Recientemente, Félix Alonso nos hablaba sobre qué significaba ser entrenador en el extranjero. Hoy hablamos con uno de esos entrenadores que, alejado de los grandes focos, decidió perseguir su sueño. David Rodríguez, tras sus experiencias en Ourense y Canarias, cogió su equipaje y se fue hasta México. Allí continúa su labor, alejado de su familia (como otros muchos), pero realizando lo que más le gusta: entrenar.

Zona de Básquet – ¿Cómo empezó todo y por qué empieza a entrenar David Rodríguez? ¿Qué recuerdos tienes de aquella etapa en el COB?

David Rodríguez – En el COB todo comenzó porque estaban buscando entrenadores ayudantes en un anuncio de periódico; lo vi y me presenté. Desde ahí todo comenzó de nuevo para mí en el basket; mis recuerdos allí son muy buenos, tuve la suerte de estar con entrenadores muy buenos y de los cuales aprendía cada día más y más; también tuve el privilegio de poder ayudar en el primer equipo a los 2 años de estar allí, junto con Javier Muñoz y Raúl Jiménez (Q.E.P.D.).

ZdB – De repente, saltas a las Islas Canarias. ¿Por qué ese cambio?

DR – La verdad es que yo quería cambiar de ciudad y de club después de 5 años en Ourense; quería algo nuevo en otro lado y cuando menos me lo esperaba fui padre, y mi hijo nació en Tenerife. Entonces contacté con el coordinador del Iberostar Tenerife y llegamos rápido a un acuerdo; a los 3 meses comencé a trabajar en un colegio que estaba vinculado al Canarias, el Luther King. Entre los dos sitios estuve 4 años, de allí me fui al Candelaria Matanza y al Tenerife Central, donde volví a sentirme entrenador.

ZdB – Cinco años allí, diferentes equipos: minibasket de CB Canarias, ayudante de Aguere en LF2… ¿Te quedas con algún momento por encima del resto?

DR – Me quedo con la oportunidad del Aguere en LF2, con Antonio Pernas. Ahí me di cuenta de que el límite era el cielo; hoy en día sigo teniendo muy buena relación con Antonio, él me dio la oportunidad de formar parte de algo muy bonito. También me quedo con la oportunidad de Jose Luis Román del Tenerife Central (antiguo UNI Tenerife), que tras un mal momento anímico, me dio la energía para volver a ser yo mismo.

ZdB – En 2015 te conviertes en un entrenador emigrante y emprendes viaje hacia México. ¿Cómo surge el contacto? ¿Qué te lleva a aceptar la oferta? ¿Cómo son esos primeros meses?

DR – El contacto surgió en el año anterior, cuando vine a México a dar un clínic, momento en el que el presidente del club me pidió un proyecto; en mayo de 2015 ya estaba aquí entrenando. La oferta que me trajo a México era un reto personal de saber si tendría la capacidad de conseguir una meta. En mi primer año llegué al club faltando 3 jornadas, y acabamos en 4ª posición, siendo subcampeones de liga al año siguiente.

David Rodríguez 2.jpg

ZdB – ¿Aspiras a entrenar en la LNBP mexicana o te contentarías con alguna de las ligas estivales como la CIBACOPA o Chihuahua?

DR – Aquí en México el poder entrenar a esos niveles es muy buena opción, pero también hay otras que son tan buenas o mejores incluso, como la liga universitaria ABE, que tiene un nivel muy alto.

ZdB – ¿Cómo es trabajar a nivel de cantera ahí?

DR – El tema de las canteras aquí es muy distinto. Por ejemplo, cuando llegué al club no había cantera, pero 10 meses más tarde ya teníamos 4 equipos en la ciudad: 3 masculinos y uno femenino. En esos meses pudimos conseguir algún buen resultado y, sobre todo, que los chicos y chicas tuvieran continuidad. Luego he hecho acuerdos con varios lugares para que fueran nuestros filiales. Aquí, muchos entrenadores se preocupan más de sus resultados que de formar; afortunadamente, pude juntar un buen grupo de entrenadores que querían formar jugadores más que ganar ellos mismos, y entendieron mi mensaje a la perfección.

ZdB – Aquí en España, Tunde Olumuyiwa (dos años en Clavijo) llegó tras jugar en una liga semiprofesional de México. ¿Algún nombre de alguna perla escondida o de algún jugador americano o local que nos pudiera sorprender?

DR – Hay una liga universitaria, como dije, que se llama ABE, donde hay jugadores que pueden llegar a Europa. Israel Gutiérrez es un ejemplo; luego también está Anthony, de la Universidad de Tec de Monterrey, que podría llegar. Hay varios nombres más a los que hay que seguirles la pista en los próximos 3 años.

ZdB – Ya llevas dos años por ahí, ¿se hace duro estar tan lejos de España? Suponemos que la vida en México es muy diferente a la de España, ¿verdad?

DR – Se me hace duro por no ver a mi hijo, que está en Tenerife, pero la tecnología hace maravillas, la verdad. También tengo que agradecer a mi pareja, Raquel, el apoyo incondicional que me da cada día, es mi mayor apoyo y siempre busca que esté feliz y, sobre todo, que me sienta bien. La vida aquí es muy distinta. Lo primero, que las distancias son enormes; a veces, para ir a dar un clínic a una ciudad son como 18 horas de autobús, o autobús y avión luego, pero uno se acostumbra a todo. Es verdad que hay muchas ciudades donde hay problemas, pero no es tanto como piensa mucha gente en España.

ZdB – ¿Notas que en México hay un crecimiento e ilusión por la formación en el baloncesto?

DR – Hay un crecimiento, pero muy lento todavía. El “primer crecimiento” es gracias al equipo nacional, dirigido por Sergio Valdeomillos y Ramón Díaz, con los cuales tengo una excelente relación. La gente quiere trabajar la formación, pero, como bien dije, muchos están muy cómodos en sus papeles de hacer lo mínimo por el jugador y enseñarle lo justo.

ZdB – ¿Existe el minibasket en México?

DR – Aquí lo ven de otra forma muy distinta a España; ellos aquí no hacen quinteto distinto por cuarto, ni tienen la línea de 3pts como ahí, ni la canasta a 2’60mts, es un tema por el que se peleó mucho en el estado en el que estoy, Oaxaca.

David Rodríguez 1

ZdB – ¿Cómo te definirías como entrenador y cuáles son tus referentes?

DR – Soy un entrenador muy duro conmigo mismo, siempre busco el mejorar personalmente para así ayudar a mejorar a los jugadores que tengo bajo mi batuta. En la cancha exijo lo máximo de mis jugadores porque quiero ayudarles a mejorar, para que así puedan llegar más lejos y conseguir sus sueños. Mis referentes son Antonio Pernas, Israel Martín (que estaba de ayudante en el Canarias cuando ascienden a ACB), otro entrenador que tuvo que emigrar (Sergio Valdeomillos), Ramón Díaz, que me ha demostrado su pasión por este deporte, y Carlos Morales, gran entrenador de Puerto Rico y comentarista de ESPN. Luego de entrenadores de más elite me quedo con Obradović y Phil Jackson.

ZdB – ¿Crees que en España hay miedo a salir de zona de confort o a luchar por el sueño de cada uno?

DR – En este punto, os hablaré de Ourense y Tenerife, dos lugares en los que he estado y en donde la gente está cómoda en sus puestos, siendo muchos los que no buscan esa oportunidad, bien por miedo, bien por comodidad. En Tenerife, que es donde más he visto estas cosas, muchos entrenadores están muy cómodos en sus puestos y es muy difícil de conseguir subir. O eres “amigo de” o nunca llegarás a un ACB o, mínimo, a un LEB Oro o Plata, por ejemplo. Una cosa que siempre me han enseñado mis padres es conseguir las cosas por mí mismo y siempre se lo agradeceré, la verdad.

ZdB – Un aspecto llamativo: ¿por qué de Canarias salen tantas jugadoras de calidad y, en cambio, cuesta más ver a jugadores top?

DR – Pienso que es simplemente porque las mujeres piensan más en enfocarse en el deporte y lo ven como una salida, mientras que los chicos más bien saben que en Junior todo se acaba y ya de ahí pues juegan con un 2ª autonómica y ya es suficiente. El hambre de querer ser mejor en el baloncesto femenino es más grande; es verdad que clubes como el Tenerife Central o el Gran Canaria Spar trabajan exclusivamente con femenino, pero ahí están los numerosos Campeonatos de España y las posteriores llamadas a selección nacional. Sigo mucho a Leticia Romero y es espectacular lo que está consiguiendo.

ZdB – Sabemos que sigues lo que pasa en España. ¿Cómo ves la problemática de los no ascensos y descensos?

DR – No entiendo, por ejemplo, cómo un club como el COB, que ya había estado en ACB y que ya en su momento pagó el famoso canon, no puede ascender por ese tema. Pienso que en vez de pedir el canon de golpe, se debería permitir pagar de manera fraccionada. La LEB Oro sería más entretenida y más jóvenes podrían salir hacia ACB, ya que es un trampolín bueno para ellos. Muchos jugadores españoles se quedan en el camino por esa problemática y creo que gente que ya está retirada como Raül López o Berni Rodríguez, entre otros, deberían de pensar un poco más en esos jóvenes, ya que ellos mismos saben lo que cuesta llegar a la ACB.

ZdB – ¿Por qué crees que los equipos apuestan cada vez menos por el talento nacional?

DR – Hoy en día, pienso que lo primero que quiere el socio que va a ver los partidos es que su equipo gane; lo segundo es que los entrenadores actuales no tienen ese crédito de poder apostar por jóvenes, ya que cada semana se juegan su puesto y lo que quieren, y lo que se les exige, es ganar. Si estás en un proyecto por el que firmas 2 años y el club te dice que el objetivo es sacar 1 o 2 jugadores jóvenes, entonces estás con esa tranquilidad, pero repito, la sociedad de hoy en día exige resultados y no piensa en la formación de los jóvenes. Lo que veo es que dentro de poco echaremos de menos a Pau, Navarro, Chacho y demás jugadores, ya que no hay recambio generacional y ahí muchos dirán que no se da la oportunidad a los jóvenes.

ZdB – ¿Te volveremos a ver por España entrenando en un futuro o por ahora seguirás en México?

DR – Por ahora seguiré en México, ya que aquí me siento respaldado y el proyecto que vengo haciendo está ayudando a jóvenes. El objetivo del proyecto es buscar talentos para las universidades, ya que a diferencia de España, aquí dan becas desde el 50% al 100% si eres un gran talento y futurible jugador, y eso ayuda al desarrollo; hay equipos universitarios que podrían estar en la EBA y estar ganando. Aquí, un entrenador extranjero es valorado y más si hace bien las cosas buscando la mejora de estos jóvenes, lo que no ocurre en España. Llegué a sentirme poco apoyado por mucha gente, si sacabas un poco la cabeza del hoyo te la volvían a meter hacia abajo, pero ahora estoy feliz, aquí me siento muy cómodo.

ZdB – Te deseamos muchos éxitos, David. Esperamos verte pronto por aquí. Un saludo.

DR – Quiero daros las gracias por esta entrevista, y espero que algún entrenador más quiera salir de su zona de confort y probar en otro país. Quiero dar también las gracias a mi pareja, por estar ahí cada día, apoyándome y animándome, por ser esa gran mujer que está detrás de mí, y a mi niño David, ellos dos son el mayor tesoro que tengo en la vida. Un saludo y nos vemos en las canchas.


Imágenes proporcionadas por el propio David Rodríguez

Anuncios