De nuevo se presenta Rafa Sanz en una Fase de Ascenso a LEB Plata, repitiendo la experiencia del año pasado cuando su Smurfit Kappa Bball Córdoba disputó la celebrada en León, cayendo en los tres enfrentamientos ante tres grandes equipos: Albacete, Agustinos y Myrtia. Esta vez el coach Sanz dirige a otro equipo cordobés, el Yosíquesé Cordobasket; con un bloque muy similar al que tenía el año pasado, viaja a Villaviciosa de Odón ilusionado por este nuevo reto en el que de nuevo vuelve a quedar encuadrado con dos campeones (Casvi y Martorell), con lo que ello supone en cuanto a dureza, pero Sanz lo tiene claro: no van de excursión.

Zona de Básquet – Nuevo equipo, misma ciudad, mismo esquema (bloque joven de jugadores locales) y de nuevo en la Fase de Ascenso. ¿Es Rafa Sanz la clave de volver a jugarla?

Rafa Sanz – Hay muchas claves. Tengo un grupo de trabajo fantástico, de primer nivel. Algo impensable no solo para EBA, incluso para cualquier realidad del baloncesto LEB actual. Cuento con un PF con 14 años de experiencia en el deporte profesional, un fisio, un readaptador, un ayudante, dos médicos, un ayudante del equipo júnior que también colabora con el primer equipo, en fin, un lujazo. Eso nos da una ventaja en esta categoría. La gran clave para mí son los jugadores. Ellos creyeron desde el primer día que con esfuerzo podíamos poner a Córdoba en un lugar destacado de EBA y así ha sido. Son chavales extraordinarios. Han superado cualquier expectativa. Mi mérito fue ver el curso pasado que había que romper con el pasado y dar paso a gente cordobesa y joven. Entrenar mucho y babosear poco.

ZdB – Yosíquesé Cordobasket es un equipo muy joven, pero de ideas claras: defensa presionante, alto ritmo, claridad en ataque y progresión de los jugadores… ¿Nos equivocamos?

RS – Yo digo que intentamos hacer lo que muchos entrenadores decimos en agosto y olvidamos en noviembre. Dar valor al esfuerzo, al entrenamiento, a la capacidad de superación, etc. Dando espacio a la valentía, a la creatividad, y siempre vigilando que tengamos intensidad y compromiso colectivo. Queremos presionar como dijimos que íbamos a presionar el primer día, y correr como dijimos que íbamos a correr en la primera entrevista, y dar opción de que tiren todos, como dijimos cuándo hablamos con ellos. Esa coherencia colectiva, nos lleva dos años a lo más alto.

ZdB – Vistos los rivales, ¿hay miedo a sufrir en el juego interior o Rod Gonçalves podrá aguantar sobre las espaldas los envites?

RS – Nosotros fichamos muy poco, solo dos jugadores no cordobeses. Rod es el único extranjero. No hay dinero para más, y tampoco es nuestra vocación llenar un equipo EBA de jugadores extranjeros. Así que Rod encuentra aquí una buena oportunidad y nosotros un jugador que nos da una primera parte de curso excelente, y luego queda un poco a menos. Cosa lógica por varios motivos, entre ellos la vigilancia de los rivales y su conocimiento. Es un buen tipo, ojalá tenga suerte en la Fase y en su futuro. Tenemos varios interiores con menos peso pero con otras virtudes, que además son cordobeses y queríamos verles este año con mayor responsabilidad.

ZdB – ¿Qué tal la temporada de Ángel Vázquez? ¿Puede ser el “Medina” de esta temporada o todavía necesita mejorar la lectura del juego y toma de decisiones?

RS – A parte de eso, no podemos comparar un jugador con otro. Medina es un jugador de LEB Oro que jugó en EBA por circunstancias. Vázquez es un jugador de EBA que quiere llegar a Plata, y trabaja para ello con esfuerzo. Es un buen muchacho. Le falta un punto de reflexión, de pausa. Pero creo, cumplirá su sueño. Lo merece.

ZdB – El que está a un nivel espectacular es el capitán Arturo López, ¿verdad?

RS – Bueno, ha sufrido mucho este año. Encontró trabajo en Sevilla y ha ido y venido durante toda la semana. Hablamos de levantarse a las 6:00 todos los días y entrenar muy tarde siempre. En sesiones que finalizaban a las 23:30 varios días. Eso está al alcance de muy poca gente. Arturo es un ejemplo de sacrificio, de compromiso, de ilusión. Ha sufrido las vulgaridades propias del basket de mi tierra, y su ilusión de verse tocar el cielo estos dos cursos lo suple todo. Es un tipo muy seco, y crítico, pero un corazón bueno.

ZdB – El año pasado en directo en León nos gustaron las condiciones del alero Adolfo Vega y el desparpajo del base Carlos García, ¿qué tal les fue esta 16/17?

RS – Vega lucha contra sí mismo para ser cada día más intenso y constante. Tiene en Arturo o Carlos García buenos ejemplos, pero cada uno es cada uno. Este año lo ha hecho un poco mejor que el anterior. Y le veo más maduro, tuvo un partido en Cazorla muy emocionante para mí verle jugar así. Pero debe repetir esas actuaciones con más asiduidad. Es un chaval maravilloso. Carlos García no estaba seguro de continuar con nosotros, y me alegro se quedara porque no me importa reconocer que sin él no hubiéramos llegado dónde hemos llegado. Ha sido el mejor en el día a día, y el mejor en el esfuerzo defensivo. Salvo un par de lunares, siempre ha estado para lo que el equipo ha necesitado.

ZdB – ¿Cordobasket tiene un objetivo real de ganar esta fase o simplemente es un premio y el objetivo es competir y exhibir su mejor versión?

RS – Cordobasket es un buen club que no soñaba con esto, pero es un club ambicioso. No vamos de excursión, vamos a intentar jugar bien, ser nosotros y que eso nos lleve a conseguir ganar partidos. Queremos poner nuestro sello en Madrid. Es una prueba difícil, pero motivadora.

ZdB – El grupo que les ha tocado es un grupo atípico, y probablemente el de los equipos más jóvenes de las diferentes fases. Hablemos de cada uno de los rivales, empezando por el anfitrión Casvi, campeón del grupo B, ¿probablemente el más duro?

RS – Casvi tiene atleticismo, velocidad, confianza, son buen equipo y juegan en casa. Rival de alto nivel, pero queremos medirnos a ellos y ver de qué somos capaces. Son los favoritos, eso es verdad.

ZdB – Luego está Martorell, que combina veteranos con vinculados de Manresa como Jou, Shako, Mayot o Jofresa; o Fundación León, que ya demostró en la F4 del Grupo A que son jóvenes pero con hambre…

RS – A Martorell les veo muy bien, no son cualquier cosa. Me merecen todo el respeto, pero hay que ser valientes y luchar a tope contra ellos. Fundación León tiene mucho mérito: un equipo bien entrenado y valiente; cuidado con ellos, porque van sin presión y son peligrosos.

ZdB – Antes de terminar, ¿para cuándo la vuelta de un gran técnico como Rafa Sanz a competiciones de arriba?

RS – Se tienen que dar dos cosas: que alguien me quiera fichar y que las condiciones sean dignas. Yo sé que volveré, pero te aseguro que estos jugadores me han hecho muy feliz estos dos años y que me ha valido la pena el sufrimiento de no estar en el basket profesional. Además, he vuelto a Córdoba, que es mi tierra, donde el baloncesto siempre ha sido algo relacionado con lo cutre, con las deudas, y merecíamos unas alegrías como las de estos dos años. En Córdoba hay chavales que pueden jugar bien al baloncesto y estos lo han demostrado.

Anuncios