En unos tiempos donde la identificación de los jugadores con la camiseta de un equipo es altamente compleja, otro fenómeno inusual es ver cómo jugadores extranjeros hacen su carrera en España de forma prolongada. Lo más habitual es que los jugadores foráneos lleguen a la LEB Oro a ganarse un nombre por ese halo de cierto prestigio que aún retiene la máxima competición FEB vista desde Europa.

El ejemplo personificado de este tipo de jugadores recae en Oro en la figura de un Alfredo Ott que acumula diez temporadas en nuestro país (5 de ellas en Oro). Un hombre autorizado que creció poco a poco pasando por la extinguida Bronce y por Plata para llegar a Oro, donde lleva cinco temporadas. Navarra, Iraurgi, Palencia Clavijo (en dos etapas) han sido sus equipos antes de recalar en uno de de los equipos top de la Liga como es Melilla.

Aprovechamos esta oportunidad para hablar con él y preguntarle sobre la temporada del equipo, la competición y la estancia en nuestro país. Esto nos cuenta:

Zona de Básquet – ¿Qué tal, Alfredo, cómo va la temporada? Empezasteis un poco dubitativos con resultados inesperados, encadenasteis una racha de tremendos resultados para llegar a zona playoff y los últimos resultados no os han dejado llegar a la cima.

Alfredo Ott – Hola, pues bien. La temporada ha sido un poco de altibajos, pero estamos en el sitio que queríamos estar desde el principio: los playoffs. Podría ser mejor si hubiéramos subido directo jaja, pero aquí estamos. Ha sido duro el año físicamente para nosotros pero hay que seguir trabajando y creyendo.

ZdB – En el plano individual, parece que te encuentras muy a gusto, con un rol de ser importante en defensa y en ataque con tus opciones, a pesar de ser un equipo con tantas variantes. ¿Cuáles son tus impresiones?

AO – Pues sí, me gusta ser defensor y anotador cuando lo necesitamos. Me gusta hacer cosas que necesita el equipo. Soy un jugador de equipo totalmente. Tenemos muchas opciones en ataque y puede ser una buena noche para cualquier jugador, si eso ocurre toca trabajar en otros aspectos del juego.

Ott6
Departamento de Prensa Club Melilla Baloncesto

ZdB – Décima temporada en España y al fin llegas a un equipo top de la categoría como Melilla, fruto del trabajo de todos estos años. ¿Qué significa para ti recalar en este club?

AO – Pues un poco sí. Tuve oportunidades para cambiar de equipo en años anteriores pero creo que este año era el mejor momento para cambiar.

ZdB – Has pasado por todas las categorías LEB (Bronce, Plata y Oro), ¿crees que la LEB bajó tanto el nivel competitivo como dicen y esta temporada está empezando a resurgir?

AO – Pues creo que el nivel ha bajado un poco por el tema económico y por el dinero que los clubes necesitan para subir a la ACB, pero creo que se está manteniendo el nivel competitivo y creo que seguirá así.

ZdB – ¿Te consideras un extranjero atípico por permanecer tantos años en España?

AO – Pues no sé. Cada extranjero tiene una historia diferente aunque es verdad que hay gente que se mueve más por los países/ligas.

ZdB – Por ejemplo en la LEB Oro, solo siete jugadores de formación NCAA (uno de ellos tu compañero Kevin van Wijk) han competido tres años o más en ligas españolas y en muchos casos (Carlson, Fakuade…) son jugadores que han progresado mucho. ¿Recomendarías seguir en estas Ligas, aunque a lo mejor pierdas algo en el aspecto  económico?

AO – Pues creo que es una liga buena para los que vienen desde la universidad, para aprender y crecer como jugadores profesionales. Hay jugadores que usan esta liga como un trampolín para empezar su carrera profesional. Y hay otros que pasan por la liga teniendo problemas con el estilo de juego y desaparecen. Si puedes encontrar una situación buena para ti, puede ser tu liga. Pero como he dicho antes, para cada jugador es diferente porque todos no quieren lo mismo.

ZdB – La liga de mayor nivel que te falta en España es la ACB, ¿sueñas con dar el salto algún día?

AO – Pues sí, y creo que es lo mismo para todos los jugadores. Siempre queremos estar en la mejor liga o competición que hay.


Otros jugadores extranjeros de Oro llevan tres o más temporadas en nuestro país, son los casos de:

  • Kevin van Wijk (4 años). El ala-pívot holandés (compañero de Ott en Melilla) disputa su cuarta temporada en Oro. Tras formarse en la cantera canaria e irse cuatro años a la NCAA, debutó como rookie en Oviedo y su gran año le hizo fichar por Breogán, donde no encontró consistencia, volviendo la campaña siguiente al OCB. Jugador de brega con buena muñeca.
  • Kyle Rowley (4 años). El pívot cotonou llegó hace tiempo, concretamente en una pretemporada, al OCB. Allí no cuajó y se fue a Plata, a Zornotza, donde destacó. Así llegó a Coruña en la 14/15, plaza donde a Tito Díaz le gustan los hombres altos. Tras coquetear con la ACB, la temporada pasada fue referencia en el COB. Este año empezó en Araberri pero una lesión le sacó de ritmo y buscó cambiar de aires, decantándose por volver a “casa” (Coruña).
  • Goran Huskic (3 años). Dos temporadas inadvertidas en ACB con el GBC dieron paso a un auténtico ciclón en Huesca, donde fue un pívot destacado. Formado en Howard College, es capaz de jugar en el poste bajo, con buen tiro y con ese carácter balcánico tan característico, en Miraflores disfrutan este año con él.
  • Mike Carlson (3 años). Esta misma semana comentábamos la eclosión del ala-pívot americano en las filas del GBC, pasando de ser un ‘cuatro’ abierto en sus dos años en Clavijo a ser un jugador total llamando a las puertas de la ACB.
  • Michael Fakuade (3 años). Cada año va a más. Trabajador incansable de gran calidad. Llegó a Lleida, donde sorprendió con su energía; fichó por Palencia, donde fue clave teniendo cada día más tiro; y esta temporada recaló en Breogán, siendo pieza fundamental y convirtiéndose en uno de los mejores jugadores de la Liga. Hora de dar el siguiente paso o evolucionar al ‘tres’.
  • Gabe Rogers (3 años). Llegó a Palencia aunque no llegó a debutar de forma oficiosa; sin embargo, encontró acomodo en Marín, donde era una de las referencias. Esta temporada Palma le fichó, pero no cuajó y volvió a Marín, donde juega muy cómodo, a pesar de los resultados adversos del equipo.

Nota. La formación NCAA es el nexo de los protagonistas del artículo.


Agradecemos al Departamento de Prensa del Club Melilla Baloncesto su rapidez a la hora de gestionar la entrevista a Ott

Anuncios