Entrenador superior de baloncesto, Santiago Ruiz Amaya (Albacete, 1964) es el titular esta temporada de Basket Globalcaja Quintanar, un equipo ya veterano en la Liga EBA, encuadrado en el Grupo B, y siempre en la pelea por entrar en los playoffs de ascenso a Leb Plata.

Un entrenador ligado principalmente al baloncesto femenino, aunque, según dice, baloncesto “soy hay uno”. Opina que el femenino es más enriquecedor a nivel táctico que el masculino, y más agradecido para el entrenador, porque “ellas dependen menos de su físico y más del trabajo del grupo en entrenamientos y partidos”, y afirma rotundamente que el baloncesto femenino está llegando a un punto de equilibrio excelente entre físico, técnica y táctica.

En Globalcaja Quintanar, Santi Ruiz ha sustituido a Alex Gonzalez -ahora en La Roda-, del que fue segundo. En la cancha, esta temporada se han repartido las victorias “como buenos amigos que somos”, y ambos han ganado al otro en casa.

No menciona entre sus entrenadores de referencia a técnicos de élite, sino que cita a compañeros en la Liga EBA, como José Antonio Sanchez (Eurocolegio Casvi) y Javi Juárez (Real Madrid)… de los que “he aprendido mucho“.

A Santi, que defiende el trabajo duro, “lo único que te puede acercar al éxito”, le gustan los jugadores solidarios e inteligentes, aunque no sean “jugones”. Apuesta por el diálogo y siempre está atento a todo lo que les pasa a sus chicos, porque “sus historias personales” inciden en su rendimiento.

Pese a reconocer las dificultades del Grupo B, cree que los equipos de cantera “salen muy bien parados” en cuanto a la formación de los más jóvenes, aunque “la exigencia sea alta”, porque enfrentarse a jugadores veteranos “obliga a los jóvenes a dar un pasito adelante”.

Trayectoria y filosofía

Zona de Básquet – ¿Cómo y por qué empezó en el baloncesto?

Santi Ruiz.- Empecé a jugar a baloncesto en 1971, en las Escuelas Pías de Albacete, porque era el deporte rey del colegio. Además, tuve la suerte de coincidir con los amigos que tenía en la clase y jugamos hasta que dejamos el instituto, prácticamente unos diez años.

ZdB – ¿Cual ha sido su trayectoria como entrenador?

SR.- Comencé a entrenar a los 14 años, sin titulación alguna, solo con la “experiencia” que tenía como jugador, y me fui formando poco a poco. Mi primer equipo fue el femenino del instituto donde estudiaba. Luego, en Albacete, hicimos un equipo federado con chicas muy jóvenes, con el que logramos competir a nivel regional y nacional, y de ahí, pasé al CABA, con el que fuimos campeones regionales y ascendimos a categoría nacional.

Siempre ligado al Basket femenino, cambié al masculino cuando me involucré en el equipo infantil en el que jugaba mi hijo, volviendo a Escolapios e integrándome en su estructura técnica. Hice un paréntesis de varios años, hasta que Alejandro González, ahora entrenador de Globalcaja La Roda, me propuso acompañarle a Quintanar como ayudante del EBA y entrenador del Junior, equipo con el que conseguimos llegar al Campeonato de España.

Tras la marcha de Alex a La Roda, Quintanar me propuso hacerme cargo del primer equipo, simultaneándolo con el Junior.

ZdB – Ligado por tanto principalmente al baloncesto femenino, ¿cuáles son las diferencias respecto al masculino?

SR.- Baloncesto solo hay uno, pero la forma de encararlo es distinta. Creo que el femenino es más enriquecedor a nivel táctico que el masculino, y más agradecido para el entrenador, por las diferencias en cuanto al físico. Ellas dependen menos de su físico y más del trabajo del grupo en entrenamientos y partidos, lo que es la situación ideal para cualquier entrenador. Salvo excepciones, ellas anteponen los intereses del equipo a los particulares. Además creo que en baloncesto, al igual que en todos los órdenes de la vida, la mujer da el máximo en todo lo que hace. El nivel y la capacidad de sacrificio y entrega que he visto en equipos femeninos, tanto en entrenos como en partidos, no lo he visto nunca en masculinos.

Y aunque alguien se moleste, diré que en el baloncesto masculino se ha ido prescindiendo del talento, para dar paso al físico. Cada vez es más difícil encontrar en los Campeonatos de España jugadores con mucho talento e inteligentes, y sí equipos con un poderío físico brutal que aportan poco, mientras que el baloncesto femenino está llegando a un punto de equilibrio excelente entre físico, técnica y táctica.

ZdB – ¿Cuál es su filosofía como entrenador de baloncesto?

SR.- No es fácil definir mi filosofía como entrenador. Siempre trato de adaptarme a lo que tengo. Me gusta mucho el trabajo defensivo, y en ataque, jugar rápido. Me encanta poner trampas al rival, y lo único que pido a los jugadores es que sean solidarios.

No me considero un técnico duro, aunque a eso tendrían que responder los jugadores. Prefiero el diálogo y mantener con ellos una buena relación. Al final, sean profesionales o no, cada jugador tiene sus historias personales, que pueden afectar a su rendimiento. Por eso, estoy atento a todo lo que les rodea

ZdB – ¿Qué entrenadores son sus referentes?

SR.- No tengo referente alguno como entrenador. De cualquiera, puedes sacar detallitos, y siempre tendrán mi respeto los entrenadores que trabajan mucho y muy duro.

Solemos buscar referentes en entrenadores de élite, cuando en categorías como EBA hay técnicos muy buenos, como José Antonio Sánchez (Eurocolegio Casvi), Javi Juárez (Real Madrid) y otros, de los que he aprendido mucho.

Quizás Angel Codón sea mi único referente como tal. Llevo muchos años aprendiendo de él y aún lo hago.

ZdB – Un consejo para aquellos chavales que empiezan a jugar al baloncesto.

SR.- Les prohibiría ver NBA en televisión. Tratan de imitar lo que ven y se olvidan del trabajo duro y la mejora diaria. Es como si un estudiante de Primero de Medicina tratara de hacer trasplantes el primer mes de carrera.

A mis junior siempre les hablo de mi hija Julia. Quiere ser bailarina profesional y para ello aparte de sus seis horas de instituto, tiene otras seis de ballet por la tarde. Lo único que te puede acercar al éxito es el trabajo duro.

ZdB – ¿Qué perfil de jugador prefiere?

SR.- No soy muy de jugadores “especialistas”. Me gustan los jugadores solidarios e inteligentes, aunque no sean “jugones”; los que son capaces de salirse del guión; los que toman decisiones… Soy de los que creen en el derecho a equivocarse de los jugadores, porque ya me encargaré yo de minimizar esas equivocaciones.

ZdB – ¿Cuál es la rutina de entrenamientos: qué parte/tiempo dedica a uno y otra?

SR.- Tenemos normas básicas, pero no rígidas. En todos los entrenamientos trabajamos mucho tiro y distintas situaciones defensivas para estar preparados ante cualquier exigencia del rival. Luego, en función del día de la semana, ponemos el foco en el siguiente partido, tanto a nivel defensivo como ofensivo.

ZdB – En relación con esto, ¿cómo respeta la creatividad e iniciativa de sus jugadores?, ¿es amigo de utilizar jugadas preparadas?

SR.- Me gusta que los jugadores tomen decisiones, que sean atrevidos en las dos mitades del campo. No soy partidario de error-castigo y prefiero reconducir el error hacia algo positivo.

Más que las jugadas preparadas, me gusta el orden en ataque y la mejor manera de conseguir equilibrio es con jugadas. Manejamos cinco o seis situaciones ofensivas y cada semana decidimos cual vamos a utilizar.

foto 2

ZdB – ¿Qué papel juegan en su manera de entrenar los ayudantes, y cómo se reparten el trabajo?

SR.- Son fundamentales. No tanto en el partido, donde las decisiones las toma el entrenador en décimas de segundo, pero sí durante la semana. Ángel es el encargado del scout y nuestro contacto durante la semana es continuo. Para preparar el partido, su opinión es muy importante. Las decisiones finales las tomo yo, pero siempre tras haberle escuchado.

ZdB – ¿Qué les dice a sus jugadores sobre su actividad fuera de los entrenamientos?

SR.- No entro en la vida del jugador fuera de entrenamientos y partidos. Doy por hecho que van a tratar de estar siempre en forma, y lo que si les aconsejo es que hagan cosas que les diviertan y les distraigan, para bajar el nivel de ansiedad.

ZdB – ¿Están sus jugadores mentalmente preparados para la derrota y para administrar la victoria?

SR.- Tanto en las victorias como en las derrotas, no me ha hecho falta reconducir o recomponer el estado anímico del equipo. Nunca ha habido excesiva euforia, y tras un tropiezo, el equipo ha entrenado mejor la siguiente semana.

Globalcaja Quintanar y la EBA-B

ZdB – ¿Como es este grupo B que reúne equipos muy diferentes: plantillas muy jóvenes que se miden con otras plagadas de veteranos, y ambas con objetivos muy distintos: ascenso vs formación?

SR.- Personalmente, no me disgusta. Es cierto que la Liga EBA se hizo pensando más en la formación de jugadores jóvenes, que en el profesionalismo, pero creo que los intereses de los clubes son distintos según sean canteras de equipos ACB o clubes de poblaciones pequeñas. Estos últimos lo que quieren es tener un baloncesto de nivel que les sirva para promocionar el deporte en la ciudad.

En mi opinión, tal como está el Grupo B, los equipos de cantera salen muy beneficiados en cuanto a la formación de los más jóvenes, aunque la exigencia sea alta. Enfrentarse a jugadores veteranos como los extranjeros, obliga a los jóvenes a dar un pasito adelante

ZdB – Háblenos sobre el estilo de juego de su equipo y sobre los jugadores que tiene.

SR.- En Quintanar tratamos de construir los partidos desde la defensa, con la idea de que no defendemos hombres, sino que defendemos el balón. A partir de ahí, tratamos de imponer en ataque el ritmo de juego que a nosotros nos interesa -no corremos por norma, solo cuando lo exige el guión-, y de hacer daño al rival en sus puntos más débiles.

Tenemos dos bases muy distintos: Mario Díez es más director, y David Avila, más explosivo. El escolta Taylor García puede que sea uno de los mejores jugadores de la categoría, capaz de hacer muchas cosas en la cancha y el que asume más responsabilidades en ataque.

Dos grandes tiradores, Grigol Shvangiradze y Martin Smith, que además pueden ocupar varias posiciones; un todo terreno, Javi Molina, un jugador de la casa, quizás uno de los más inteligentes en la pista, y por dentro dos buenos pívots, Emmanuel Okoroba y Anthony Freeman.

ZDB – ¿Qué supuso para Basket Quintanar la marcha del equipo de Placide Nakidjim (fichado por el Plata Aceitunas Fragata Morón), MVP absoluto del Grupo B con unas excelentes actuaciones?

SR.- La salida de Placide nos descuadró todo en un momento delicado de la temporada, a punto de engancharnos a la parte alta de la tabla. Las dos semanas sin Plas y sin sustituto, encajamos dos derrotas seguidas frente a equipos de la parte baja, y cuando llegó Okoroba, que para mí es un pívot de nivel alto, nos vimos obligados a cambiar la manera de jugar. Fue como un volver a empezar y eso lo hemos notado.

ZdB – ¿Cómo han sido sus enfrentamientos esta temporada con el Globalcaja La Roda, de Alex Gonzalez, de quien la pasada fue ayudante en Quintanar?. ¿Cómo se miden en la cancha dos amigos?

SR.- Han sido especiales. Mi amistad con Alex es grande y él sabe que le debo estar donde estoy, porque el fue quien confió en mi para entrenar a Quintanar. A nivel deportivo, nos hemos repartido las victorias como buenos amigos que somos. Quizás yo he salido beneficiado del conocimiento mutuo que tenemos, porque he estado dos años justos detrás de él, viendo su toma de decisiones y su manera de entender el basket.

foto 3

ZdB – Con 13 victorias y décimo en la clasificación, ¿cómo encara Globalcaja Quintanar las dos jornadas que restan de competición -visita a Basket Azuqueca y recibe al Real Madrid-, y qué balance haría de la temporada?.

SR.- Las afronto igual que las anteriores, intentando entrenar y jugar al máximo nivel. Pretendemos acabar con buenas sensaciones, sobre todo de cara a la afición y por respeto a una Junta Directiva que ha hecho lo imposible para que este proyecto salga adelante.

Sobre la temporada, creo que ha sido una de las más duras de los últimos años en el grupo B, aunque no ha habido tantas diferencias entre los equipos como en años anteriores. Por presupuesto era lógico que Real Canoe estuviera arriba, al igual que Real Madrid, con una plantilla de mucha calidad y con un gran equilibrio entre juventud y veteranía. Me alegra la irrupción de Eurocolegio Casvi, que sin tener los mimbres de los dos anteriores, ha hecho en mi opinión el mejor baloncesto de todo la competición, con un grupo de jugadores muy comprometido con el proyecto de su entrenador.

Nosotros hemos cumplido con el objetivo de mantener la categoría, pero nos ha quedado la duda de cuál era nuestro sitio. Las idas y venidas de jugadores en momentos importantes de la temporada nos ha obligado a un continúo proceso de adaptación, sobre todo cuando los jugadores que se marchan, como Placide, son importantes y sobre se construyó el equipo. Otros, incorporados a principio de año y llamados a ser importantes, han rendido muy por debajo de lo que esperábamos. Con todo, hemos estado casi todo el año con opciones de engancharnos a la parte alta de la tabla, compitiendo muy bien contra los primeros espadas del grupo y fallando, sin embargo, contra los equipos de la parte baja de la clasificación.

El mundo del baloncesto

ZdB – ¿Cree que en España se presta la suficiente atención al baloncesto que no sea ACB?, ¿y al baloncesto de formación?

SR.- Creo que no. Y tampoco al baloncesto femenino. Y es una pena. Y de la NBA ni me preguntes porque me enciendo. Por eso creo que personas como vosotros y webs como zonadebasquet sois fundamentales para el mantenimiento de los niveles de baloncesto que tenemos en España.

ZdB – ¿Qué opina de los agentes y cómo ve la relación de los entrenadores con los medios de comunicación?

SR.- Los agentes forman parte de este mundo, pero no hay que olvidar que son vendedores. Son como los comerciales del deporte. Su producto es siempre el mejor. Yo me fío mucho de algunos con los que trato, porque son capaces de aconsejar, además de vender.

En cuanto a los medios de comunicación, salvando a los especializados como vosotros, en los generalistas, muchas veces nos convertimos en relleno. Me gustaría verlos más por las canchas, y no solo tirando de teléfono.


Autor: @lopezrosa | Imágenes proporcionadas por Santi Ruiz

Anuncios