El ULE Fundación Baloncesto León ha vuelto a evidenciar esta jornada que no atraviesa su mejor momento, algo que frente a rivales como el Cálidus Gallego COB se termina pagando, y eso a pesar de que la inocencia de la joven plantilla gallega dio la opción a los leoneses a que levantaran un partido que tenían perdido, pero no fue posible ni siquiera así para los locales, que pese a forzar la prórroga, cayeron víctimas de sus propios errores, con un 66-68 que puede hacer daño en la moral del grupo de jugadores de Julio González, que pierden una posición, y ven como la posibilidad de entrar dentro de las eliminatorias por el playoff de ascenso comienza a correr peligro.

Desde el inicio se vio que no iba a ser un partido con un baloncesto de ataque y vistoso, ambos equipos sufrían para anotar, pero los orensanos eran los que se mantenían más minutos por delante, aprovechando su superioridad en la pintura, en la que Van Zijverden mostraba su poderío. Por parte local Pablo Ruiz tomaba el mando, con un Hinnenkamp más fallón de lo habitual, y José López fuera del equipo de nuevo por dolencias físicas, provocando un juego poco fluido y de baja anotación, pero que permitía al menos mantenerse igualados en el marcador, que tras diez minutos reflejaba un igualado 14-14.

Las rotaciones no sentaban bien al Fundación, que salía muy atascado al segundo cuarto, sufriendo cada vez más para anotar, mientras el COB sumaba un parcial de 0-7 que por primera vez le permitía liderar con más margen, comenzando a aparecer jugadores como Bulashvili o Deyan Colado. Tuvo que esperar el equipo leonés a que pasara el ecuador del cuarto para anotar, y ahí sacó su orgullo para tirar más de coraje que de juego y volver a meterse en partido, con acciones de mérito de Laborda y de un Pablo Ruiz de vuelta al choque, que propiciaron un parcial de 8-0 que les ponía otra vez por delante, una ventaja mínima que sabrían mantener de cara al descanso, al que se llegaba con un 30-28 que no dejaba buenas sensaciones para los de Julio González, pero que permitía albergar esperanzas de mejora en la segunda mitad.

Pero en un día en el que Hinnenkamp no estaba fino, faltaban referentes que tomaran la responsabilidad para anotar, y de nuevo los visitantes lo aprovecharían en la salida tras el descanso, con Van Zijverden de nuevo haciendo mucho daño dentro, llevando a los suyos a marcar una nueva máxima diferencia a su favor, al llevar a tener doce puntos de ventaja. Era un momento muy delicado para un Fundación que seguía sin encontrarse a gusto en la pista, pero que otra vez sacó su mejor versión, y con la dupla formada por un gran Alejandro Fernández y un renacido Adrián Roales, que tras fallar muchos tiros entró en racha desde el triple, los leoneses empezaban a remontar entre el final del tercer cuarto, al que se llegó ya cerca con 44-48, y el inicio de los últimos diez minutos, en el que continuó el parcial abierto para cerrarlo con un 9-0 que devolvía la delantera al Fundación.

Se abría un nuevo partido para ambos equipos, y ahí Bulashvili empezaba a sobresalir en los gallegos, permitiendo a los suyos cortar la racha local, haciendo que la igualdad pasara a ser la nota dominante, llegándose al momento crucial con un 62-62 y bola para Fundación, que no aprovechaba su oportunidad al fallar Laborda el tiro, dejando pocos segundos para que también el COB tuviera su opción, y también fallara, encaminando el partido al tiempo suplementario.

Ambos equipos daban ya a esas alturas muestras de cansancio, pero Ourense seguía optando por jugar con su torre holandesa, y Van Zijverden seguía respondiendo bien, dando la iniciativa en el marcador a los visitantes, frente a un Fundación cada vez más atascado en el ataque estático, y que a duras penas conseguía anotar, siempre por medio de Pablo Ruiz, que dejaba a los suyos a solo un punto, ya en el último minuto. En el siguiente ataque, el COB no lograba anotar, dando opción de ponerse por delante al Fundación, pero el tiro de Hinnenkamp era malo, y le daba el rebote a los visitantes, con Bulashvili encaminándose a los tiros libres tras una falta rápida local a poco más de dos segundos para el final. El georgiano anotaba el primero y ampliaba la diferencia a dos puntos, tirando a fallar el segundo para forzar el final, pero el rebote era para el Fundación, que buscaba una transición rápida, llevando el balón al joven Marcos García, que se jugaba un triple forzado, recibiendo una inocente falta de Deyan Colado, que con el tiempo agotado daba tres opciones a los leoneses para llevarse la victoria, cuando ya tenían todo perdido. Pero la presión podía con el joven jugador del Fundación, que uno tras otro fallaba los tres tiros libres, certificando una dolorosa derrota por 66-68 que deja en una situación delicada al equipo de Julio González, que sigue en clara línea descendente, todo lo contrario al COB, que se encarama a la segunda posición.

ULE Fundación Baloncesto León – 66 (14+16+14+18+4): Pablo Ruiz (13), Flórez (4), Roales (11), Hinnenkamp (12), Mata (2) -cinco inicial- Alejandro Fernández (12), Laborda (9), Marcos Fernández (-), Marcos García (-), Wilson (3).

Cálidus Gallego COB – 68 (14+14+20+14+6): Bulashvili (18), Colado (3), Stefanuto (5), Valcárcel (3), Van Zijverden (20) -cinco inicial- Rego (2), Iglesias (5), Gómez (3), Seoane (2).

Árbitros: Rodríguez Pérez y Aguado Muñiz; sin eliminados por faltas personales.

Incidencias: Partido de la jornada 21 en el grupo A-B de la Liga EBA disputado en el Palacio de los Deportes de León.

Anuncios