuenta que hay muchos factores que se escapan al control del jugador. Dios dirá y yo confío.

ZdB – Esta temporada el tema de ascensos y descensos al fin se ha regularizado, pero la precariedad de las ligas es la misma o peor. Tú, como jugador que está dentro, ¿qué opinas?

AC – Estoy completamente de acuerdo en que hay un intento de mejorar y que la precariedad es evidente. Es muy triste que en una de las potencias mundiales de baloncesto como es nuestro país, estemos en estas condiciones. En el tema de los ascensos y descensos debería haber una política reguladora y económica que ayudase a los clubs y a las ligas a conseguir lo merecido deportivamente y no estas dificultades, que lo único que hacen es mermar la ilusión y el crecimiento de jugadores, ciudades y clubs.

En cuanto a la situación de los jugadores, comparado con tiempos pasados, no es lo mismo y no descubro nada nuevo, pero lo que sí es cierto es que nosotros tampoco ponemos ningún tipo de traba, nos acabamos conformando, aceptamos y tiramos de nuestra ilusión para seguir cada año. Deberíamos de hacernos respetar más, porque en este país hay muchos jugadores con mucha calidad en todas las categorías que no están reconocidos como deberían estarlo.

Se trata de ligas muy muy duras, de mucha exigencia, donde económicamente no hay proporción entre el esfuerzo, sacrificio y la competitividad respecto a las nóminas; hablo de los jugadores, pero no quiero olvidar que los entrenadores también están muchos en la misma tesitura.

ZdB – ¿Te da tiempo a compatibilizar algo de tema de estudios o solo te centras en el baloncesto?

AC – Sí, estudio Ciencias Políticas, y si todo va bien pienso terminar el próximo año con mi Trabajo de Fin de Grado y algunas asignaturas que me quedan. Hay momentos muy complicados por cuestiones de fechas y de tiempo, pero hay que tener motivación.

ZdB – Por último, vista la situación actual ¿no te apetecería probar en el extranjero?

AC – He podido irme hasta hoy varias veces, pero tengo claro que hasta que no acabe la carrera, no me planteo un futuro fuera de España.

ZdB – Muchas gracias por tu tiempo Arturo, te deseamos muchos éxitos.

AC – Muchas gracias a vosotros, ha sido un placer.

Anuncios